Los tobillos son una de las articulaciones que más sufren, por ejemplo, cuando corremos. Al recibir cada zancada, estos pueden resentirse y ser propensos a padecer ciertas dolencias. Preparar y educar esta parte de nuestro cuerpo, es muy importante para reducir el riesgo de sufrir lesiones. Pero, ¿cómo fortalecer los tobillos y por qué es importante hacerlo?

Algo muy importante, que los corredores deberían tener en cuenta, es que no hay que esperar a sufrir una lesión para ser conscientes de que tenemos tobillos. Fortalecerlos para poder prevenir ciertos incidentes, es una sabia elección. Muchas veces, no nos damos cuenta de la importancia de ingerir algunos alimentos o fortalecer ciertos músculos, hasta que no ha sucedido algo que nos ha obligado a hacerlo. ¿Por qué esperar?

Si te sientes identificado o si tienes un tobillo que sufre de forma repetida, tal vez debas intentar fortalecerlos, ya que quizá estos estén débiles.

¿Cómo fortalecer los tobillos?

Los ejercicios de propiocepción son sencillos a simple vista, pero su trabajo es muy profundo y eficaz. Los corredores profesionales, que disponen de unas articulaciones trabajadas y educadas, resisten correctamente las pisadas sobre cualquier tipo de terreno. Mientras que una mala pisada en un pavimento irregular puede suponer una lesión importante para un tobillo débil, uno fortalecido es capaz de reaccionar y resistir el impacto con superioridad. Y es que la propiocepción, es la capacidad del cuerpo para hacerse su lugar en un determinado espacio.

¿Por qué es importante fortalecer los tobillos?

En definitiva, prestar atención a fortalecer dicha articulación, no solo reducirá el riesgo de sufrir lesiones. Además, te aportará una mayor capacidad de equilibrio. Unos tobillos trabajados permiten una mejora en la circulación sanguínea, vital para una correcta salud. Asimismo, permite una mayor comodidad y movimiento articular. Los tobillos son una parte imprescindible para nuestras actividades diarias, por ello, cuidarlos de la forma adecuada aumentará nuestra calidad de vida.

Recuerda que trabajar la musculatura corporal de una forma equilibrada es muy importante, principalmente para reducir el riesgo de lesiones en las distintas partes del cuerpo. Por ello, si eres de los que se centra solo en el tronco o, por el contrario, te enfocas únicamente en las piernas, amplía tus objetivos. Más allá de la estética hay que intentar lograr un cuerpo saludable, cuyas articulaciones resistan de una forma segura todo el trabajo que recae sobre ellas.