Así debes crear una dieta blanda para perros

Así debes crear una dieta blanda para perros

Sofía Pacheco

Que un perro tenga diarreas es algo que no nos debe escandalizar, sobre todo cuando son cachorros o muy viejos, ya que cualquier alteración en su entorno puede provocar esa barriga suelta. A lo largo del texto aprenderemos a crear una dieta blanda para perros de forma rápida y saludable, y también sabremos cuándo hay que preocuparse y acudir rápidamente a un veterinario.

Queremos empezar este texto con algunas nociones básicas, pero según nos cuentan nuestros veterinarios, siguen recibiendo consultas de urgencias por estos motivos. Cuando un animal está enfermo, no debemos automedicarlo, y mucho menos con medicinas para consumo humano. Creemos que un medicamento para cortar la diarrea a nosotros, también le servirá a nuestro can, pero lo que estamos consiguiendo es complicar su cuadro médico y añadir peores síntomas e incluso intoxicación.

Así pues, en caso de dudas o notar que la diarrea de nuestro perro es anormal, lo mejor es acudir a un especialista y que revisen a nuestro perro lo antes posible. Deberemos aportar datos como cuando fue la última vez que comió, qué comido, si ha hecho deporte, si ha bebido agua, cuándo empezaron las diarreas, etc.

¿Qué es y cuando se usa?

La dieta blanda es una dieta baja en fibra y con ingredientes astringentes que ayudarán a nuestro perro a volver a la normalidad y evitar las diarreas. Suele usarse en procesos diarreicos no graves, es decir, sin sangre, sin medicación, sin post operatorio, etc. Además, será el veterinario el que indique la alimentación que debe llevar nuestro peludo los próximos días.

Suele haber piensos secos y comida húmeda espacial para procesos gastrointestinales, pero si queremos ahorrar dinero y darle una opción saludable a nuestro perro, a la par que le damos una alegría cada día, entonces lo mejor es consultar si estos alimentos que damos a continuación son aptos para nuestro caso o no. Igual que no hay dos personas iguales, no hay dos perros iguales.

La dieta blanda también se suele usar cuando los perros tienen poco apetito tras un accidente, una operación, algún tipo de trauma, vómitos, tras un parto, si sufre cáncer o alguna lesión, etc. Es un recurso rápido y fácil que nos ayuda a mantener en perfecto estado a nuestro perro.

Alimentos permitidos

Entre los mejores alimentos que podemos elegir están la carne de ave como pollo o pavo, la carne de vaca, conejo o pescado blanco. Todo esto debe ir sin huesos, piel, nervios ni espinas, y sin sales ni especias de ningún tipo, solo hervido. También podemos elegir verduras y frutas, que estén lavadas, peladas y cortadas en trozos pequeños. En el caso de las verduras, también deber ir hervidas, podemos hervirlas junto con la carne o el pescado para potenciar su sabor.

Podemos elegir patatas, huevos, manzana, calabaza, zanahoria, plátano, pera, fresa, sandía, judías verdes, espinacas, repollo, apio, guisantes, merluza, etc. Siempre que sean aptas para los perros, estén bien limpias y cocidas todas las partes del plato que vamos a ofrecer a nuestro perro.

Si hemos elegido patatas, el caldo de la cocción debemos retirarlo, ya que continente una sustancia llamada solanina que podría ser tóxica para nuestro perro. Cabe decir que las frutas también se pueden cocer y si creamos un puré, mejor, porque así no estresamos su sistema digestivo.

Las proporciones deben ser 70 u 80% de carne o pescado y 20 y 30% de frutas y verduras. En otro apartado explicaremos las dosis y cómo se añade el arroz cocido, que también es otro alimento permitido.

Un perro comiendo lechuga

Alimentos a evitar

Por supuesto hay que evitar alimentos crudos, embutidos, grasas, arroz integral, aceites, especias, azúcares, alimentos tóxicos, frutas cítricas, verduras de hojas verdes, alimentos salados, mucha fibra, galletas de consumo humano, chuches para perros, alimentos duros, comida sin aporte nutricional como pan, alimentos caducados, lácteos, mantequillas, picantes, comida de otros animales, carnes con huesos, frutas con piel, verduras sin lavar, etc. Todo esto causará dolores y efectos adversos al animal, por lo que hay que cuidarlo mejor que nunca y no cometerte errores de principiantes.

Tampoco debemos ofrecer comida muy caliente ni muy fría, ya que esos extremos causarán mayor daño en el sistema digestivo del animal y este se resentirá y la diarrea podría alargarse varios días más e incluso complicarse hasta el punto de tener fiebre o echar sangre en las heces.

Cómo hacer dieta blanda

Estando con diarreas, nuestro can debe comer pequeñas porciones repartidas en varias veces. Lo más correcto es que coma cada 3 o 4 horas, así controlamos las heces y vemos cómo avanza el asunto. Además, con este seguimiento y esta alimentación, conseguimos que el animal esté nutrido e hidratado, y hasta tendrá ganas de jugar.

Las raciones han de ser pequeñas, distanciadas unas de otras, pero muy completas. Recordando siempre que debe haber carne y/o pescado y frutas y/o verduras. Lo mejor es que haya pollo y merluza con patatas, zanahorias, arroz cocido y dos gajos de manzana.

El arroz cocido debe estar muy cocido, para que la digestión sea fácil y ayude a cortar la digestión. Podemos ofrecer el arroz primero, para que no enfríe demasiado y se haga una plasta, y después, al rato, ofrecer el resto de la ración. Debemos dejar que el animal se adapte, coma tranquilo, duerma, repose la barriga y vaya mejorando.

Parece mucha cantidad, pero hablamos de porciones muy pequeñas y muy distanciadas a lo largo del día. Es importante que no falten nutrientes y más en medio de un proceso diarreico que puede haber deshidratación. Es imprescindible que siempre tenga agua limpia y fresca a su alcance.

Cuando acudir a un veterinario

Hablamos desde la experiencia, cuando un carrocho tiene diarreas más de 2 días y su ánimo comienza a bajar, ya vamos tarde, ya que podría tratarse de un virus mortal llamado parvovirus. En cambio, si el ánimo de nuestro amigo peludo es bueno, puede llevarnos a confusión, por lo que le restaremos importancia, pero podría deberse a parásitos en sus intestinos, así que nosotros recomendamos acudir a un veterinario lo nates posible.

Si nuestro perro es viejo, es normal que haga caca suelta, ya que a su edad las digestiones son más pesadas, cualquier alimento fuera de lo normal les sienta mal, se estresan más rápido, etc. Pero no son excusas, sino señales, ya que debemos estar alerta y si la diarrea no cesa en 24 horas, hay sangre, temblores, la caca es muy oscura o muy (muy) clara, son señales de que algún órgano está fallando.

Si nuestro perro, sin importar la edad o el sexo, deja de estar activo, babea mucho, intenta vomitar, jadea mucho y tiene diarreas, es momento de correr a un veterinario, podría tener algo atravesado en el estómago o los intestinos, también podría ser torsión de estómago o intoxicación.

¡Sé el primero en comentar!