¿Es bueno que los perros coman frutas?

¿Es bueno que los perros coman frutas?

Sofía Pacheco

Los perros son el mejor amigo del hombre y aparte de compartir nuestra vida con ellos, también compartimos más de 300 enfermedades y muchos alimentos que nosotros tomamos a diario podemos compartirlos con ellos, sobre todo las frutas. Vamos a decir qué frutas pueden comer los perros y lo más importante la cantidad máxima diaria.

Quienes vivamos con perros sabremos que son más propensos aceptar comida que no sea su pienso, ni sus latas ni su chuches. A diferencia de los gatos que rara vez aceptan algo que no sea lo suyo.

Darle a un perro una zanahoria es buenísimo y a la vez está tan normalizado que muchos veterinarios recomiendan antes la zanahoria que los Dental Stick tan famosos que se venden en los supermercados. En el caso de las frutas, pasa algo muy similar, y es que hay frutas para perros que están llenas de beneficios para nosotros también.

También es cierto que los perros tienen un listado enorme de alimentos prohibidos, e incluso algunos que seguramente le hayamos dado en algún momento y, por suerte, no le ha pasado nada. A lo largo de este texto vamos a conocer las frutas que sí podemos darle a nuestro can, la forma correcta para ofrecérselas y sabre qué pasa si nuestro perro lo rechaza y no quiere frutas.

¿La fruta es buena o mala?

Los tipos de frutas para perros son tan buenas para ellos como para nosotros, ya que a los perros también les aportan vitaminas, minerales y fibras. Cabe decir que no es obligatorio darles frutas, solo como extra en su dieta, y más adelante sabremos la cantidad máxima.

Algo que tenemos que dejar claro es que, a diferencia de los gatos que con carnívoros principalmente, los perros son animales conocidos como carnívoros facultativos, es decir, son carnívoros pero su sistema digestivo acepta otros alimentos como frutas y verduras en una proporción más o menos elevada.

Un perro comiendo meklón

Los piensos de calidad que hay en la actualidad ya se consideran como alimentación completa, por lo que ya disponen de los minerales, las vitaminas, las grasas, los aceites y demás que un perro necesita. Lo que pasa es que ese refuerzo extra con frutas y verduras, a la larga es beneficiosos, puesto que alimentar al perro solo con pienso puede quedarse corto.

Darle frutas al perro no es obligatorio, ni tampoco hay que hacerlo a diario, pero podemos coger la costumbre de darle algo varias veces por semana. Siempre y cuando el animal lo acepte con gusto y le siente bien.

Al igual que nos pasa a nosotros, consumir antioxidantes también es bueno para los perros, ya que conseguiremos reducir la acción oxidativa de los radicales libres. Si el can sufre un déficit de antioxidantes podría sufrir lesiones, enfermedades cardiovasculares, enfermedades degenerativas, etc.

Cómo ofrecer frutas a mi perro y dosis diaria

La fruta que le ofrezcamos a nuestro amigo peludo ha de estar limpia, pelada, sin hueso, ni rabito ni nada y siempre cortada en trozos. Dependiendo del tamaño de su boca, su garganta y lo ansioso, o no, que sea con la comida, así deberán ser los trozos.

Por ejemplo, si nuestro perro es muy ansioso con la comida, lo mejor es darle trozos grandes que le obliguen a morder o darles trozos pequeños y encondérselos dentro de un juguete que él tenga que ir moviendo para que salgan.

La fruta ha de estar a temperatura ambiente e intentar que no se ensucie mucho, ya que todas esas bacterias terminan en su boca y de ahí pueden llegar al torrente sanguíneo y llegar hasta el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado, etc.

Debemos ofrecerle la fruta separada del pienso, a modo de postre, premio o entretenimiento. Nunca debemos mezclar las frutas con lata para perros, salsas ni similares. Tampoco servirlo junto al pienso, ya que es mejor que lo sientan como un premio.

La cantidad no debe superar el 25% de la dieta habitual del perro, Si son frutas pequeñas, tipo fresas, no dar más de 6 y si son frutas grandes, no dar más de 3 trozos o rodajas como en el caso de una naranja. En el caso de frutas muy grandes como la sandía y el melón lo mejor es cortar cubitos y dar un máximo de 6.

Depende del tamaño del animal, 2 trozos/rodajas/cubitos si es un perro pequeño y 6 si es de tamaño grande. Lo importante es ir probando poco a poco y ver qué tal acepta las frutas. Es de vital importancia observar sus heces y si vomita o no. Recordemos que las semillas, pelitas, rabito, hojitas y piel o cascara deben ir fuera, eso no se le da.

Una manzana cortada para darsela a los perros

Lista de frutas aptas para perros

Ya sabemos que nuestro perro sí puede comer frutas y sabemos lo bueno que es para él, aunque solo se trata de un complemento a su dieta habitual. Ahora solo nos falta saber qué frutas sí puede comer, y desde ya recomen damos no forzarle a comer frutas y mucho menos darle alguna fruta fuera de esta lista, ya que puede ser tóxica para el can.

  • Sandía.
  • Fresa.
  • Arándanos.
  • Plátano.
  • Melocotón.
  • Albaricoque.
  • Moras (azules).
  • Pera.
  • Mango.
  • Papaya.
  • Ciruelas.
  • Naranja.
  • Manzana.
  • Kiwi.
  • Melón.

¿Qué pasa si mi perro rechaza la fruta?

No pasa nada, al menos de momento. A la larga, por muy bueno que sea el pienso que le damos, nuestro perro puede tener carencias nutricionales, sobre todo en la vejez cuando las articulaciones ya están muy desgastadas, y empiezan los achaques típicos de la edad cuando el animal cruza los 6 o 7 años.

Si intentamos dar algunas frutas y las rechazas, podemos intentar con otras. O, en lugar de ofrecerlas así sin más en su cuenco, podemos mejorar la presentación y crear una especie de polo helado hecho solo con agua y 2 tipos diferentes de frutas.

Cuando comprobemos que es imposible, puede que nos sintamos frustrados, pero en el caso en el que nuestro can necesite un refuerzo vitamínico habrá que tirar de la ciencia y las pastillas, o probar con verduras como la zanahoria.

¡Sé el primero en comentar!