Estas son las frutas aptas para conejos

Estas son las frutas aptas para conejos

Sofía Pacheco

Los conejos son unas mascotas ideales para que los más peques de la casa se familiaricen con las responsabilidades que supone criar a un animal. Es muy fácil de mantener, suelen ser muy económicos y su alimentación es tan básica que muchas veces podemos compartirla con ellos. Hoy vamos a ver algunas curiosidades sobre los conejos y las frutas que sí pueden comer.

Los conejos son animalitos muy simpáticos, ágiles e inteligentes. Además, lejos de lo que pueda parecer, son muy cariñosos y se puede llegar a conectar muy fácilmente con ellos. A los conejos les gusta sentirse el centro de atención, aunque también hay algunos a los que no les gusta serlo y son más tímidos.

En la actualidad hay multitud de protectoras que tiene conejos de todos los colores, edades, y razas listos para encontrar un hogar. Nosotros animamos a elegir la adopción antes de promover la compra de animales, con las consecuencias de explotación que eso tiene sobre las hembras.

Los conejos son mamíferos lagomorfos, eso quiere decir que, aparte de ser la única especie actual del género Oryctolagus, es un animal que pertenece las familias Leporidae del latín liebre. Estos mamíferos se encuentran en todo el mundo (incluida en algunas zonas del Ártico) y se les considera una de las especies invasoras más peligrosas.

¿Por qué un conejo es buena mascota?

Son animales que no hacen ruido, salvo un grito similar al chillido de un bebé cuando se hacen mucho daño o están en grave peligro.

Cuidar a un conejo es muy fácil y muy barato. Un conejo, al igual que otro animal de compañía, necesita un lugar seguro. Por eso es recomendable ofrecerle una jaula grande y darle la oportunidad de salir al exterior mínimo 2 horas al día.

Los conejos, por normal general, son muy sociables, así que no entraran en conflicto con perros, gatos, ni otros animales. Además, al igual que los gatos, los conejos aprenden a hacer sus necesidades siempre en el mismo sitio, aunque puede ser que al salir a correr por la casa hagan algunas caquitas por el suelo.

Un conejo Belier con orejas caídas

Un animal con un manto de pelo muy suave y que solo requiere un cepillado cada varios días. Eso sí, hay que cortarles las uñas, limpiarles los oídos y mantener su boca siempre sana. Todo esto tiene que hacerlo un profesional veterinario.

Los conejos domésticos hay que vacunarlos contra la mixomatosis y la vacuna contra la enfermedad vírica hemorrágica. Ambas son letales y si tenemos varios conejos, lo mejor es optar por castrarles antes de los 6 meses de edad, aunque esa pauta nos la indicará el veterinario.

Con respecto a su carácter, son muy sociales y perfectos para familias con niños. Eso sí, su corazón y su cabeza son muy delicados. Un mal golpe en el cuello o la cabeza y nuestro orejudo podría fallecer. Además, someterlo a muchas carreras o mucho estrés, como pasar muchas horas encerrado en la jaula, puede provocarle infartos.

La alimentación del conejo es muy barata. Como consejo, no recomendamos basar su alimentación en los piensos que venden en los supermercados. Eso es otra mentira de la industria actual. La alimentación debe basarse en verduras, heno (super importante), frutas y pallets.

Podemos usar pienso comercial, pero no dárselo a diario, sino un máximo de 3 veces a la semana. El pan no es un buen alimento para ellos, pero sí necesitan gastar sus dientes, por eso podemos ofrecer trozos de madera no astillosa o juguetes indicados para que gasten sus dientes.

Frutas para conejos

De entre todas las opciones, hay una lista de frutas para conejos que, igual que las compramos en el supermercado o en la frutería para nosotros, podemos comprar un poco más de cantidad y reservarlas para nuestro orejudo favorito.

Todas las frutan han de ir lavadas, sin piel y sin hueso ni pepitas, salvo algunos casos concretos.

  • Fresas.
  • Cerezas.
  • Kiwis.
  • Melocotón.
  • Mandarina.
  • Naranja.
  • Manzana.
  • Mango.
  • Melón (con cascara porque les sirve para limar dientes).
  • Papaya.
  • Pera.
  • Piña.
  • Sandía (con piel para limar sus dientes).

Un conejo blanco

No hay que obsesionarse con las frutas para conejos. Hay conejos (en nuestra experiencia) a los que no les hace mucha gracia la fruta, por el motivo que sea. La manzana, el melón, la sandía y las fresas suelen ser las opciones favoritas.

En el caso en el que nuestro conejo no quiera comer frutas, habría que consultar con el veterinario, ya que podría sufrir algunas consecuencias por falta de nutrientes. Existen opciones como fruta seca que suele funcionar bien, y hay piensos de alta calidad que viene preparados para ser alimentos crujientes y bien balanceados, pero como decimos, no son la mejor opción.

Todos los cambios en la alimentación, así como la introducción de nuevos alimentos, han de hacerse de forma paulatina y vigilar cómo reacciona nuestro conejo tras la ingesta.

Cómo dar la fruta y a partir de qué edad

La fruta solo debe ser de consumo ocasional debido al alto aporte de azúcar. Unas 3 veces a la semana sería más que suficiente y que sean raciones variadas, por ejemplo, un día fresas y piña, otro día, manzana y pera, otro día sandía y kiwi, etc.

Las cantidades han de ser acordes a la alimentación y el tamaño del animal. Recordemos que los conejos pueden llegar a medir hasta 50 cm de largo y superar los 4 kilos de peso.

La fruta y la verdura se puede ofrecer al conejo a partir de los 2 meses de edad y siempre a temperatura ambiente, limpia, pelada, sin huesos, ni piel no útil, salvo el caso del melón y la sandía.

La fruta ha de darse en pequeñas cantidades como complemento al resto de dieta como es la verdura, el heno y la ración de pienso si se quiere. La fruta, y la verdura, han de servirse cortadas en trozos muy pequeños cuando sean conejos bebés, a partir de los 5 meses los trozos pueden ser más grandes y a partir de los 8 meses podemos ofrecer la fruta entera o trozos grandes.

No olvidemos retirar las semillas peligrosas como las semillas de la manzana, antes se servir. Además, si el conejo come dentro de la jaula, es recomendable retirar los restos de la comida, ya que es material orgánico en proceso de descomposición y eso significa mal olor y muchas bacterias para nuestro amigo orejudo.

¡Sé el primero en comentar!