No le des estos juguetes a tu gato si no quieres que se muera

Cuando adoptamos un gato siempre intentamos colmarlo de juguetes, camitas, comidita rica, latas, etc. Pero con algunos juguetes sucede lo mismo que con los bastoncillos de los oídos para humanos, por ejemplo, que no se deben usar en los oídos, pero se siguen vendiendo y se siguen usando. Por eso hoy vamos a decir los juguetes prohibidos para los gatos y seguramente que más de uno lo tenemos en casa…

Es hora de entonar el mea culpa, ya que confesamos que nuestros gatos han jugado con este tipo de juguetes hasta que hemos sabido que eran juguetes prohibidos para gatos. Primero diremos los más comunes y explicaremos por qué son prohibidos y después haremos un listado de otros objetos y juguetes prohibidos para gatos por sentido común.

Juguetes prohibidos para gatos

En las tiendas de animales, en los supermercados y en tiendas online hay cientos de miles de productos para los gatos y entre todos esos, también están los prohibidos:

Hilos, ovillos de lana y cuerdas

Sí, lo sabemos, el 98% de los juguetes para gatos tiene todo esto… Y sí, también sabemos que les gusta mucho jugar con cuerdas largas. Queremos puntualizar. Si se trata de hilos delgados, como puede ser el de un lazo, un bikini, una cañita de juguete, algo finito que le quepa en la boca, eso es un peligro.

Sin embargo, si es una cuerda gorda y le hacemos varios nudos a lo largo, el gato podrá jugar y pelearse con ella y no hay riesgo de atragantamiento, asfixia, ni operación de urgencia para abrir el estómago o los intestinos.

Los ovillos de nana están más que prohibido porque básicamente es un hilo fino y supone un grave riesgo para los gatos. Lo mismo con las cuerdas finitas como el de los pantalones, la tira de las gafas o de las mascarillas, los juguetes de cañita, peluches con flecos, etc.

Un gato jugando

Juguetes con plumas

Lo sabemos, el 95% de los juguetes para gatos que hay en el mercado tiene plumas de todos los tamaños y colores… Aquí queremos puntualizar una cosa, y es que depende de cada gato, los hay con más instinto de caza y con menos instinto.

En nuestro caso, ambos gatos son adoptados de la calle, por lo que los juguetes con plumas y juguetes de ratones realistas, los hacen comportarse como gatos cazadores y terminan rompiendo el juguete.

Si nuestro gato no tiene ese instinto, podríamos jugar con él de forma puntual con alguna pluma de gran tamaño, pero aun así no recomendamos los juguetes con plumas porque pueden ser ingeridas. Así que compramos el juguete, pero la pluma la eliminamos.

Plástico en general

Todo lo que sea plástico fácilmente manipulable para los gatos es un alto riesgo. Por ejemplo, un juguete con piezas pequeñas, un paquete de pañuelos, una bolsa de plástico, un envoltorio, etc. Ese plástico sueles llamarles mucho la atención y tienen a arrancarlo con la boca y puede que uno de esos trozos entre hasta su estómago.

Aparte de eso, las bolsas de plástico no deben de estar a su alcance, ya que el michi puede colarse dentro y corre el riesgo de morir por asfixia. Si queremos dejar que nuestro gato juegue con una bolsa, la mejor opción son las de cartón o las reutilizables de rafia, pero siempre sin asas (pueden ahorcarse) y bajo nuestra supervisión.

Cascabeles y pitos

Estamos hablando de gatos, no de perros. A los gatos les molestan mucho los ruidos en general, por lo que los collares con cascabel están terminantemente prohibidos, así como los juguetes con cascabel en su interior.

Sabemos que algunos juguetes incluyen algún aspecto sonoro para que sea fácilmente localizable para ellos cuando se lo lanzamos, pero no es bueno agitarles ese ruido cerca de su cara.

Muchos gatos se obsesionan con los cascabeles e intentan sacarlo del juguete, y eso puede significar que termine en su estómago. Además, no recomendamos este tipo de juguetes con ruidos, porque sabemos que los gatos se activan de noche. (¡De nada!).

Un gato jugando con un jueguete prohibido para gatos

Puntero láser

No, no hace gracia ver a un gato estresado y sufriendo intentando perseguir algo que nunca podrá coger…

Un puntero láser, aunque sea de los malos de 2 euros del chino de la esquina, puede causar daño ocular y daño en la piel del gato. Asimismo, este tipo de juguetes provoca sobreexcitación y frustración. Los expertos recomiendan o no usarlo nunca, o «dejarles ganar» varias veces en cada partida.

Nosotros somos de la opinión de no usar nunca un puntero laser, es mejor otro tipo de estimulación como pelotas, un peluche, una plataforma para trepar, jugar con él al pilla-pilla, etc.

No uses esto para que el gato juegue

Sabemos la importancia que tiene la estimulación física en la salud de los gatos, pero también sabemos por sentido común que hay objetos cotidianos que mejor no poner nunca al alcance de los gatos.

  • Objetos cortantes o puntiagudos.
  • Pelotas u objetos de pequeño tamaño.
  • Objetos de valor para nosotros como las lentillas, los auriculares, un audífono, las gafas, dinero, monedas, las llaves de casa, etc.
  • Gomas del pelo. A priori no son peligrosas, pero depende del grosor de la goma, además, al jugar pueden darse un tirón en el ojo.
  • Pinzas y horquillas.
  • Plastilina.
  • Cepillos de dientes. Puede parecer graciosos, pero si tiene restos de pasta, eso es tóxico para ellos. Podemos darle un cepillo nuevo sin usar, pero mejor que jueguete con otro tipo de objetos como pelotas, peluches, trapos, una zapatilla, etc.
  • Bolígrafos, lápices, rotuladores, plumas, y otros objetos que pueden explotarse en su boca.
  • Ramitas, pueden tener astillas que se claven en la boca del gato.
  • Papeles rotos, hojas, telas, tozos de cartón, etc.
  • Hojas de plantas y flores. Mucho cuidado, hay multitud de plantas venenosas para gatos.
  • No dejarle jugar con animales vivos. Puede hacernos gracia, pero esa lagartija, ratón, grillo o pajarito también tiene derecho a vivir su vida. En el caso de estar jugando con arañas o abejas, mucho cuidado, ya que nuestro gato podría terminar en urgencias. Lo mejor es separar al gato y sacar fuera al insecto.