El estilo de vida sedentario que muchos llevan, a pesar de ser activos en el resto del día, provoca malas posturas y dolores de espalda. Si eres asiduo a entrenar, habrás notado en alguna ocasión que la movilidad de la columna no era lo apta que esperabas.
Mantener una posición encorvada por estar varias horas sentados o practicar deportes de contacto (donde la postura es defensiva y apretada), favorecerás a que tu espalda y hombros alteren su posición natural.

Cuando nuestro cuerpo se ve sometido a estrés durante un período determinado, entenderá ese estrés como algo normal y realizará cambios posturales. Por ejemplo, si nos sentamos con los hombros hacia delante y la parte alta de la espalda inclinada, el cuerpo se terminará adaptando a esa posición.
Es evidente que la postura humana ha evolucionado a peor por el uso constante de teléfonos móviles, que nos hacen adoptar una posición hacia delante y con la cabeza baja. Tu cuello se tensa de forma antinatural (pudiéndose incluso deslizar hacia delante) y se llega a un acortamiento de los músculos.

Además, los dolores de cabeza suelen estar provocados también por malas posturas. Si quieres combatir todos estos problemas posturales, te enseñamos 3 ejercicios con kettlebell. El foam roller o los masajes son una buena opción, pero con las pesas rusas estaremos fortaleciendo la musculatura a la vez que corregimos la postura.

Corrige la postura con ejercicios de Kettlebell

Ejercicio 1: The Arm Bar

Para realizarlo correctamente, te aconsejo que no quites la mirada de la kettlebell durante el ejercicio.
Estamos ante un movimiento bastante importante para estabilizar la cintura escapular. El peso y la posición de la pesa hacen que los músculos que rodean el hombro y el brazo se contraigan. Esto crea fortaleza y coordinación de los músculos, beneficiándote en gran medida.

Ejercicio 2: Bent Arm Bar

Vas a partir de una posición incómoda, por lo que no te aconsejo que uses una kettlebell con un peso alto.
En este ejercicio se creará una contracción coordinadas en los músculos intercostales, paravertebrales y musculares de la pelvin, además de otros músculos intrínsecos.

Cuando extendemos el codo, se contraen los músculos superiores del brazo. El bíceps y el tríceps se equilibran entre sí y los estabilizadores del hombro se contraen para mantener el equilibrio de la pesa. Es decir, una gran cantidad de músculos se ven implicados en contracciones isométricas y concéntricas; primero para mover la pesa hacia arriba y luego para mantenerla.

Ejercicio 3: Half Kneeling Bent Arm Bar

Vuelve a tener en cuenta los consejos anteriores de mirar siempre la pesa y no escoger una de demasiado peso.

Al cambiar la posición y los puntos de apoyo, el equilibrio es totalmente un nuevo desafío para tu cuerpo. Tus pies, las caderas, los muslos y los brazos se someten a un entrenamiento de propiocepción. La mayor diferencia entre este ejercicio y los otros dos anteriores es la implicación del core, ya que casi todos los músculos harán lo posible por mantener controlada la pesa rusa.

Los músculos de la parte inferior de la pierna aumentarán la estabilidad del tobillo y la rodilla, además de fortalecer los músculos intrínsecos del pie. Los músculos de la parte interna del muslo se engancharán para mantener la pelvis centrada y la contracción isométrica de los músculos de la mano que tenemos apoyada en el suelo, involucrará a la musculatura hasta el cuello.