¿Por qué duele el empeine habitualmente?
Carol Álvarez

Desde el talón hasta el empeine, el dolor puede ocurrir en cualquier parte del pie. Pero cuando duele la parte exterior del pie, puede ser especialmente insoportable. El dolor lateral del pie, que se extiende a lo largo del borde exterior del pie y el tobillo, puede hacer que incluso los movimientos más simples (como estar de pie y caminar) sean un desafío.

El empeine es una de las partes del cuerpo que soportan todo nuestro peso durante todo el día, por lo que no es de extrañar que el dolor de pies sea relativamente común.

Causas

El dolor en la parte superior del pie puede ser causado por diferentes condiciones, las más comunes se deben al uso excesivo en actividades como correr, saltar o patear.

Artritis

Si el dolor superior del pie suele empeorar por la mañana y mejora con el movimiento a lo largo del día, es posible que tengamos artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Más específicamente, la artritis en la articulación del tobillo podría estar causando dolores en el costado del p

Cuando el dolor está en la parte lateral del tobillo, generalmente implica artritis postraumática o enfermedad articular que ocurre después de una lesión en el tobillo o en los ligamentos del tobillo. El dolor en el empeine también podría ser causado por la artritis de la articulación subastragalina. Es posible desarrollar artritis en la articulación subastragalina (la articulación justo debajo de la articulación del tobillo) si hay una deformidad del pie plano asociada. Esto se debe a que un pie plano severo demuestra una angulación anormal del hueso del talón, lo que puede provocar un pinzamiento lateral de la articulación subastragalina.

Fracturas por estrés

​Una fractura por estrés, o una pequeña grieta, en el quinto hueso metatarsiano (el hueso largo justo debajo del dedo pequeño del pie) puede producir dolor en el empeine. A diferencia del dolor artrítico, el dolor de pie debido a una fractura por estrés suele ser un dolor de aparición lenta que empeora a lo largo del día.

Esto es común en personas que están de pie durante largos períodos de tiempo o que realizan ejercicios de alto impacto que implican saltar o correr. También es más frecuente en pies de arco alto.

Tendinitis de los peroneos

El dolor en el empeine podría estar relacionado con la tendinitis peronea, es decir, la inflamación en el tendón peroneo. Este tendón se extiende desde la parte exterior de la pierna hasta un hueso en la parte inferior del pie, y el dolor puede ocurrir en cualquier parte del tendón. Sin embargo, el dolor ocurre con mayor frecuencia detrás del hueso del tobillo exterior y la parte exterior del pie.

La tendinitis peronea tiende a desarrollarse en los corredores, especialmente en aquellos que no cambian sus zapatillas con la frecuencia suficiente o que aumentan el kilometraje o el ritmo demasiado rápido.

Bursitis

La bursitis podría ser la fuente del dolor en el empeine. Esto ocurre cuando una bursa, un saco de líquido ubicado alrededor de las prominencias óseas (es decir, áreas donde los huesos están cerca de la superficie de la piel), se inflama. La bursitis puede ocurrir en la parte superior del pie, alrededor de la base del dedo pequeño.

Algunas personas pueden formar una bursa inflamada en esta área debido a zapatos incómodos que rozan el pie e irritan la prominencia ósea.

Nervios pinchados

Si el dolor del empeine se acompaña de hormigueo o entumecimiento, es posible que tengamos un nervio pinzado. La compresión del nervio sural, que corre por la parte exterior de la pierna hasta los dedos de los pies, puede causar dolor en la parte lateral del pie, hormigueo o incluso entumecimiento temporal en la parte lateral de la pierna y el pie, lo que se denomina neuropraxia. La compresión del nervio sural podría deberse a una lesión directa o al uso de un yeso si el yeso está apretado alrededor del área de la pantorrilla.

Además, los nervios pellizcados en la espalda por hernias discales (que involucran específicamente L5) también pueden causar dolor en la parte superior del pie. En este caso, el dolor generalmente comienza en la parte inferior de la espalda y se irradia hacia la parte inferior de la pierna.

Esguince de tobillo

A veces, es solo un simple esguince de tobillo lo que inicia el dolor en el empeine. La mayoría de las veces, la lesión causa dolor en la parte superior del pie porque el tobillo se tuerce hacia adentro y se tuercen los ligamentos.

En muchos casos, los esguinces de tobillo involucran el ligamento peroneoastragalino anterior, el ligamento lateral más corto (y el más comúnmente lesionado). Los esguinces recurrentes en el lateral del tobillo pueden causar inestabilidad crónica del tobillo, lo que puede afectar el equilibrio.

Síndrome cuboide

Un problema con el cuboides, un pequeño hueso en la parte exterior del pie, podría estar provocando dolor en los dedos de los pies. El síndrome cuboide es la dislocación parcial del hueso cuboides en el pie, que es causada por una lesión en los ligamentos circundantes. Cuando hay un desgarro en estos ligamentos, el cuboides puede moverse hacia arriba, causando dolor en la parte exterior del pie.

Esta es una condición difícil de diagnosticar y, normalmente, se diagnostica erróneamente como un esguince de tobillo o una tendinitis peronea.

