¿Cómo tratar las lesiones de sindesmosis de tobillo?

Cada vez que te pones de pie o caminas, el ligamento de sindesmosis del tobillo te brinda apoyo. Mientras estés saludable y fuerte, ni siquiera lo notarás. Pero cuando tienes una lesión por sindesmosis, es imposible ignorarla.

La mayoría de los esguinces y fracturas de tobillo no afectan a este ligamento. Cuando lo hacen, puede ser más difícil de diagnosticar y tardar más en sanar que otras lesiones de tobillo. Es cierto que existen algunas articulaciones sindesmosis en la columna, pero en este artículo te hablaremos de las del tobillo.

¿Qué es el ligamento de sindesmosis?

La sindesmosis es una articulación fibrosa unida por ligamentos. Se encuentra cerca de la articulación del tobillo, entre la tibia o espinilla y el peroné distal o hueso exterior de la pierna. Por eso también se llama sindesmosis tibiofibular distal.

El complejo de sindesmosis es crucial en la estabilidad del tobillo, con poca comprensión en los libros de texto actuales. Para tratar mejor las lesiones en esta región, debemos comprender la anatomía. Los principales ligamentos son:

Ligamento tibiofibular anteroinferior

Este se inserta desde el tubérculo anterior de la tibia distal al peroné anterior en el maléolo lateral. El ligamento está formado por 3-5 bandas, dependiendo de la anatomía de cada persona. En conjunto, las bandas forman un trapezoide con bandas accesorias cortas proximalmente y bandas primarias largas y densas distalmente. El ligamento tibiofibular anterointerior corre oblicuamente desde la tibia hasta el peroné.

Ligamento tibiofibular posteroinferior

Esta ligamento también es trapezoidal, con fibras superiores que se unen a lo largo del margen distolateral del tubérculo tibial posterolateral y luego se fusionan con la corteza tibial posterior. Es casi continuo en la membrana interósea, ubicada en la parte superior del ligamento. Está formado por un ligamento superficial y un ligamento profundo (a menudo llamado ligamento tibiofibular transverso inferior). Las fibras superficiales se encuentran a 26,3 mm de la punta inferior del maléolo lateral, mientras que las fibras más profundas son más densas y se unen a una inserción ovalada tanto en el peroné como en la tibia.

lesion de tobillo por sindesmosis

Ligamento interóseo

La red piramidal entre la muesca del peroné en la tibia y el peroné medial es el ligamento tibiofiular interóseo. El ligamento consta de fibras ligamentosas cortas y densas y tejido adiposo, que surgen de la membrana interósea próxima al plafón tibial y a la punta inferior del maléolo lateral. Las fibras descienden laterodistalmente desde la tibia hasta el peroné, terminando 34,5 mm por encima de la punta inferior del maléolo lateral.

Algunos dicen que este ligamento es insignificante, mientras que otros afirman que este ligamento actúa como un amortiguador, proporcionando estabilidad y soporte para el tobillo. La función principal es alinear la tibia y el peroné y evitar que se separen demasiado.

¿Cuáles son las lesiones más comunes?

Lo cierto es que no son muy comunes, a menos que seas un atleta. Aunque las lesiones de este ligamento en el tobillo representan solo entre el 1 y el 18 por ciento de todos los esguinces de la articulación, la incidencia entre los atletas es 12 a 32 por ciento. La inestabilidad podría deberse al ensanchamiento de la mortaja del tobillo después del estiramiento de los ligamentos. Un ensanchamiento de 1 mm del tobillo disminuye el área de contacto de la articulación tibiotalar en un 42%, lo que causa inestabilidad, con la consiguiente osteoartritis. Dado que el cambio de 1 mm en el ancho causa importancia clínica, las lesiones por sindesmosis no suelen informarse. Posiblemente con las imágenes mejoradas de las pruebas disponibles, la incidencia podría llegar a ser superior al 11%.

Un escenario probable para una lesión por sindesmosis es:

  • Tu pie está firmemente plantado.
  • La pierna gira internamente.
  • Hay una rotación externa del astrágalo, un hueso en la parte inferior de la articulación del tobillo, por encima del hueso del talón.
  • Este conjunto de circunstancias puede desgarrar el ligamento, haciendo que la tibia y el peroné se separen.

Cuando te lesionas los ligamentos de la sindesmosis, se denomina esguince de tobillo superior. La gravedad del esguince depende de la extensión del desgarro. Este tipo de lesión generalmente implica mucha fuerza, por lo que a menudo se acompaña de lesiones en otros ligamentos, tendones o huesos. No es inusual tener un esguince de sindesmosis con una o más fracturas óseas.

hombre futbolista con lesion por sindesmosis

Síntomas de lesión de sindesmosis

Las lesiones por sindesmosis generalmente no se magullan ni se hinchan tanto como otros esguinces de tobillo. Eso podría llevarte a creer que no estás gravemente herido. Aunque es probable que tengas otros síntomas, como:

  • Ternura al tacto
  • Dolor por encima del tobillo, posiblemente irradiado hacia la pierna
  • Dolor que aumenta al caminar
  • Dolor al girar o flexionar el pie
  • Problemas para levantar el gemelo
  • Incapacidad para poner todo tu peso sobre el tobillo

No obstante, recuerda que los síntomas pueden variar según la gravedad de la lesión. Lo recomendable es acudir a un especialista o a un médico de urgencias para que valore tu caso y te realicen las pruebas necesarias.

