Plogging, haz deporte y cuida el entorno

Plogging, haz deporte y cuida el entorno

Sofía Pacheco

Es bastante que probable que si estamos leyendo esto es porque no sabemos qué es el plogging. A lo largo de estas líneas vamos a salir de dudas y vamos a entender en qué consiste esta nueva y beneficiosa moda entre deportistas de todas las edades y condición física, porque el plogging no solo implica hacer deporte, sino ayudar al medioambiente.

Con la era de Internet surgen nuevas habilidades y denominaciones cada poco tiempo. En este caso se trata de una actividad solidaria en pro del medioambiente, mientras estrechamos lazos afectivos, conocemos gente afín a nosotros y practicamos ejercicio de resistencia.

¿En qué consiste el plogging?

El plogging acaba de aterrizar en un nuestro país y viene directito desde Suecia. Detrás de esta disciplina hay un hombre que se llama Erik Ahlström y el origen del término plogging es la suma de dos palabras que son jogging que significa correr y plocka up que en sueco significa recoger.

En definitiva, la técnica de plogging lo que implica es recoger basura mientras hacemos deporte, podemos ir andando, corriendo, en bicicleta, en kayak, como queramos, siempre y cuando le hagamos un favor al medioambiente y en lugar de dejar más basura o dejar la basura donde la encontramos, recogerla de forma desinteresada para ahorrarle contaminación y desgracias a la zona (y al planeta en general).

Recordemos que un simple cristal, un papel, un cigarro a medio apagar, un plástico, pueden causar incendios forestales que se lleven por delante miles de hectáreas de bosques y que las llamas maten a su paso centenares de vidas animales inocentes. Sin contar con la herencia que eso supone para la vida humana.

Ahora el plogging una tendencia mundial y la practican todas aquellas personas comprometidas con el medioambiente deteniéndose cada vez que vean basura en el suelo (o en el agua), ya sean plásticos, botellas, cristales, cartón, pilas, etc.

Una familia practicando plogging

Principales beneficios

El plogging es el deporte ecológico y como todo deporte o acción cotidiana tiene ciertos beneficios que queremos destacar a continuación:

Cuida tu cuerpo

Sabemos de sobra que practicar deporte es bueno para el organismo, ya que mejora la circulación sanguínea, se previenen enfermedades cardíacas, se reduce la aparición de diabetes, tonificamos los músculos, bajamos de peso, etc.

Si sumamos una rutina de ejercicios habitual con nuevos movimientos, los resultados y el bienestar se notarán más. Si mientras vamos corriendo a un ritmo estable, nos vamos parando y agachando, estamos añadiendo sentadillas tonificando así muslos, piernas y glúteos, también hacemos pesas al cargar con la basura. Además, al crear picos de actividad, quemamos más grasa y nuestro corazón se fortalece.

Mejora la autoestima

Al practicar plogging somos conscientes al 100% de la buena acción que estamos realizando, y todo el daño que le estamos ahorrando al planeta y a la humanidad. El simple gesto de ir recogiendo la basura que vemos en nuestro camino nos ayuda enérgicamente a sentirnos mejor con nosotros mismos, de mejor humor, con las pilas cargadas, con más felicidad, etc.

Tenemos ante nuestros ojos la oportunidad perfecta para superarnos a nosotros mismos y sentirnos mejor, a la vez que cuidamos del entorno para que la próxima vez que pasemos por allí esté limpio. Además, con ese simple gesto ahorramos riesgos de que niños y animales se corten con cristales, por ejemplo.

Cuidar del medioambiente

El único y principal objetivo al realizar plogging es cuidar de nuestro entorno y del medioambiente en general, aparte de realizar algún tipo de actividad física.

Tengamos en cuenta que, por ejemplo, una mascarilla tarda en descomponerse unos 300 años, una lata 10 años, una botella de vidrio 4.000 años, una camiseta de algodón 2 meses, un zapato unos 200 años, una caja de cartón 1 año, el papel film 150 años, el papel de aluminio 10 años, una pila 1.000 años, una bolsa de plástico 150 años, una colilla 10 años, un chicle 5 años, etc.

Todo lo que consigamos retirar, será beneficioso para el entorno, el planeta y nuestro yo del futuro cuando vuelva a pasear por allí y todo esté limpio.

Un hombre enseña todo lo que ha recogido mientras practicaba plogging

Consejos para practicar plogging

Los ploggers, que así se llaman quienes practican esta modalidad deportiva y con responsabilidad social, se adaptan a cada nivel físico, edad y condición, pero los consejos que vamos a dar a continuación sirven para todos por igual:

Ir en grupo

Podemos ir solos, sí, por supuesto, pero es mejor ir en grupos para abarcar más terreno, ir más rápido y darnos apoyo unos a otros. Además, así conocemos gente nueva, desconectamos de las situaciones personales y laborales, aprendemos cosas nuevas, mejoramos la empatía y, en caso de sufrir un incidente, es mejor estar rodeados de gente que pueda socorrernos.

Al practicar plogging en grupo, los beneficios se multiplican haciendo más satisfactoria la labor y sentimos ese plus de competitividad para mejor nuestro rendimiento físico.

Usar guantes y bolsas biodegradables

Como dijimos antes, se trata de recoger basura, no de crear más, por lo que se recomiendo usar bolsas reutilizables y/o biodegradables. Hay que evitar en la medida de lo posible las bolsas de basura tradicionales, ya que esas asas son muy incómodas para cargar, por eso recomendamos bolsas reutilizables o de asas anchas.

Otro elemento indispensable son los guantes, ya que al recoger tocaremos muchas bacterias, cristales rotos, hongos, habrá gusanos, materiales que pueden estar contaminados de algunas sustancias como heces y pis de animales. Por seguridad e higiene, lo mejor será usar guantes de jardinería, ya que tienen zonas traspirables y zonas con refuerzo para evitar cortes.

Organización en la recogida

Lo adecuado y perfecto es hacer reciclaje. Si somos varios en el grupo, podemos indicar que cada uno recoja un desperdicio, por ejemplo, uno vidrio, otro papel y cartón, otras prendas de ropa, y así sucesivamente. Es cierto que deberá haber al menos 2 personas que recojan latas y plásticos porque son los desperdicios más comunes en los bosques, montes, prados, descampados y zonas ajardinadas de la periferia de las ciudades.

Otra opción sería que algunos de los miembros del grupo llevasen una bicicleta con un pequeño remolque, de forma que podemos limpiar más superficie sin tener que cargar con ese peso extra en cada brazo, y luego volver sobre nuestros pasos con esas bolsas.