Las lesiones en las costillas pueden ser muy dolorosas. La subluxación en este sitio, también llamada síndrome de costilla deslizante, ocurre cuando una costilla se disloca parcialmente. El yoga puede ayudar con la subluxación de las costillas de dos maneras: reduciendo el estrés causado por la lesión y estirando y fortaleciendo los músculos que sostienen estos huesos.

Yoga para mejorar la subluxación de las costillas

Tus costillas tienen músculos entre ellas, llamados intercostales. Las posturas de yoga estiran estos músculos tanto en la parte delantera como trasera de la caja torácica, así como los músculos del abdomen, la espalda y los hombros que también se conectan con las costillas.

Pose de la cobra

La postura de la cobra estira el pecho, los pulmones, los hombros y el abdomen.

Acuéstate boca abajo en el suelo. Estira las piernas hacia atrás y coloca las manos planas en el suelo debajo de los hombros con los codos pegados al cuerpo. Presiona la parte superior de los pies y los muslos firmemente contra el suelo. Mientras inhalas, estira los brazos para levantar y estirar suavemente el pecho del suelo.

Aprieta los omóplatos y empuja suavemente las costillas laterales hacia delante. Aguanta la postura durante 15 a 30 segundos mientras respiras lentamente. Vuelve a la posición inicial durante una exhalación.

Postura extendida del cachorro

La postura extendida del cachorro estira los músculos de la espalda y los hombros unidos a una o más costillas. Estos músculos pueden doler debido a la subluxación de las costillas.

Empieza a cuatro patas. Camina lentamente con las manos mientras estiras el pecho hacia el suelo, manteniendo las caderas sobre las rodillas y los brazos separados a la altura de los hombros. Mientras exhalas, presiona las manos hacia abajo, estirando los brazos hacia delante mientras tiras de las caderas hacia los talones. Asegúrate de que tus codos no toquen el suelo.

Coloca la frente en el suelo y relaja el cuello, sintiendo el estiramiento en la columna. Mantén esta postura durante 30 segundos o un minuto. Al exhalar, camina con las manos hacia dentro y vuelve a la posición de rodillas.

Gato/Vaca

Las posturas del gato y la vaca se pueden realizar individualmente o combinadas en un ejercicio alternando entre las dos posturas. La postura del gato estira la parte posterior de la caja torácica, mientras que la postura de la vaca se enfoca en la parte frontal de tu pecho.

Empieza a cuatro patas con las manos alineadas con los hombros y las rodillas alineadas con las caderas. Respira, luego, mientras exhalas, arquea la espalda hacia el techo y lleva suavemente la barbilla hacia el pecho. Esta es la pose del gato.

Mientras inhalas, muévete a la postura de la vaca bajando el vientre hacia el suelo y mirando hacia el techo. Alterna estas posturas durante cinco respiraciones lentas.

Estira con precaución

Aunque el yoga puede ser beneficioso para la subluxación de las costillas, estirar demasiado puede empeorar la lesión. Realiza posturas de yoga en una posición que produzca estiramientos o tirones suaves, pero no dolor, en las costillas y los músculos circundantes.

Consulta a un médico para obtener un diagnóstico preciso si tienes dolor en el pecho. En algunos casos, puede ser un signo de una afección potencialmente mortal, como un ataque cardíaco.