¿Qué puede causar estas lesiones?

Puedes lesionarte el tobillo haciendo algo tan simple como tropezar con un juguete en tu sala de estar. Dependiendo de como haya sido tu accidente, es posible lesionarte el sindesmosis de esta manera. Pero las lesiones por sindesmosis tienden a involucrar una fuerza de alta energía con un movimiento de torsión repentino.

Esto puede ser especialmente probable en los deportes en los que los jugadores usan tacos, que pueden colocar el pie en su sitio mientras el tobillo se ve obligado a girar hacia fuera. También es un riesgo en los deportes que puede implicar un golpe en la parte exterior del tobillo.

Las lesiones de la sindesmosis tienden a involucrar deportes como:

  • Fútbol
  • Rugby
  • Esquí alpino

Entre los atletas, la frecuencia más alta de lesiones por sindesmosis ocurre en el hockey profesional.

mujeres haciendo hockey con lesion en sindesmosis

¿Cómo se diagnostica la sindesmosis?

El diagnóstico de las lesiones del ligamento es un desafío. Explicar exactamente cómo ocurrió la lesión ayudará al médico a decidir qué buscar primero.

Si te lesionas la sindesmosis, el examen físico puede ser doloroso o al menos incómodo. Tu médico apretará y manipulará tu pierna y pie para ver cómo de bien puedes flexionar, rotar y soportar el peso. Después del examen físico, es posible que necesites una radiografía. Esto puede determinar si tienes uno o más huesos rotos.

En algunos casos, una radiografía no es suficiente para ver la extensión completa de una lesión del ligamento sindesmosis. Otros estudios de imágenes, como una tomografía por ordenador o una resonancia magnética, pueden ayudar a detectar desgarros y lesiones en ligamentos y tendones.

¿Cómo se tratan estas lesiones?

El reposo, el hielo, la compresión y la elevación (RICE en inglés) son los primeros pasos después de una lesión de tobillo.

Después de eso, el tratamiento depende de las características específicas de la lesión. El tiempo de recuperación después de un esguince de sindesmosis puede tomar el doble de tiempo como recuperación de otros esguinces de tobillo. Las lesiones sindesmóticas graves no tratadas pueden provocar inestabilidad crónica y artritis degenerativa.

Antes de que tu médico pueda recomendar un tratamiento, debe evaluar completamente el grado de la lesión por sindesmosis. Es importante saber si otros ligamentos, tendones y huesos también están lesionados.

Tratamiento RICE para lesiones menores

Una lesión relativamente menor puede dejar el tobillo lo suficientemente estable como para soportar algo de peso. Es posible que un esguince de tobillo alto estable no necesite reparación quirúrgica. Así que esta técnica puede ser suficiente.

Por otro lado, un desgarro importante en el ligamento permite que la tibia y el peroné se separen demasiado cuando te mueves. Esto hace que tu tobillo sea inestable y menos capaz de soportar peso.

persona caminando con tobillo lesionado

Reparación quirúrgica para sindesmosis más graves

Los esguinces de tobillo inestables generalmente deben repararse quirúrgicamente. Puede requerir la inserción de un tornillo entre la tibia y el peroné. Esto ayudará a mantener los huesos en su sitio y aliviará la presión sobre los ligamentos. Después de la cirugía, es posible que necesite una bota para caminar o muletas mientras te recuperas.

Tanto si necesita cirugía como si no, los esguinces sindesmóticos graves suelen ir seguidos de fisioterapia. La atención se centra en curar y recuperar el rango completo de movimiento y la fuerza normal. La recuperación completa puede tardar de 2 a 6 meses.

¿Cuándo deberías ir a un médico?

Un diagnóstico erróneo o la falta del tratamiento adecuado pueden provocar inestabilidad a largo plazo del tobillo y artritis degenerativa. Consulta a un médico si planteas algunos de estos cuadros:

  • Tienes dolor intenso e hinchazón
  • Hay una anomalía visible, como una herida abierta o una protuberancia
  • Hay signos de infección, que incluyen fiebre y enrojecimiento
  • No puedes poner suficiente peso en tu tobillo para estar de pie
  • Los síntomas siguen empeorando

Si eres un atleta con una lesión en el tobillo, hacer deporte a pesar del dolor puede empeorar las cosas. Lo mejor para ti es que te revisen el tobillo antes de volver al entrenamiento. No sigas tensando la articulación, ya que esto solo podría acabar en una rotura o casos mucho más graves.