¿Por qué duele el tendón de Aquiles por la mañana?

¿Por qué duele el tendón de Aquiles por la mañana?

Carol Álvarez

Después de una buena noche de descanso, puede ser alarmante salir de la cama e inmediatamente sentir dolor en la parte posterior de la pantorrilla. Este grueso tendón, llamado Aquiles, es donde se unen los dos músculos de la pantorrilla al pie. Hay dos razones comunes por las que puede tener dolor en el tendón de Aquiles en la mañana: lesión o postura.

Si realizas deporte o eres físicamente muy activo, es posible que tengas una tendinopatía por uso excesivo, una condición que causa un microdesgarro de las fibras en el tendón. Mientras duermes, el tobillo se relaja, colocando los músculos de la pantorrilla en una posición acortada. Cuando te pones de pie, este músculo se estira, lo que puede causar dolor en la parte posterior del talón cuando te despiertas.

Para conocer qué es esta lesión, es interesante saber cómo es la anatomía del tendón de Aquiles. El tendón es una banda de tejido conectivo que une el hueso del talón a los dos músculos principales de la pantorrilla que usamos para caminar y correr. Estos músculos de la pantorrilla, conocidos como el gastrocnemio y el sóleo, generan la potencia que tu pie necesita para empujar y dar un paso o levantarte sobre los dedos de los pies, como cuando estás saltando.

¿Por qué duele al despertar?

Cualquier actividad que ejerza presión sobre el tendón, como correr o saltar, puede causar lesiones. Los músculos tensos de la pantorrilla o un aumento repentino en la cantidad o intensidad del ejercicio pueden provocar dolor en el tendón de Aquiles por la mañana. Hacer ejercicio con zapatos inadecuados o correr en superficies irregulares puede aumentar el riesgo de desarrollar esta afección.

El tendón puede sentirse especialmente rígido y doloroso justo después de que te levantas por la mañana o después de un largo período de inactividad. También puedes sentir dolor en el talón y en el tendón al caminar o correr más tarde durante el día. Puede ser especialmente doloroso si subes escaleras o en una pendiente. Además, se puede sentir hinchazón y calor en la zona debido a la inflamación, y el tendón de Aquiles puede ser doloroso al tacto.

Fascitis plantar

La fascitis plantar es una afección en la que se irrita la fascia plantar, un ligamento grueso en la planta del pie. Los síntomas incluyen rigidez o dolor en los talones o los pies. Los síntomas pueden empeorar por la mañana debido al suministro deficiente de sangre a la zona del talón y el pie cuando está en reposo.

La fascia plantar puede causar dolor en los pies cuando nos levantamos de la cama por primera vez, porque cuando estamos de pie, la fascia se estira. Durante la noche, la fascia plantar no se ha movido y, por lo tanto, el descanso resultante significa que los productos químicos no deseados no se han eliminado del tendón. Después de los primeros pasos, el dolor disminuye a medida que el movimiento ayuda a que el tendón vuelva a su estado normal. El movimiento ayuda a sanar la mayoría de las condiciones, excepto las fracturas que necesitan inmovilización.

La fascitis plantar es una lesión común para los corredores y otros atletas. El atletismo ejerce mucha presión sobre los pies y los talones. El entrenamiento cruzado algunas veces a la semana con actividades como ciclismo y natación puede ayudar. Usar calzado adecuado y cambiar sus zapatillas para correr cada 300 kilómetros también puede prevenir el dolor por uso excesivo.

Tendinitis de Aquiles

El tendón de Aquiles, la banda de tejidos que conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón, puede inflamarse. Esto puede resultar en tendinitis de Aquiles o rigidez y dolor en el área del talón. Los síntomas pueden empeorar por la mañana porque la circulación en esta parte del cuerpo puede verse limitada en reposo.

El tendón de Aquiles causará dolor durante los primeros pasos ya que el tendón se estira en la base del talón. Los productos químicos acumulados durante la noche no han tenido la oportunidad de dispersarse debido a la falta de movimiento. Al dar un paso, el dolor matutino en el talón comenzará a desaparecer debido a los productos químicos no deseados y la hinchazón que se elimina del tendón.

