Los Foam Roller (rodillos de espuma) son una herramienta eficaz de rehabilitación y entrenamiento, disponibles en una variedad de tamaños, materiales y densidades. Los ejercicios diarios de cuello con rodillo de espuma facilitan la alineación postural del cuello y alivian el dolor al concentrarse en los nudos o bandas apretados dentro de los músculos del cuello.

Algunos ejercicios de cuello con este material que puedes probar incluyen ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y estabilidad del cuello uterino, así como automasaje y liberación miofascial.

Causas del dolor de cuello

Puede haber una variedad de causas para el dolor de cuello, incluidos hábitos diarios como mirar un teléfono inteligente o una pantalla del ordenador o sentarte mal mientras estás sentado. Mirar hacia abajo y redondear los hombros obliga a que el cuello se flexione hacia adelante.

Con el tiempo, este movimiento repetitivo puede causar dolor de cuello crónico. En tales casos, el foam roller permite la liberación miofascial de la fascia, la capa delgada de tejido conectivo que rodea los músculos y otras estructuras corporales.

Ten en cuenta que el rodillo de espuma debería ser un poco incómodo pero no demasiado doloroso. Si siente un dolor significativo mientras rueda la espuma, o si tu dolor de cuello ha durado más de una o dos semanas sin mejorar, visita a un fisioterapeuta para una evaluación completa. Puede haber otras causas más graves de dolor de cuello que requerirían un diagnóstico y atención médica adecuados, como artritis, espolones óseos en el cuello, rotura de discos espinales, fracturas, escoliosis y lesiones por latigazo cervical.

Ejercicios de cuello con Foam Roller

Si tu dolor de cuello está en la parte posterior, recuéstate boca arriba y coloca el foam roller de lado debajo del cuello. Mantén la cabeza erguida y levanta las caderas del suelo lentamente hasta que todo tu peso esté sobre los músculos del cuello. Es posible que desees girar la cabeza lentamente de un lado a otro para que el rodillo golpee el tejido muscular, no el hueso.

Muy poco movimiento real está involucrado con el cuello; más bien, el rodillo se coloca debajo de un lugar sensible o anudado y la presión en ese lugar aumenta gradualmente, permaneciendo allí hasta que se suelta, pero no más de un minuto. Para moverte más alto, levanta el cuello del rodillo y vuelve a colocarlo justo encima del punto anterior.

Para el lado de tu cuello, acuéstate de lado y coloca el rodillo de lado debajo del cuello. Nuevamente, levanta lentamente las caderas hasta que la mayor parte de tu peso esté en el costado del cuello. Detente si la zona te duele demasiado y solo coloca el peso en el cuello que te resulte cómodo. Asegúrate de hacerlo en ambos lados para mantener el equilibrio.

Rota los hombros y la parte superior de la espalda

La rigidez o el redondeo de los hombros y la parte superior de la espalda pueden irradiarse hacia el cuello. Coloca el rodillo de espuma en el suelo y siéntate en un extremo. Recuéstate de manera que el rodillo quede debajo de la columna vertebral a lo largo, en una dirección paralela. Rueda lentamente de lado a lado sobre el rodillo mientras mantienes un vaso de agua imaginario en tu estómago sin derramarlo.

Aumenta gradualmente tu rango de movimiento a medida que te sientas más cómodo y equilibrado. Concéntrate en los músculos entre los omóplatos y hasta la base del cuello hasta que encuentres los nudos y luego extiéndelos. Girar la cabeza en la dirección opuesta al movimiento de la pelvis permitirá un estiramiento adicional de los músculos del cuello.