Alimentos prohibidos para conejos

Alimentos prohibidos para conejos

Sofía Pacheco

Los conejos son animales muy sensibles y delicados, a la par que adorables, cariñosos, suaves, limpios, silenciosos, inteligentes, etc. Si tenemos la gran suerte de compartir nuestros días con un conejo, entenderemos lo perfectos que son. Para que la vida de nuestro amigo sea lo más placentera posible, hay una serie de normas básicas y entre ellas se encuentran los alimentos prohibidos para conejos. Conocerlos le librará de intoxicaciones y a nosotros nos salvará de una pérdida temprana.

Los conejos se dividen en varios tipos, los más comunes entre las familias suelen ser los conejos enanos o conejos Toy y los conejos Belier, sin olvidarnos de los conejos normales o comunes. Cada uno de ellos tiene sus necesidades especiales, pero en cuanto a alimentación, entran todos en el mismo saco.

Antes de introducir un conejo en la familia tenemos que tener claro que el perro o el gato son sus depredadores y si vamos a tener al conejo todo el día en una jaula de 70×50 cm, mejor será que compremos un peluche. Sin olvidarnos de que los animales no se compran. Hay multitud de protectoras que tienen conejos en adopción.

Antes de conocer cuáles son los alimentos prohibidos para conejos vamos a dar algunos tips básicos por si es nuestra primera vez con un conejito en casa.

  • Debemos saber que ellos hacen sus necesidades siempre en la misma zona, por lo que tendremos que reforzar de heno, arena, pallets, serrín, etc. esa parte de la jaula.
  • Aunque vivamos en un piso, el conejo debe salir unas 2 horas al día.
  • Hay que cepillarlo varias veces por semana como si se tratase de un gato.
  • Son sensibles a la humedad, por lo que el suelo de la jaula debe estar siempre seco.
  • Si la jaula tiene reja en la parte de abajo, hay que quitarla porque eso daña sus patas.
  • Necesitan vacunas y desparasitaciones regularmente, como cualquier otro animal de compañía.
  • Viven entre 3 y 10 años, dependiendo de la raza, alimentación, salud, etc.
  • El agua es de vital importancia para los conejos. Ellos deben beber unos 400 ml al día en la edad adulta.
  • Se les puede, y se les debe, castrar, sobre todo si conviven con otros conejos.
  • La fruta y verdura ha de estar siempre bien limpia y seca.
  • Los alimentos se deben dar a temperatura ambiente, nunca fríos de la nevera ni calientes.

Una niña con un conejito

Así es el sistema digestivo de un conejo

Estos animales tienen un sistema digestivo algo confuso, y es que estos pequeños tienen 6 incisivos con los que se alimentan, para más inri su estómago nunca se vacía del todo, ya que la comida se almacena ahí creando una especie de cadena que va avanzando conforme el animal va comiendo más cosas.

Esto hace que su tracto digestivo funcione de manera lenta, es decir, que los nuevos alimentos empujan a los que ya estaban en el estómago y después llegan a los intestinos. Al permanecer tanto en el estómago, algunos alimentos fermentan y provocan diarreas.

Aquí hay otra curiosidad, y es que tiene un gran ciego (parte del intestino que suplanta a nuestro conocido apéndice). Ahí se digieren las porciones más difíciles de digerir. La cosa no queda ahí, sino que los conejos son coprófagos, es decir, que se comen sus propias cacas. Pero no se comen todas y no lo hacen siempre. Solo ingieren las primeras heces que son blanditas y cuentan con multitud de nutrientes que deben ser digeridos de nuevo.

Los conejos necesitan mucha fibra, como igual que necesitan desgastar sus dientes. Para lo segundo hay que ofrecerles juguetes de madera sin astillas, verduras crujientes, raíces y similares, o bien, pienso crujiente 3 veces por semana. Para lo primero, la fibra se puede obtener por la alimentación variada, y hay que complementar con mucha agua limpia y fresca y con mucho heno. Ambas cosas son imprescindibles en el día a día de estos animalitos tan tiernos.

Alimentos prohibidos

Son muchos los alimentos prohibidos para estos conejos, como también lo son los alimentos aptos como la alfalfa, albahaca, tomate, zanahoria, diente de león, acelgas, espinacas, nabo, calabaza, melón, manzana, calabacín, pepino, fresa, apio, heno, etc.

Algunos de los alimentos prohibidos para conejos nos van a parecer muy obvios, como el huevo, pero otros nos van a extrañar bastante como el pan, ¿a que sí? Siempre que tengamos alguna duda de alimentación o cuidados, lo más recomendable es hablarlo directamente con el veterinario.

  • Alimentos azucarados.
  • Lácteos.
  • Galletas para consumo humano.
  • Comida para perros, gato y otras especies.
  • Chocolate.
  • Pienso para conejos. Solo debe darse como complemento, un máximo de 3 veces a la semana.
  • Cereales de consumo humano.
  • Medicamentos.
  • Pan, en cualquiera de sus variantes. Salvo el que es 100% integral.
  • Huevos.
  • Frutas y verduras en mal estado.
  • Lechuga iceberg. La lechuga normal si es apta.
  • Patata y boniato.
  • Cebolla.
  • Apio.
  • Ajo.
  • Legumbres.
  • Granos y semillas.
  • Cebollino.
  • Margaritas.
  • Tabaco.
  • Hidratos refinados como pasta y panes.
  • Pipas.
  • Frutos secos como nueces, avellanas, almendras, etc.
  • Alimentos con grasas superiores al 1%.
  • Exceso de perejil.

Una mujer con un conejo blanco

Cómo saber si está intoxicado

Si creemos que nuestro conejo ha podido ingerir algo prohibido, como la Flor de Pascua, alguna fruta podrida, césped con insecticida, etc. lo mejor es acudir de inmediato a un veterinario para que lo examinen.

Los conejos carecen de la capacidad de vomitar, por lo que, si están enfermos ellos reaccionan con diarreas, parálisis, nerviosismo, picores, hemorragias, úlceras, espasmos, temblores, erupciones en la piel, calvas, etc. Que un conejo tenga diarreas es señal de que ha comido algo que no debería, así que hay que visitar a un veterinario para ponerle fin a su malestar y a las diarreas.

Además, un cambio brusco de alimentación o darle comida de otros animales, como croquetas de perro o comida de pájaros, puede suponer un gran estrés para su sistema digestivo y provocarle algún tipo de intoxicación. Las diarreas y los problemas de salud no solo llegan por la comida, sino que también pueden aparecer por la usencia de los dueños, por la llegada de una nueva mascota, por una situación estresante como una celebración familiar llena de gritos, música, golpes, etc.

¡Sé el primero en comentar!