Juanete de sastre

Aunque la mayoría de los juanetes están situados junto al dedo gordo del pie, el juanete de sastre, también conocido como juanete, puede desarrollarse en la parte externa del pie y generar dolor. Esto sucede cuando una persona tiene una deformidad genética en el pie, lo que hace que se forme un juanete cerca del empine.

El dolor del juanete de sastre varía desde un dolor crónico hasta un dolor agudo, y también suele haber hinchazón y enrojecimiento en la zona.

dolor empeine tratamiento

Diagnóstico

Si el dolor de empeine es persistente y dura más de una semana a pesar del tratamiento en cada, se debe hacer una visita al médico. También debemos llamar al médico si el dolor es lo suficientemente intenso como para impedirnos caminar, o si tenemos ardor, entumecimiento u hormigueo en el pie afectado.

El médico nos preguntará sobre cualquier otro síntoma y las posibles formas en que el pie podría haberse lesionado. Es posible que nos pregunten sobre la actividad física y cualquier lesión anterior en los pies o tobillos. Luego, el médico examinará el pie. Es posible que presionen diferentes zonas del pie para ver dónde siente dolor. También pueden pedir que caminemos y hagamos ejercicios como girar el pie para evaluar el rango de movimiento.

Para evaluar la tendinitis extensora, el médico pedirá que flexionemos el pie hacia abajo y luego intentar levantar los dedos mientras resistimos. Si sentimos dolor, es probable que la causa sea tendinitis extensora. Si el médico sospecha que tenemos un hueso roto, una fractura o un espolón óseo, pedirá una radiografía del pie.

Tratamientos

Como nuestros pies soportan todo el peso de nuestro cuerpo, una lesión leve podría convertirse en una más extensa si no se trata. Buscar tratamiento inmediato si sospechamos que una lesión es importante. La mayoría de las causas de dolor en la parte superior del pie son altamente tratables, pero deben tratarse antes de que el dolor y la lesión empeoren.

  • Artritis. La artritis del tobillo y subastragalina podría tratarse con medicamentos antiinflamatorios (AINE), inmovilización con vendajes y ocasionalmente inyecciones de esteroides localizadas. Las ortesis también pueden ofrecer alivio. Las ortesis personalizadas ayudan a mantener una posición óptima del hueso del talón y, por lo tanto, impactan en la alineación subastragalina y del tobillo. La cantidad de soporte para el arco y la corrección en las ortesis la determina un podólogo usando imágenes de rayos X y análisis de la marcha.
  • Fracturas por estrés. Para tratar las fracturas por estrés, es importante modificar la actividad durante la curación del hueso, que es de seis a ocho semanas. Se aconseja mantener el pie inmovilizado en un andador CAM (movimiento controlado del tobillo) o en una bota para caminar durante aproximadamente tres semanas. Además, los aparatos ortopédicos personalizados con una modificación específica llamada almohadilla metatarsiana distal podrían ser útiles para evitar que la fractura por estrés vuelva a ocurrir. La almohadilla del metatarsiano descarga el hueso metatarsiano para disipar la presión de la cabeza del metatarsiano y el cuello del metatarsiano.
  • Tendinitis. Se aconseja un período de descanso, aplicación de hielo, compresión y elevación durante una semana. Después es posible que también queramos usar un aparato ortopédico o usar cinta de kinesiología para obtener apoyo continuo. Una vez que se reduce la inflamación (generalmente dos semanas), es importante estirar y fortalecer el tendón nuevamente. El fortalecimiento del empeine se puede hacer en casa con ejercicios que involucren un theraband (para resistencia) o en fisioterapia si el dolor continúa.
  • Bursitis. La bursitis se trata eliminando el irritante que hace que se forme la bursa. Por ejemplo, la solución puede ser tan simple como cambiarse los zapatos. Ocasionalmente, la bursa se puede hacer más pequeña y sin dolor con una inyección de esteroides localizada y almohadillas alrededor de la bursa. Los AINE también podrían ayudar con el dolor y la inflamación.
  • Nervios pinchados. La compresión del nervio sural debería resolverse por sí sola con el tiempo. La terapia con láser, una forma de terapia de luz de alta potencia, puede ayudar a que la compresión del nervio se resuelva más rápido. Si el dolor de la parte lateral del pie se origina en nervios pellizcados en la espalda, deben tratarse localmente ya que esa es el área donde la señal nerviosa se ve comprometida.
  • Esguince. Si tenemos un esguince, aplicaremos descanso, hielo, compresión y elevación en las primeras 48 horas de la lesión. Esto debería reducir significativamente los síntomas de malestar. Si el dolor continúa, puede haber un desgarro o una lesión más importante.
  • Síndrome cuboide. Dependiendo de la gravedad de la lesión, el tratamiento puede tener un período de inmovilización en una bota para caminar. En casos más severos, puede ser necesario volver a colocar el cuboides en su sitio bajo anestesia local.
  • Juanete. El tratamiento conservador implica modificar el calzado (específicamente, cambiar a zapatos más anchos), medicamentos antiinflamatorios tópicos y orales, fisioterapia e inyecciones de esteroides localizadas. Cuando falla el tratamiento conservador, se debe considerar la corrección quirúrgica del juanete, que consiste en cortar el hueso y moverlo a la posición adecuada.
¡Sé el primero en comentar!