¿Qué son las carreras de orientación?

¿Qué son las carreras de orientación?

Sofía Pacheco

Cuando pensamos en carreras de orientación puede que se nos vengan mil cosas a la cabeza, pero se trata de una modalidad deportiva donde solo llevamos con nosotros, ropa adecuada, una mochila, un mapa y una brújula. ¡Ah! Y mucho valor. Vamos a contar qué son exactamente las carreras de orientación, cómo se practican, cuantos tipos hay, etc.

Las carreras de orientación son una modalidad deportiva que cuenta hasta con federación. Se trata de una práctica deportiva que suele hacerse en clases de Educación Física, pero que en la edad adulta muchos lo llevan al extremo y lo convierten en su deporte habitual.

Saber desenvolverse en un medio natural, como un bosque y no perderse requiere de habilidades y conocimiento que muy pocos tienen, pero es algo que se puede entrenar y vamos a explicar todo lo necesario para realizar carreras de orientación y no morir en el intento.

Historia de las carreras de orientación

Tiene su origen en los países nórdicos y en el ámbito militar, donde poco a poco se fue haciendo popular entre la gente de a pie. No fue hasta 1.888 cuando «Orientación» no fue usada como algo referente al deporte y es que por aquel entonces dos escuelas militares de Suecia y Noruega empezaron a utilizar mapas topográficos muy avanzados y organizaron carreras entre ellos.

10 años después, se celebró en Suecia la primera carrera de orientación donde podían participar cualquier aficionado o interesado. Fue el inicio de los clubes deportivos de las carreas de orientación. En 1.919, al final de la Primera Guerra Mundial, se celebró en Suecia una carrera multitudinaria con casi 300 participantes.

En el 42 se introdujo como asignatura escolar en Suecia y en el 49 ya hay modalidad olímpica con esquí. Ya fue cuando empieza la expansión entre Europa y Estados Unidos, y no es hasta los 80 cuando aterriza en España. Una modalidad de la que poco se habla, pero que cuenta con muchos federados, aficionados e interesados en el tema.

¿En qué consisten?

Carreras de orientación por grupos

Las carreras de orientación son carreras en un medio natural y abierto, ya sea urbano o un paraje salvaje como un bosque, y donde mientras recorremos el itinerario tenemos que ir pasando por los puntos de control. Mapa y brújula en mano, cada participante elige su ruta y ha de saber orientarse para llegar a cada control.

El lema de estas carreras es «Pensar y correr», ya que no se trata de recorrer un camino perfectamente señalizado como en una carrera popular o maratón, sino que aquí todos los caminos son válidos si sabemos orientarnos.

No hay un tiempo establecido para finalizar la carrera, pero según explica la Federación Española de Orientación, suele haber una diferencia de entre 35 y 60 minutos entre algunos participantes. No se recomienda seguir a nadie, ni ir demasiado por libre. Se recuerda a los participantes que es una carrera y que lo primero es la salud y socorrer a quien lo necesite, por ello es importante llevar el móvil encima en caso de emergencia.

Modalidades de competición

Existen diversas carreras de orientación y diferentes niveles de dificultad. Las modalidades van en función del deporte que se practica:

  • Orientación por relevos.
  • Orientación con esquíes.
  • Orientación en bicicleta de montaña.
  • Orientación en piragua.
  • Orientación a pie en terreno abierto.
  • Orientación militar.
  • Orientación escolar.
  • Orientación para personas con movilidad reducida.

Los niveles de dificultad, sobre todo para las carreras de orientación a pie, o corriendo, en espacios abiertos suelen ser estos, aunque a veces pueden cambiar según la normativa de cada competición:

  • Nivel 1: baja exigencia física y técnica. Los caminos suelen estar ya creados y el recorrido suele ser de 1 km.
  • Nivel 2: la exigencia física y técnica suele ser baja y el recorrido no suele superar los 2 km.
  • Nivel 3: dificultad intermedia tanto física como técnica, y ya se precisa de conocimientos de orientación, el uso de brújula y hay que recorrer unos 3 km.
  • Nivel 4: aquí la dificultad es alta y suelen ser recorridos más complejos con una distancia máxima de 4 km donde es necesario un mapa, brújula y conocimientos de orientación.
  • Nivel 5: se trata de una dificultad muy elevada donde se precisan conocimientos muy técnicos, buena forma física e instrumentos para la orientación. Las distancias no suelen excederse de los 10 km.

Cómo orientarse

Cuando iniciamos esta carrera normalmente nos dan un mapa a escala y los puntos suelen estar indicados, ya sean la salida y la llegada, así como los puntos de control. De esta forma empezamos la orientación. La brújula también es muy importante para saber guiarnos en el medio donde estemos y a través del mapa.

Carreras de orientación en grupos

Cabe decir que, en los puntos de control, no habrá nadie esperando. Solo tenemos que picar para dejar nuestra marca con un instrumento parecido a una grapadora.

Para saber orientarnos con los mapas, es necesario conocer la escala, el tipo de mapa, los meridianos y paralelos, interpretar la leyenda, las curvas de nivel, etc. Lo mismo con la brújula, que no vale cualquiera, como veremos a continuación.

Mapas

Los mapas no son un simple dibujo del terreno por donde pisamos, tienen bastantes conceptos técnicos que tenemos que controlar para saber leerlos a la perfección y orientarnos en casi cualquier lugar del mundo.

La escala es algo básico en cualquier mapa y debe estar representado por una división donde el numerador es la distancia en el papel (mapa) y el denominador es la distancia real en el terreno. Por ejemplo, si la escala es 1:15.000 significa que cada centímetro en el papel equivale a 15.000 cm en el terreno real, es decir 150 metros.

Los meridianos y paralelos son líneas imaginarias que dividen al planeta en secciones verticales de Norte a Sur y horizontales de Este a Oeste. Con esas líneas verticales podemos averiguar la longitud y con las horizontales la latitud, por eso en el mapa aparecerán esas líneas y la información de cada punto.

Es bastante probable que en el mapa aparezca también una leyenda. Cabe decir que el mapa y la leyenda deben estar a todo color y en un papel de buena calidad para que se ven bien los detalles. Siguiendo con la leyenda, aquí se indicará por colores y símbolos toda la información que hay en el mapa como por ejemplo montañas, zonas pantanosas, barrancos, vallas, curvas de nivel, propiedad privada, coto de caza, bosque, etc.

Las curvas de nivel también son importantes para la orientación. Estas curvas hacen referencia a las diferentes alturas de un terreno. En la leyenda deberá indicarse la altura de cada línea marcada en el mapa.

Brújula

La brújula va mucho más allá de ser una esfera de cristal y metal con agujas que indican los ejes cardinales. Este utensilio siempre va a marcar el Norte magnético gracias a su ajuga principal que está imantada.

En orientación se usan brújulas transparentes que se colocan sobre el mapa y ayudan a los corredores a ubicarse y entender las distancias, el camino a seguir, por dende hemos venido, etc. Este utensilio es indispensable siempre que salgamos al monte o a alguna zona alejada para guiarnos y saber volver al punto de partida, ya que usar solo un mapa es insuficiente.

¡Sé el primero en comentar!