¿Cómo curar el dolor en la almohadilla del pie?

El dolor insoportable en la almohadilla del pie es muy común. La metatarsalgia aparece en los momentos menos adecuados, como correr maratones o andar con tacones. Antes de seguir agravando el problema, se recomienda ponerle solución.

Hay cinco huesos metatarsianos, numerados del uno al cinco desde el dedo gordo del pie hasta el dedo pequeño del pie. Desempeñan un papel esencial en la estructura ósea y se unen a los músculos que ayudan a controlar la extremidad inferior y el pie. Sin embargo, cuando sufrimos una lesión que inflama esta zona, es posible que no podamos ni andar ni apoyar el pie.

¿Qué es?

La metatarsalgia es una inflamación dolorosa en la almohadilla del pie. La bola del pie es el área entre los dedos de los pies y el arco. La metatarsalgia recibe su nombre de los cinco huesos metatarsianos en la sección media de los pies que se conectan con los dedos de los pies. Las personas que experimentan dolor en la almohadilla del pie sienten dolor e inflamación en el acolchado directamente debajo de los dedos de los pies. Esta también es la posición en la que ejercemos la mayor presión al movernos y pararnos.

Esta lesión ocurre normalmente por lesiones por uso excesivo en deportes que involucran correr y saltar. También puede ser el resultado de zapatos que no calzan bien, anomalías en los pies, artritis y otras enfermedades.

Síntomas

El dolor de la almohadilla del pie generalmente comienza gradualmente con el tiempo. Puede mejorar cuando descansamos el pie y empeorar cuando nos ponemos de pie, caminamos o hacemos ejercicio. El dolor puede sentirse como caminar con una canica o piedras en el zapato, tener un ardor agudo o un dolor punzante en la almohadilla del pie o tener los dedos de los pies entumecidos o con hormigueo.

También podemos notar que el dolor empeora cuando estamos de pie, corremos, caminamos descalzos o hacemos una actividad deportiva de alto impacto.

Los corredores con tendencia a aterrizar sobre la bola del pie crean una gran cantidad de presión en la fase de impulso que puede inflamar esta área y también puede haber algo de hinchazón. También pueden aparecer moretones en el pie.

Causas

La causa más frecuente de metatarsalgia es practicar actividades deportivas que ejercen presión sobre los huesos metatarsianos en la parte delantera del pie. Estas actividades a menudo conducen a un uso excesivo de la almohadilla del pie. Correr, por ejemplo, implica ejercer una fuerza constante sobre la punta del pie. La tensión anormal en el pie puede aumentar la inflamación en el área del metatarsiano. También puede irritar los tendones, los ligamentos y el cartílago alrededor del hueso.

Otras causas comunes pueden ser:

  • Zapatos que no quedan bien: los zapatos pueden estar demasiado apretados y apretar el pie. O pueden estar demasiado flojos, haciendo que el pie se deslice hacia delante y hacia atrás.
  • Tacones altos o zapatillas de deporte sin el acolchado adecuado y el soporte del arco: estos pueden hacer que pongamos más peso sobre la almohadilla del pie.
  • Anomalías en los pies: los arcos altos, un segundo dedo más largo que el dedo gordo del pie, los callos en la planta del pie, los juanetes y el dedo en martillo pueden contribuir a la metatarsalgia.
  • Peso extra: tener sobrepeso u obesidad ejerce más presión sobre los pies y la zona del metatarso.
  • Algunas enfermedades: bursitis, artritis, gota, neuroma de Morton y pequeñas fracturas por estrés en los dedos de los pies y los huesos metatarsianos pueden aumentar el estrés en la punta del pie.

mujeres con dolor en la almohadilla del pie

Tratamiento

Hay muchos remedios caseros para el dolor de la almohadilla del pie. Si los síntomas no son causados ​​por una condición de salud más grande, como la enfermedad de Freiberg o la diabetes, un médico probablemente recomendará algunos tratamientos específicos. Normalmente se puede experimentar alivio en cuestión de días.

  • Descansar el pie cuando podamos, especialmente después de periodos de actividad. Usaremos una bolsa de hielo en intervalos de 20 minutos cada dos o tres horas. El hielo puede ayudar a aliviar la inflamación y reducir la hinchazón.
  • Usar zapatos cómodos. Si usamos tacones altos, el médico probablemente nos recomendará que cambiemos de calzado. También querremos asegurarnos de que los zapatos nos queden bien. Los zapatos ajustados pueden hacer que los pies se desalineen mientras estamos de pie y caminamos, creando un equilibrio inadecuado.
  • Ejercicio. Aunque es posible que no queramos participar en carreras o ciertos deportes de alto impacto durante este tiempo, los estiramientos específicos pueden aliviar el dolor y aumentar la flexibilidad y la fuerza. Es posible que queramos practicar los estiramientos varias veces al día hasta que sintamos alivio del dolor.
  • Usar plantillas ortopédicas. Según el nivel de gravedad, un médico puede recetar plantillas ortopédicas o recomendar plantillas comerciales para zapatos. Los insertos ortopédicos están hechos para ayudar a alinear el pie y brindar amortiguación adicional. Una almohadilla debajo de la bola del pie también puede aliviar el dolor.
  • Controlar el peso corporal. El exceso de peso puede ejercer una presión adicional sobre las puntas de los pies, y controlar el peso puede ayudar a aliviar esta tensión. Un médico puede recomendar el control del peso según el estilo de vida y cualquier otra complicación de salud.
  • Tomar medicamentos para aliviar el dolor. Un médico puede sugerir tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) u otro tipo de analgésico. Si nuestro caso de dolor en la almohadilla del pie es severo, el médico también puede recetar esteroides inyectables.

