Si eres de los que está pensando empezar a hacer deporte, seguro que te has planteado iniciarte en el running. Los beneficios de este deporte son innumerables, además de no depender de un horario prefijado por tu gimnasio. De ahí que sea, junto con el fitness y la natación, de los deportes más practicados del mundo.

Es muy importante que te equipes correctamente para el entrenamiento. Igual que no te planteas salir a correr en vaqueros, tampoco debes plantearte usar unas zapatillas que no sean adecuadas.

Descubre qué tipo de pisada tienes

¿Has ido a una tienda de deporte y te han preguntado qué tipo de pisada tienes? Es posible que no lo sepas, y para ello te aconsejo que te fijes en la suela de algún zapato que uses de forma habitual. Notarás que está más desgastado por la zona interna o externa del pie, aunque es posible que el desgaste sea homogéneo dado que tu pisada es neutra.

Los pronadores desgastan el interior de la suela debido a que el pie se hunde hacia dentro, mientras que los supinadores debilitan la parte exterior antes que cualquier otra zona de la zapatilla. Seleccionar un calzado acorde a tu pisada es fundamental debido al refuerzo que aportan para evitar lesiones de tobillo, rodilla o cadera, entre otros.

WeRunBarcelona

¿Qué zapatilla debo utilizar?

Si tu pie es neutro o pronador normal, puedes usar casi cualquier zapatilla puesto que no presentas una cavidad exagerada. Y aunque nosotros te recomendamos alguna que te proporcione estabilidad en tu arco del pie, la mayoría de los corredores con esta pisada prefieren una amortiguación neutra sin apoyo para lograr una sesación de mayor velocidad.

Si sufres de pies planos o con muy poca cavidad, se te denomina pisada sobrepronadora. Aquí sí necesitas una estabilidad dada por una suela doble y zonas de refuerzo para reducir esta pronación acentuada. Este tipo de zapatillas también son recomendables para corredores pesados o con una estatura alta.

Por último, si tienes un pie cavo, debes saber que tienes pisada supinadora. Decántate por una zapatillas de amortiguación neutra, ya que vas a necesitar una suela que despierte tu lado pronador. ¡Asegúrate de que no contiene ningún extra para controlar tu estabilidad para reducir la pronación!

Otros factores a tener en cuenta

Lógicamente es fundamentar centrar nuestra mira en los pies, pero hay que tener en cuenta otro tipo de factores como el sexo, el peso o la edad.

Ser hombre o mujer no sólo se diferencia en el diseño colorido de las zapatillas, sino en el peso y la estructura del cuerpo. Las mujeres presentan una pelvis más ancha que los hombres, esto afecta a la inclinación del femur y acaba siendo visible en la pisada. Por su parte, los hombres tienen un tamaño de pie mucho mayor y su peso suele ser más elevado. Por lo que nunca será lo mismo usar unas zapatillas que absorban el impacto de 55kg que el de 80kg.

Los pies son tu herramienta de entreno, pero también de tu día a día. ¡Cuídalos!