El dolor de hombros es uno de los más frecuentes. A diario, soportamos peso, pasamos horas en la misma postura, nos movemos continuamente y nos tensamos. Integrar una serie de ejercicios evitarán que al final del día sientas dolor en esta zona.

Los hombros permiten un elevado rango de movimiento lo cual nos da amplitud, pero resulta una zona vulnerable. Los hombros soportan muchas cargas y es natural que acabemos sintiendo molestias. Los siguientes ejercicios, te ayudarán a aumentar la flexibilidad de la zona, y a fortalecer la musculatura que la rodea.

3 Ejercicios muy eficaces para mejorar la zona y aliviar al dolor

Fortalece la zona

Siéntate en una silla o taburete. Mantén la espalda estirada y la mirada al frente. Apoya las plantas de los pies en el suelo y separa las piernas a lo ancho de las caderas. Sitúa las palmas de tus manos detrás de la cabeza y atiende a tu respiración.

  • Inclina el tronco a la derecha sin cambiar la orientación de tus hombros. Realiza 10 repeticiones y cambia de lado. Entre ambos lados puedes relajar los brazos para que no se tensen.

Incrementa tu flexibilidad

En posición de cuadrupedia separa las piernas a la altura de las caderas, y los brazos a la anchura de los hombres. Mantén la espalda estirada y céntrate en no curvar la columna en la zona lumbar.

  • Toma aire y lleva la mano derecha hacia el cielo. Observarás cómo tu tronco se deja llevar y tu mirada acompaña a la mano. Aguanta 5 segundos, vuelve a la posición inicial y cambia de lado. Realiza 8 repeticiones con cada brazo. Puedes realizarlo de forma alterna.

Libera tensiones

Sentada sobre una silla o taburete, con las plantas de los pies apoyadas en el suelo, las rodillas forman un ángulo de 90 grados. La espalda está estirada y la mirada al frente. Los brazos están extendidos hacia delante y separados a la anchura de hombros. Las palmas de las manos se miran.

  • Toma aire, y al soltar lleva el tronco hacia tus piernas, al mismo tiempo que tus brazos bajan a rozar el suelo y continúan el movimiento hacia atrás. En esta posición tus brazos quedan extendidos hacia atrás con las palmas de las manos hacia arriba, y tu tronco lo más pegado posible a tus piernas. Toma aire de nuevo, y deshaz el movimiento. Haz 8 repeticiones y descansa.