¿Los gatos pueden comer frutas?

¿Los gatos pueden comer frutas?

Sofía Pacheco

Los gatos son animales cazadores, aunque bueno… hay algunos que no cazan ni una mosca, pero esos están ya muy acostumbrados a una vida acomodada. Por regla general, los gatos son animales más o menos activos, así que es normal verlos cazando, sobre todo los gatos callejeros. Esto ha hecho creer a los humanos que los gatos pueden comer casi cualquier cosa, desde presas pequeñas, pescado, insectos y… ¿frutas? Es común ver que muchos piensos que supuestamente son de gama alta traen algunas frutas entre sus ingredientes. ¿De verdad existen frutas para gatos?

Los gatos tienen un listado enorme de alimentos prohibidos porque no, no pueden comer cualquier cosa, igual que pasa con los perros. Las mascotas actuales han evolucionado sus necesidades nutritivas y su sistema digestivo. Digamos que «se han acomodado» y ya no aceptan espinas, carne cruda, huesos, desechos y tripas de animales, restos de comidas, dulces, masas, pan, etc.

Hay algunas frutas que sí podemos ponerlas en común entre gatos y humanos, pero no es bueno abusar. Además, recomendamos siempre consultar con nuestro veterinario de confianza, ya que no vale cualquier fruta ni tampoco cualquier gato puede comer frutas.

Es cierto que los perros si son más propensos a aceptar comida fuera de su rutina alimentaria, pero los gatos son más esquivos. Como todo en esta vida, es algo que podemos reeducar poco a poco y con paciencia si es estrictamente necesario para nuestro gato, cosa que no es, ya que su pienso debe ser dieta completa y en todo caso complementar con latas de alta calidad.

¿Es bueno darles frutas a los gatos?

Los beneficios que obtienen de comer frutas son los mismos que obtenemos nosotros, los humanos. Así que sí, es bueno darles frutas a los gatos, pero tampoco hay que forzarles ni obsesionarse, como tampoco hay que pasarse con las cantidades diarias.

Los gatos son animales principalmente carnívoros, esto significa que su alimentación ha de ser carne y pescado básicamente. Pero entre tanta carne y tanto pescado, hay huecos para la fruta y la verdura, aunque en pequeñas dosis. Con estos extras conseguimos un aporte nutricional excepcional para nuestro felino, ya que aporta fibra, vitaminas y minerales. Pero es lo mismo que podemos ofrecerle con un pienso de calidad y otros extras algo más artificiales, en caso de que rechace la fruta.

Varios gatos jugando

La fibra para un gato es primordial para digerir las bolas de pelo y hacer sus heces sin problemas. Además, la fibra reduce la obesidad del gato, controla el estreñimiento, reduce la diabetes, etc.

El problema llega cuando no a todos los gatos les gustan las frutas y las verduras. Solo hay algunas frutas para gatos, ya que no todas no aptas para los felinos. A lo largo de este texto sabremos cuales son, las cantidades máximas y cómo ofrecerlas.

Cómo darles fruta y cantidad máxima

Lo mejor es respetar la decisión de nuestro michi, y por mucho que nosotros queramos que se coma esos trocitos de frutas, si no le gustan, no lo va a hacer.

De entre todas las opciones, la mejor es empezar a ofrecerle la fruta desde que cumple los 6 meses ya come pienso solo perfectamente. Hay que ofrecerla en un cuenco limpio, sin mezclar con el pienso y sin mezclar con salsas, ni sopas, ni latas de carne.

Hay que dejar que el gato se acerque, investigue, huela, chupe y pruebe. Estos pasos sirven también para los gatos adultos. Es probable que rechace todo al principio, pero igual probando con otra fruta, conseguimos que aprenda que hay más comida más allá del pienso.

Nada de obligarle, ni quitarle el pienso ni la lata, ni dejarle la fruta ahí en el cuenco hasta que se la coma. Esto creará sensación de rechazo y frustración, aparte, de que, si el animal se siente muy hambriento, puede terminar comiéndose la fruta y sentarle mal.

Porque eso es otra, nosotros estamos ofreciendo fruta que no son tóxicas, pero eso no garantiza que nuestro gato en particular lo tolere adecuadamente. Hay frutas que se deshidratan fácilmente, y podemos ofrecérselas a nuestros gatos a modo de snacks saludables.

La fruta no debe suponer más del 5% de su dieta diaria, es decir, estamos hablando de entre 2 y 5 trocitos muy pequeños de fruta.

Qué frutas pueden comer

Nuestros felinos en miniatura tienen una lista reducida de frutas que pueden comer, y no recomendamos dar ninguna fuera de esta lista. Como tampoco recomendamos dar mucha cantidad de primeras, sino probar con un trocito muy pequeño y ver cómo reacciona su organismo.

Dos gatos lavandose

Por ejemplo, en nuestro caso personal, lo intentamos con fresas, con melocotones y con manzanas. Las dos primeras le gustaron, pero les sentó mal y el trocito de manzana se lo comió y le sentó bien. Aquí pasa como con los niños pequeños, cada gato es un mundo y lo que a uno le encanta y le sienta bien, al hermano le puede sentar fatal o no gustarle nada en absoluto.

  • Fresas.
  • Arándanos.
  • Melón.
  • Sandía.
  • Melocotón.
  • Albaricoque.
  • Manzana.
  • Pera.
  • Granada.
  • Plátano.
  • Piña
  • Mango.
  • Papaya.
  • Chirimoya.

Qué pasa si mi gato no quiere

No pasa absolutamente nada. Si nuestro gato tiene una dieta completa basada en proteína animal suministrada a través de un pienso de calidad, le damos malta varias veces por semana o a diario, tiene planta gatera a su disposición y mucha agua limpia y fresca, la salud de nuestro gato debería estar en unos valores muy óptimos.

Si sentimos que algo no va bien, será un veterinario el que nos indique cómo proceder a continuación. Si queremos mejorar la alimentación de nuestro gato, podemos probar a darle minúsculos trocitos de las frutas que hemos mencionado antes. Si la rechaza una y otra vez o le sientan mal, no pasa nada porque no son la base de su dieta ni es imprescindible que coman frutas.

Si vemos que, al comer fruta, nuestro gato tiene diarreas, gases, se encuentra mal, vomita, etc. debemos acudir de inmediato al veterinario, ya que podría ser señal de que algo no funciona del método bien en su sistema digestivo, tiene algún tipo de alergia o algo similar.

¡Sé el primero en comentar!