Aproximadamente el 80 por ciento de los adultos experimentarán dolor de espalda durante su vida. Desafortunadamente, cuando el dolor se agrava por el movimiento excesivo y no se puede resolver con métodos no quirúrgicos, puede ser necesaria la fusión vertebral.

Aunque parece que una fusión vertebral lumbar puede ser el final de tus días activos, aún puedes llevar un estilo de vida activo cuando haces ejercicio y fortaleces todo tu cuerpo, especialmente tus abdominales.

La clave es asegurarte de que estás realizando ejercicios que no harán más daño que bien y hacerlos con la ejecución adecuada.

¿Cómo funcional la fusión vertebral lumbar?

El propósito de una fusión vertebral es limitar el movimiento entre los segmentos de la columna que se mueven demasiado. Después de la cirugía, puedes tener problemas con el movimiento a través de la columna vertebral, así como con muchos ejercicios abdominales conocidos.

El problema es que la columna se moverá más fácilmente por encima y por debajo de la fusión, lo que puede provocar dolor y/o lesiones en esos segmentos.

Con eso en mente, los mejores ejercicios abdominales para aquellos con una columna fusionada son los ejercicios de estabilización. Estos movimientos desafían a la musculatura para evitar el movimiento en toda la columna vertebral, en lugar de producirla. Desafortunadamente para algunos, esto elimina los favoritos tradicionales como el crunch, el giro ruso y los giros laterales. Pero hay muchos otros ejercicios para reemplazar estos viejos recursos.

Ejercicios abdominales después de la fusión vertebral

Reforzar una posición sólida y estable desde una alineación neutral debería ser el objetivo general cuando se realizan ejercicios abdominales después de la fusión espinal. Un buen comienzo es reemplazar los ejercicios de flexión y extensión de la columna vertebral, como los abdominales y los «superman», con ejercicios de anti-extensión y anti-flexión, como las variaciones de la tabla.

Además, reemplaza los ejercicios de torsión y flexión, como los giros rusos y los crunch de bicicleta, con ejercicios como press de banda antirrotación y cortacables o elevaciones. Trabajar los abdominales desde una postura estable con el objetivo de prevenir el movimiento es clave.

Los siguientes ejercicios son ejercicios de entrenamiento abdominal propicios para una fusión vertebral lumbar, pero solo cuando se realizan de manera correcta y segura.

Queremos que quede claro que este no es un programa destinado a rehabilitar a nadie de un procedimiento de fusión espinal. Siempre asegúrate de obtener la aprobación de tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios después de una cirugía de columna.

Ejercicios anti-extensión

Tabla de antebrazo

Desde los antebrazos, mantén los pies juntos y los dedos de los pies en el suelo. Involucra a tu core imaginando tirando de una cremallera invisible hacia tu caja torácica. Mantén esta posición sólida mientras levanta las caderas hacia el techo.

Debes ser «largo y fuerte» desde los talones hasta la punta de la cabeza. Aguanta esta posición durante 15 a 30 segundos dependiendo de tu estado físico actual. Repite dos o tres series.

Puente de glúteo

Aunque este es un ejercicio que se usa principalmente para activar los glúteos, también refuerza una buena posición pélvica a través de los músculos abdominales. Al hacer un puente, la parte baja de la espalda se arqueará si los abdominales no están comprometidos; el objetivo es evitar que esto suceda.

Comienza desde una posición supina con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Logra una ligera inclinación hacia atrás de las caderas usando tus abdominales.

Manteniendo la cadera en una buena posición, levanta a través de tus talones y usa tus glúteos para cerrar las caderas del suelo. Aguanta esta posición durante dos segundos antes de volver a bajar al suelo. Repite de dos a tres series de ocho a 10 repeticiones.

Ejercicios antirrotación

Press antirrotación

Desde una posición atlética de pie, con los abdominales contraídos, las caderas ligeramente hacia atrás y las rodillas ligeramente flexionadas, coloca un cable o banda para que esté a la altura del pecho y párate al lado del cable o la banda.

Lleva el asa del cable/banda al centro de tu pecho. Sin que el cuerpo gire o la parte baja de la espalda se arquee, aleja el asa del pecho y mantenla en el rango final durante un segundo o dos.

Vuelve a colocar el mango en la posición inicial y repite de ocho a 10 repeticiones. Realiza dos o tres series mirando hacia cada dirección, teniendo en cuenta que debe sentir el ejercicio trabajando en los abdominales ya que evita que tu cuerpo se desvíe de la posición inicial.

Corte diagonal con cable de pie

Usando un juego de cables en una posición alta y el accesorio de la cuerda en la posición larga, agarra la cuerda. Con el cable perpendicular a tu cuerpo, ponte en una posición de media sentadilla.

Aprieta tus abdominales y jala la cuerda a través de tu cuerpo en un ángulo descendente de 45 grados para que las manos terminen en el costado de tu rodilla hacia abajo cerca de tu bolsillo. Todo el tiempo se enfoca en evitar que el cuerpo gire o que la parte baja de la espalda se arquee. Repite dos o tres series de ocho a 10 repeticiones mirando hacia cada dirección.