Si el dolor de la bola del pie es causado por un dedo en martillo, un nervio pellizcado o un tipo de complicación similar, un cirujano ortopédico o podólogo puede decidir si la cirugía correctiva es el curso de tratamiento para usted. Sin embargo, los tratamientos anteriores pueden aliviar el dolor en la almohadilla del pie en la mayoría de los casos.

Ejercicios y estiramientos

Hay muchos grandes beneficios del ejercicio regular cuando se trata el dolor metatarsiano. Es un componente esencial para cualquier programa de tratamiento que valga la pena. Algunos de estos beneficios incluyen el aumento del flujo de sangre al pie y los dedos de los pies para promover una curación adecuada, reducción del dolor y la hinchazón, mayor flexibilidad en el pie, el tobillo y la parte inferior del cuerpo, mejor fuerza y ​​coordinación para las actividades diarias.

Movimiento de los dedos del pie

Aumentará la circulación y aflojará las zonas rígidas en los dedos de los pies. Podemos sentarnos en la cama con las piernas estiradas, en el suelo o incluso en una silla para comenzar. Si estamos en una silla, nos aseguraremos de que los dedos de los pies se puedan mover libremente en ambas direcciones apoyándose en los talones.

  1. Alternaremos entre arrugar (flexionar) y extender los dedos de los pies.
  2. Nos moveremos hacia delante y hacia atrás lentamente hasta que notemos que los dedos de los pies se aflojan.
  3. Repetiremos 20 veces para 2-3 series.

Mantendremos el movimiento relativamente libre de dolor. Para abordar otras zonas en el pie y el tobillo, también podemos optar por hacer algunos movimientos de tobillo alternando entre apuntar los dedos de los pies y flexionar el tobillo (dorsiflexión y flexión plantar).

Estiramiento del flexor del dedo del pie

Este estiramiento trata específicamente los tendones de los dedos doloridos que cruzan la bola del pie (cabezas metatarsianas). Puede ser especialmente útil si tiene un dedo en martillo además de metatarsalgia.

  1. Nos sentaremos en una silla con el pie que desea estirar apoyado en el muslo opuesto para que pueda alcanzar los dedos de los pies con las manos.
  2. Dorsiflexionaremos el tobillo (los dedos de los pies hacia la espinilla) ligeramente mientras usamos la palma de la mano para doblar los dedos de los pies hacia la parte superior del pie.
  3. Nos moveremos hasta que sintamos un fuerte estiramiento en la parte inferior del pie y sostenga.

Podemos aguantar durante más de 30 segundos cada vez o moveremos lentamente los dedos de los pies dentro y fuera de la posición durante 15-20 repeticiones. Repetiremos la opción elegida para 2-3 series.

Estiramiento de gemelo sentado

Los estiramientos de pantorrillas pueden aliviar la rigidez del tobillo y ayudar a prevenir problemas como juanetes y fascitis plantar.

  1. Nos sentaremos en una silla o en el suelo con una banda elástica, una toalla o un cinturón envuelto debajo de la punta del pie.
  2. Mantendremos la rodilla recta mientras levanta los dedos de los pies hacia la espinilla.
  3. Debemos sentir un estiramiento profundo en la parte posterior del tobillo en el tendón de Aquiles y la parte inferior de la pierna. No forzaremos el estiramiento en ningún dolor.
  4. Aguantaremos durante más de 30 segundos para 2-3 series en cada pierna.

Estiramiento de gemelo de pie

Nos pararemos cerca del respaldo de una silla o de la pared para comenzar.

  1. Traeremos la pierna que queremos estirar detrás de nosotros mientras caminamos en una posición de zancada con ambos pies apoyados en el suelo.
  2. Nos aseguraremos de que ambos pies estén apuntando hacia delante cuando empecemos.
  3. Luego, cambiaremos el peso a la pierna delantera mientras doblamos la rodilla.
  4. Mantendremos la rodilla trasera recta y el talón en el suelo.
  5. Continuaremos moviendo hacia adelante hasta que sintamos un fuerte estiramiento en la parte posterior del tobillo y la parte inferior de la pierna.
  6. Aguantaremos durante más de 30 segundos para 2-3 series en cada pierna.

Para tratar los músculos más profundos de la pantorrilla (el sóleo), repetiremos el estiramiento con la rodilla trasera ligeramente flexionada esta vez.

¡Sé el primero en comentar!