Una de las lesiones más debilitantes que puede sufrir un deportista es la del ligamento cruzado anterior. Siempre requiere intervención quirúrgica y varios meses de rehabilitación, por lo que tanto el rendimiento deportivo como la calidad de vida se verá afectada de manera negativa. Las deportistas, concretamente, tienen entre cuatro y seis veces más probabilidades de sufrir una lesión en el ligamento cruzado anterior frente a los hombres. Existen diferentes teorías que van desde factores físicos (ancho de la pelvis) hasta factores psicológicos (tendencia al sobreentrenamiento y una alimentación inadecuada).

¿Cómo influyen las hormonas del ciclo mesntrual?

Y, por supuesto, el ciclo menstrual también ha sido considerado como uno de los factores más contribuyente. Además de representar una diferencia obvia entre hombres y mujeres, las hormonas involucradas en el ciclo (estrógeno, progesterona y relaxina) afectan en el tono muscular y la laxitud articular.
¿Pero cómo influyen estas hormonas y cómo pueden evitar las lesiones? Es muy difícil de averiguar una respuesta exacta, pero una investigación analizó trece estudios diferentes sobre el efecto del ciclo menstrual en la laxitud de las articulaciones y las lesiones del ligamento anterior cruzado. Ocho de los estudios encontraron una correlación entre el ciclo menstrual y la susceptibilidad a esta lesión, pero los otros cinco no tuvieron evidencias. Así que sigue sin quedar muy claro.

¿Afectan los anticonceptivos?

En otra investigación se encontró una evidencia clara de que una activación desproporcionada de los cuádriceps, en relación con los isquiotibiales, podría reducir la estabilidad de la articulación de la rodilla. Es decir, inestabilidad.  El uso de anticonceptivos a base de hormonas, que suele reducir las fluctuaciones cíclicas en los niveles hormonales, podría disminuir esta inestabilidad. Las razones aún no están claras, pero la correlación entre la proporción de cuadriceps e isquiotibiales y la estabilidad de la rodilla deberían tratarse con inteligencia para realizar unas rutinas de entrenamiento que busque el equilibrio entre ambos músculos, y se reduzcan las lesiones de rodilla.