La muñeca es una de las articulaciones que más dolor presenta cuando realizamos flexiones. Aunque en algunas ocasiones indique que puede ser una lesión, lo más normal es que sea un error de la posición. La buena noticia es que para evitar ese dolor, tan solo tendrás que corregir los errores que a continuación te contamos.

Evalúa cómo realizas flexiones

¿Dónde están tus manos posicionadas? ¿Y en relación a tus hombros?
¿Dónde están colocados tus codos y hombros?
¿Qué pasa con las caderas, el tronco y la parte superior de la espalda?

Como ves, gran parte de nuestro cuerpo está implicado en la realización de flexiones.

Posición del tronco

La posición del tronco también influye negativamente en la presión sobre las muñecas. Tender a dejar caído el torso produce un balanceo en la columna y falta de fortaleza en las caderas, por lo que también se creara menos estabilidad en el core.

Tu cuerpo se debe levantar y bajar como si fuera un bloque. No puedes permitir que la espalda se balancee, ni que las caderas caigan hacia abajo. En caso de que no puedas evitar que esto pase, lo mejor es que hables con tu entrenador o busques una versión adaptada a tu capacidad.
Es posible que tengas que desarrollar fuerza antes de realizar flexiones.

flexiones

Posición de la mano

Cuando eres un novato, tiendes a poner las manos muy abiertas y demasiado lejos del pecho (normalmente, a la altura de la cabeza). También, fallas en tener los dedos y la palma demasiado relajada, incluso hay personas que giran las manos a la vez que hacen las flexiones. Todo esto provoca tensiones innecesarias en la muñeca, y afecta de manera negativa.

Para evitar el dolor de muñeca por culpa de la posición de la mano, debes mantenerlas a la altura de los hombros y cerca de tu pecho. Colocar las manos delante o detrás del hombro, aumentará la presión sobre ellas.
Ten en cuenta también, que las manos deben apuntar hacia delante y estar en completo contacto con el suelo. Evita que exista hueco en la palma y no levantes los dedos.

Posición del codo

Otro fallo común cuando realizamos flexiones es extender los codos hacia fuera. Las personas que no suelen realizar este tipo de ejercicio, suelen encontrarse más fuertes en esta posición ya que les ayuda a compensar las debilidades. El problema es que tener los codos hacia fuera puede provocar dolores en las muñecas, además de lesiones en el codo y hombro.

Recuerda que las manos deben estar debajo de tus hombros y cerca del pecho. Los codos deben tener una flexión aproximadamente de 45 grados, y nunca extendido hacia los lados.

Si aun así sientes dolor en la muñeca…

Si aun así, después de haber corregido esos errores, sigues presentando molestias en las muñecas, es posible que se deba a una falta de amplitud en el movimiento o a debilidad.
Lo mejor será que acudas a un fisioterapeuta para que te evalúe.