Así puedes eliminar el mal aliento de tu perro

El aliento de los cachorros es muy característico y muy agradable a la par que entrañable, pero nuestros amigos peludos crecen y su salud bucal depende casi al 80% de nosotros. En nuestras manos está la elección de su alimentación, el tipo de alimentación y si realizamos o no higiene bucal. Todo esto influye u ocasiona los posibles trastornos digestivos que pueda tener el animal. Por esto y por mucho más, vamos a explicar las causas de la halitosis en animales, como eliminar el mal aliento y los mejores alimentos para mantener arraya este problema.

¿Por qué huele mal el aliento de mi perro?

El aliento de nuestro can puede oler mal de manera puntual y es algo normal a lo que no dar mucha importancia, aunque siempre hay que estar alerta. El problema llega cuando el mal aliento del perro es persistente y vemos que va a más y se extiende en el tiempo.

Mala higiene bucal

Esta causa del mal aliento suele ser la más común y se debe a una boca con acumulación de sarro. Esto puede dar lugar a problemas de salud bucal y que todas esas bacterias terminen en el torrente sanguíneo llegando al corazón y otros órganos.

La acumulación de sarro es algo muy característico, ya que los dientes en lugar de estar blancos, tendrán una capa oscura en la parte más cercana a la encía. Si las encías también están oscuras, inflamadas, con heridas y sangran, es señal de que el perro padece alguna enfermedad bucal. Las más comunes, al igual que en los humanos, son gingivitis y periodontitis.

Infecciones en la garganta y el estómago

Esto ya no se puede detectar tan a simple vista como los dientes, encías y lengua. En este caso es necesario que llevemos al perro al veterinario y que sea el especialista y que revise al animal en busca de una posible esofagitis.

Por norma general, cuando un perro tiene sus dientes relativamente limpios, pero mal aliento, la causa de éste suele estar más al fondo de la garganta. Por ejemplo, algún tipo de infección, una comida que no es fácil de digerir y le está dañando, problemas hepáticos, etc. Este mal aliento es característico porque el perro pierde el apetito, suele vomitar con frecuencia, poca energía, debilidad y un aliento con un olor muy fétido.

Un perro pequeño con la boca abierta

Problemas en el aparato respiratorio

Aquí la situación se complica. Si todo lo anterior no encaja con nuestro perro, el mal aliento con el que nos saluda cada vez que le damos mimos, puede deberse a problemas y complicaciones en el aparato respiratorio.

Si llevamos tiempo odiando el aliento de nuestro perro y además vemos que estornuda mucho y muy seguido, mucosidad, nariz taponada, poco apetito, debilidad, boca siempre abierta, etc. es hora de visitar al especialista.

El veterinario tendrá que examinar adecuadamente a nuestro amigo, ya que su mal aliento puede deberse a inflamación en las vías respiratorias, infecciones, sinusitis, exceso de mucosidad, cáncer, etc.

Problemas renales

Cuando hablamos de gatos, las enfermedades renales están muy asumidas, pero en perros no es tan común. Aun así, el mal aliento de nuestro cuadrúpedo puede llegar a indicarnos si sus riñones están funcionando bien o hay problemas renales.

El olor de su aliento es tan característico que lo notaremos al instante, ¿por qué? Porque si el aliento huele a orina de perro, es una señal casi inequívoca de que nuestro amigo peludo está teniendo problemas en sus riñones.

Es cierto que hay perros con unas costumbres un tanto… asquerosas, pero cuando decimos aliento con olor a orina, tenemos que descartar si nuestro perro ha visto que era buena idea comerse sus eses y chupar su pis. Todas estas causas son para los casos en los que el mal aliento es persistente, siempre hay que estar alerta.

Diabetes canina

Sí, los perros también tienen problemas de diabetes. El mal aliento que desprenderá nuestro can si empieza a tener problemas con el azúcar en su sangre no es tan desagradable como los anteriores. En este caso el olor del aliento tendrá un toque afrutado.

Ese olor, para saber si puede o no deberse a la diabetes, debe ir acompañado de excesiva orina (en cantidad y frecuencia), beber mucha agua y muchas veces al día, y un apetito voraz.