A diferencia de la fascitis plantar, es probable que sintamos dolor o malestar a lo largo del día si tenemos tendinitis en el tendón de Aquiles.

Artritis reumatoide

Las personas con artritis reumatoide tienen un mayor riesgo de fascitis plantar. Esto puede provocar dolor en el talón por la mañana. Como todas las enfermedades inflamatorias de las articulaciones, la inflamación aumentará durante la noche cuando el movimiento sea mínimo. El dolor de talón puede aumentar por la mañana debido a la artritis reumatoide debido a una acumulación de inflamación alrededor de la articulación afectada.

El tratamiento de los síntomas reumatoides ha recorrido un largo camino para esta enfermedad, aunque no existe una cura completa. Para obtener el mejor resultado, se necesita una detección rápida de la enfermedad. Hay muchos medicamentos excelentes que pueden tratar los síntomas de la reumatoide con excelentes resultados.

Si los síntomas no mejoran con los tratamientos en casa, un médico puede recomendarnos usar una férula nocturna para mantener el pie flexionado durante la noche.

Fractura por estrés

Podemos sufrir una fractura por estrés en el talón debido al uso excesivo, la técnica inadecuada o la actividad atlética intensa. Podemos notar dolor que se desarrolla durante días o semanas e hinchazón. Incluso es posible que se note dolor al caminar.

Si tenemos una fractura por estrés, es probable que notemos dolor durante todo el día, no solo al despertar por la mañana. Consultaremos a un médico lo antes posible si sospechamos que tenemos una fractura por estrés.

Las fracturas por estrés pueden causar dolor en el talón por la mañana debido a la naturaleza constante del dolor. Los diagnósticos de fracturas por estrés se pueden lograr con tomografía computarizada o resonancia magnética (los rayos X a menudo pasan por alto las fracturas por estrés, ya que son pequeñas). El médico puede optar por realizar otras pruebas para confirmar este diagnóstico.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo puede causar dolor en el talón por la mañana. La interrupción de los productos químicos y las hormonas en el cuerpo puede provocar inflamación e hinchazón en los pies, los tobillos y los talones. También puede causar el síndrome del túnel tarsiano, en el que el nervio tibial del pie se pellizca o daña.

Si tenemos dolor de talón inexplicable por la mañana y síntomas de hipotiroidismo, el médico puede recomendar un análisis de sangre para controlar la tiroides.

Acumulación de fluidos

Los tendones sanos son estructuras muy fuertes con una gran cantidad de fibras de colágeno estrechamente empaquetadas paralelas entre sí. Es esta estructura paralela la que hace que los tendones sean tan fuertes. También tiene un poco de sustancia fluida y algunas células entre las fibras.

Una vez que un tendón desarrolla tendinitis/tendinopatía, las fibras afectadas se separan ligeramente y se desorganizan. La sustancia fluida en esa parte del tendón también aumenta. Cuando estamos dormidos y muy quietos, la sustancia parecida a un fluido se acumula y las terminaciones nerviosas en esa zona se sensibilizan. Cuando intentamos caminar sobre él a primera hora de la mañana, puede sentirse rígido y dolorido. Sin embargo, la presión mecánica causada por el movimiento ayuda a disipar el fluido. Entonces, una vez que nos hayamos movido un poco, se siente más cómodo.

Entonces, aunque se siente realmente dolorido e incómodo, no se daña el tendón cuando se mueve por la mañana. Hay que tener en cuenta que, aunque un poco de movimiento es bueno para el tendón lesionado, puede irritarse aún más si se hace demasiado. Por lo tanto, nos aseguraremos de recibir orientación de un fisioterapeuta sobre el nivel de actividad al que debemos apuntar, dependiendo de dónde se encuentre en el proceso de curación.

Errores de entrenamiento

Se recomienda evitar el sobre entrenamiento, aumentar el kilometraje de carrera semanal de forma gradual y no hacer más del 10 % por semana. Correr sobre superficies blandas o arena no es bueno, porque permite que el talón se hunda. Como resultado, el tendón de Aquiles se estira más.

