El otro día estaba sentada en el vestuario de mi gimnasio y observé como un grupo de chicas se reía de una mujer que se estaba calzando unas zapatillas especiales de spinning. Fuera aparte del bochorno infantil, me hizo pensar que esas chicas se reían por desconocimiento. ¿Sabes por qué hay un calzado especial para ciclo indoor? No importa si no asistes a clases dirigidas de este tipo, te vendrá bien conocer el funcionamiento de estas zapatillas automáticas. ¡No es solo cuestión de estética!

Las primeras clases de spinning o ciclo indoor son un caos, tienes que procesar demasiada información y te costará ubicarte. No consiste en subirse a una bicicleta y pedalear como si no hubiera un mañana. A pesar de parecer muy mecánico y automático, tu rendimiento dependerá de pequeños detalles, así que estate muy atento.

¿Por qué usar zapatillas automáticas de spinning?

Una de las partes más fundamentales de este tipo de clases son los pedales. Es la zona (junto el manillar) que nos permite un contacto directo con la bicicleta. Nuestros pies ejercen cierta presión durante el movimiento, por lo que la posición de tus zapatillas no debería variar de una sesión a otra.
Es por eso que en la mayoría de bicicletas de spinning, los pedales son rastrales para que cualquiera pueda encajar su pie lo más preciso posible.

Sé que puedes sentirte ridículo andando con este tipo de calzado hasta llegar a la bicicleta, pero con la vergüenza no se come. Las zapatillas automáticas tienen una suela totalmente rígida y físicamente se parecen mucho a las de ciclismo.

Imagen relacionada

Al subirnos a la bicicleta, habrás notado que solamente apoyamos un tercio de la planta del pie sobre los pedales. La suela rígida ayuda a que el peso del cuerpo se distribuya de forma equitativa sobre toda la base del pie. Así, toda la fuerzas que ejerzas con las piernas se reparte por igual.
Si utilizas las mismas zapatillas que usas para correr, la suela se flexionará por la parte del talón y el peso se centrará en la zona del metatarso (el punto de apoyo con el pedal). Por lo que se perderá eficacia y energía en cada pedaleo, por no hablar de las molestias que surgirán después de varias clases de spinning.

Presta atención a las calas

Una vez superada la mini clase sobre por qué es necesario este tipo de calzado, te animo a que te fijes en la suela de las mismas. ¿Ves unos anclajes? Las zapatillas automáticas de spinning contienen una pieza metálica en la suela para anclarse con el pedal; tan solo tenemos que colocarlo y ajustarlo correctamente para rendir al máximo. Ese enganche se denomina cala.

No tengas reparo en pedirle al monitor de la clase que te enseñe a colocar las calas en los pedales y ajustarlas de manera adecuada. Al principio es un poco complejo pillarle el truco, pero nada es imposible. Las calas serán las encargadas de hacerte sentir un mayor esfuerzo en los gemelos, dependiendo de su están atrasadas o adelantadas.
Es muy importante que estén colocadas perfectamente para evitar cualquier tipo de lesiones en la clase de spinning; ten en cuenta que si no están bien montadas, forzarás tu posición y te colocarás en posturas que derivarán en lesiones.