Una mujer mirando si su perro tiene los dientes limpios

Principales remedios contra la halitosis canina

Que a nuestro perro le huela el aliento de forma puntual no es nada grave, aunque conviene estar alerta. Si el mal aliento persiste a lo largo de los días y el veterinario ya ha examinado al animal y ha descartado enfermedades y otras posibles causas, existen algunos remedios para aplacar la halitosis de nuestro amigo peludo.

Limpieza dental

Al igual que pasa con nosotros, los perros requieren de una buena higiene dental, sobre todo aquellos perros o razas con una dentadura complicada y con tendencia a la acumulación de sarro.

La limpieza dental ha de hacerse con una pasta dentífrica especial para perros, ya que la nuestra puede llegar a ser tóxica para los animales. Asimismo, un cepillo especial o un guante de dedo, también se puede usar un cepillo normal de humanos.

El hilo dental que humanos nosotros, se puede usar en algún momento puntual, pero no nos vengamos muy arriba. Recordemos que es un perro, que no entiende que es ese cepillo, ni esa pasta, ni tampoco le resultará agradable el roce, el ruido y la sensación del frote del cepillo en su boca. Lo mejor es hacer varias limpiezas a la semana, pero que sean muy cortitas para que el perro no sufra mucho.

Comida húmeda vs comida seca

La alimentación es esencial para una buena higiene dental y una buena salud en general, pero más allá de la calidad de la comida, hay un punto clave que muchos pasan por alto.

En el mercado hay esencialmente dos tipos de comida, la húmeda y la seca. Ambas son muy extendidas y hay para cachorros, perros adultos, periodo de lactancia, senior, patologías renales, digestivas, etc. Lo que mucha gente no sabe es que la comida húmeda, por muy buena marca que sea, tiende a producir diarreas, se acumula más entre los dientes, irrita el estómago, etc.

La comida seca, en cambio, es la más recomendada ya que al ser algo consistente, duro y áspero, ayuda a la limpieza de los dientes, suele estar más completa, no irrita el sistema digestivo, disminuye las alergias alimenticias, hay variedades para patologías concretas, etc.

Un perro comiendo zanahoria para el mal aliento

Apio, zanahoria y manzana

Estas 3 frutas y verduras son ideales para ayudar a la limpieza dental de nuestro perro, son húmedas, crujientes y más o menos duras para que hagan ese efecto de limpieza en la boca del can.

Asimismo, la manzana es beneficiosa para los perros porque ayuda a hidratarlos, es depurativa, rica en antioxidantes, contiene minerales esenciales, propiedades antinflamatorias, etc. La manzana debe darse en trozos y sin pepitas, ya que son muy toxicas para los animales.

La zanahoria aporta energía, betacaroteno (beneficios para la salud ocular), buena contra la diarrea (solo bajo recomendación médica), apta para perros obesos, etc. La zanahoria se debe dar limpia, y se la podemos dar cruda o al vapor. Esta última es mejor opción porque aprovecha todos sus nutrientes.

Con respecto al apio, esta verdura es apta para perros y ofrece multitud de vitaminas y minerales, ayuda a mejorar las digestiones, contiene fibra, previene infecciones del tracto urinario, es depurativo, etc. El apio se puede dar crudo y lo más recomendable es darlo en pequeños trozos a modo de premio tras las comidas.

Snacks dentales y para el mal aliento

En el mercado existen todo tipo de remedios artificiales para aliviar el mal aliento de los perros y reducir el sarro de su dentadura. Si nuestro perro no acepta las opciones naturales que hemos ofrecido en el apartado anterior, podemos recurrir a los famosos Dental Stick, o similares, así como espray que elimina los olores. La primera opción suele ser muy aceptada por los canes, la segunda no es muy recomendable, ya que el animal puede aspirar ese producto.

Obviamente ese espray está testado para comprobar su peligrosidad, pero por recomendación, mejor usar productos naturales o, en su defecto, galletas duras, huesos de pellejo (sin siliconas, ácidos ni pegamentos), chuches tipo Dental Stick y similares. No debemos dar huesos, ni crudos ni al vapor, ni nada. Los huesos, sobre todo los de cordero y ave, suelen astillarse y causan hemorragias internas.

Otra opción son los juguetes dentales, como pelotas, peluches, huesos de juguete y similares- Algo muy importante en este caso es que esos juguetes estén siempre lo más limpios posible. La boca del perro son sus manos y si podemos ahorrarle bacterias, mejor.