Si corremos cuesta arriba con regularidad o en una cinta de correr inclinada, el tendón de Aquiles se estira demasiado continuamente. Esto nuevamente aumenta el riesgo de lesiones y provoca dolor después de una noche de descanso sin movimiento.

Enfermedad de Sever

La enfermedad de Sever se conoce como apofisitis del calcáneo. Es una inflamación dolorosa en el talón que resulta de un crecimiento acelerado dramático. La inflamación se produce debido a un crecimiento abrupto cuando el hueso del talón crece a un ritmo más rápido que los músculos y tendones circundantes que se estiran demasiado y se contraen.

Si el niño es muy activo, especialmente si practica un deporte que implica correr y saltar mucho sobre superficies duras (como fútbol, ​​baloncesto o gimnasia), puede ejercer una presión adicional sobre sus tendones que ya están demasiado estirados. Esto provoca hinchazón y dolor en el punto donde los tendones se unen a la parte en crecimiento del talón.

Las niñas pueden notar el dolor en el talón entre los 7 y los 13 años, mientras que los niños los experimentarán entre los 10 y los 15 años (dependiendo de las tasas de desarrollo de cada niño). Una vez que el crecimiento acelerado del niño termine y haya alcanzado su tamaño completo, la enfermedad de Sever no regresará. Hasta entonces, la afección puede volver a ocurrir si el niño se mantiene muy activo.

pie con dolor en el talon de aquiles

¿Qué tratamiento existe?

Descansa el pie y el tobillo y evita movimientos innecesarios si sientes dolor en el tendón de Aquiles. Pide una cita para el médico y así tener un diagnóstico definitivo si el dolor dura más de unos pocos días o interfiere con tu capacidad para caminar. Tu médico o fisioterapeuta puede recomendar un tratamiento adicional, como compresas de hielo, ejercicio o medicamentos, dependiendo de la causa del dolor. En algunos casos extremos, la cirugía puede ser necesaria.

Hielo

El frío es uno de los mejores remedios naturales para aliviar el dolor del tendón de Aquiles al despertar por la mañana. Podemos usar una bolsa congelada para ponerlo unos minutos o utilizar una botella.

Podemos mantener una pequeña botella llena de agua en el congelador durante la noche. Al día siguiente la envolveremos en una toalla y la usaremos como masajeador suavemente por el talón y el pie por la mañana.

Masaje

También podemos hacer  rodar una pelota de tenis o una pelota de lacrosse a lo largo de la parte inferior del pie desde los dedos hasta el talón. Esto puede ayudar a liberar la tensión.

Incluso podemos hacer rodar el pie sobre un rodillo de espuma. O podemos hacer un masaje más tradicional sujetando el pie con la mano y aplicando una presión suave a lo largo del área del pie y el talón con el pulgar.

Extensión

Estirar los músculos y tendones tensos puede mejorar la flexibilidad y ayudar a reducir el riesgo de lesiones o dolor si te duele el Aquiles por la mañana. Puedes hacer este estiramiento en la noche antes de acostarse, antes de la actividad física, y nuevamente cuando te levantes por la mañana.

Podemos probar los siguientes estiramientos para el dolor de talón de Aquiles.

Estiramiento del cordón del talón y del arco del pie

  1. Párate frente a una pared con los pies escalonados, con la pierna lesionada atrás.
  2. Coloca las manos en la pared a la altura de los hombros para mantener el equilibrio.
  3. Manteniendo la rodilla delantera doblada y la pierna trasera recta, inclínate lentamente hacia la pared hasta que sientas un estiramiento a lo largo de la parte posterior de la pantorrilla.
  4. Mantén durante 20 a 30 segundos y repite tres veces.

Estiramiento de tensión de la fascia plantar

  1. Sentados al costado de una cama o en una silla, cruzaremos el pie afectado sobre la otra rodilla, creando una posición de “cuatro” con las piernas.
  2. Con la mano del lado afectado, tiraremos suavemente de los dedos de los pies hacia la espinilla.
  3. Sostendremos durante 10 segundos y relajaremos.
  4. Repetiremos si lo deseamos, o cambiaremos de pierna si ambos talones están afectados.
¡Sé el primero en comentar!