Ser una persona deportista es idóneo para gozar de una buena salud, pero realizar malas técnicas de entrenamiento puede formar algunos puntos gatillo en tu musculatura. El sobre entrenamiento, las malas posturas o los tirones puedes desembocar en problemas musculares que tan solo podrá tratar un fisioterapeuta. Cuando acudas a su consulta y te diga «tienes un punto gatillo» deberías saber a qué te enfrentas. ¿Qué son realmente? ¿Puede aliviar el dolor un medicamento? ¿Cómo se trata? A continuación te lo contamos todo sobre esta molestia muscular.

¿Qué son los puntos gatillo?

Los puntos gatillo (trigger points en inglés) son «nudos» que se forman en los músculos y que, dependiendo de su ubicación, pueden generar dolor o problemas en una zona diferente a la que están ubicados. Es decir, cuando pinzamos en un punto gatillo, el dolor puede radiar a otras zonas del cuerpo o crear espasmos. No es igual que los nudos musculares que tan solo duelen en el punto en el que se encuentran.
Existen dos tipos de puntos gatillo: activos y latentes. Los activos son los que causan dolor estando en reposo y los latentes no causan dolor aparentemente, pero sí pueden debilitar el músculo o limitar el movimiento.

David G. Simons y Janet G. Travell fueron dos profesionales que investigaron a fondo este tipo de problema muscular y por qué aparecían sin saber la causa. Ambos definieron los puntos gatillo como un «punto hiperirritable en un músculo esquelético». Aquellos que son miofasciales suelen estar presentes en situaciones con dolor crónico y agudo.

Además, puede ser posible que estés sufriendo dolor en alguna zona de tu cuerpo y no caigas en la cuenta de que se debe a un punto gatillo de otra parte alejada. Por ejemplo, un punto gatillo en el glúteo puede radiar dolor en la rodilla, lumbar, isquiotibiales e, incluso, puede confundirse con una hernia.
Sin duda, el principal problema de los puntos gatillo es que afecta a otros músculos, haciéndolos trabajar en exceso para equilibrar la debilidad.

¿Cómo localizarlos?

Los doctores Travell y Simons crearon una especie de mapa con los puntos gatillo, porque se dieron cuenta de que se suelen repetir en determinadas zonas. En la imagen de abajo podrás ver las zonas más comunes donde aparecen estos y el radio por el que tiende a disparar el dolor o debilidad. Es complicado determinarte tú mismo un punto gatillo, sobre todo si no tienes conocimiento al respecto. Por eso es siempre recomendable acudir a un fisioterapeuta que determine tu caso y lo trate.

Resultado de imagen de puntos gatillo mapa

¿De qué manera se pueden quitar los puntos gatillo?

Ahora que ya conocemos las zonas más habituales donde se presentan los puntos gatillo, querrás saber cómo se pueden eliminar. Por suerte, existen diferentes maneras para eliminarlos, tanto de manera autónoma como con la ayuda de un profesional. La aplicación en frío, los masajes o la punción en seco pueden ser muy buenos remedios. Antes de erradicar cualquier síntoma, es importante que conozcamos la causa, por lo que siempre deberíamos contar con la opinión de un experto.

Hay quienes prefieren evitar su aparición realizando ejercicios con foam roller y haciendo estiramientos después de entrenar.