Cuando realizas cualquier tipo de deporte, es necesario que calces unas zapatillas adecuadas para la actividad. Se habla mucho del impacto que tiene sobre las articulares, los músculos o los huesos, los entrenamientos de running, CrossFit o HIIT. En una sesión de entrenamiento estamos soportando repetidos golpes en el cuerpo que pueden provocar lesiones, dolores articulares o fatiga muscular; por lo que muchas personas piensan que usar zapatillas amortiguadoras es la solución.

Las empresas han sabido apreciar la línea de mercado abierta y han añadido unos “cojines” para reducir el impacto contra el suelo. Pero un reciente estudio asegura que estos amortiguadores son un poco placebo. Si bien los zapatos y aparatos ortopédicos son una manera eficaz de disminuir las lesiones, los amortiguadores incorporados en la suela de las zapatillas pueden no favorecer a nadie.

¿Ortesis o amortiguación?

Posiblemente no conozcas lo que es la ortesis. Con este término se refieren a los elementos externos aplicados al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales y corregir irregularidades.

La investigación examinó los datos de 18 estudios diferentes: siete en los que se involucraron plantillas que absorben los golpes, y once que usaban ortesis de calzado. En los siete primeros, ninguno pudo demostrar que las plantillas que absorben impactos, también ayudasen a reducir el riesgo de lesiones. De hecho, un estudio comprobó que los amortiguadores aumentaban el riesgo de lesiones.

En cambio, con ortesis se redujo visiblemente el riesgo de lesión. La ayuda ortopédica para los pies puede reducir la probabilidad de lesionarnos en hasta un 28%. También disminuye el riesgo de fracturas de pierna y rodilla en hasta un 41%. Pero no todo podía ser perfecto, no consiguen prevenir el dolor de espalda, ni las lesiones del tendón de Aquiles y ni el dolor de rodilla.

¿Entonces gastarse mucho dinero en amortiguación no sirve para nada?

Tampoco debemos llevarlo al extremo. Las zapatillas con amortiguación son resistentes por su material y podrán durante varios meses de entrenamiento. Cumplen a la perfección mantener los pies cómodos mientras haces deporte y, aunque no nos aseguren evitar las lesiones, la amortiguación te ayudará a reducir el dolor de pies.
Realmente no hay ningún motivo por el que no debas seguir usando zapatillas con amortiguación si te ha ido bien hasta ahora.

Pero, si estás pensando en comprarte unas, no vayas cegado a la zona con amortiguación o con plantillas amortiguadoras. Quizá deberías plantearte un par de zapatillas con menos drop, pero incorporar ortesis deportivas en el calzado. Sé que puede ser más caro, pero nos aseguraremos reducir el riesgo de lesiones.