Imagina disponer de una pulsera cuantificadora con pantalla OLED, sensor de frecuencia cardíaca, medidor de pasos y distancias y una aplicación dedicada por apenas unos veinte euros. Esto es lo que ha ofrecido la firma china Xiaomi con su Miband 2, sucesora de una primera edición aún más barata (en torno a los 15 euros) pero sin pantalla. Hace unos meses llegó el órdago completo con el segundo modelo, el que se ha atrevido a colarse en los tops de ventas entre firmas reputadas como Garmin o Fitbit.

Por norma general, las pulseras cuantificadoras si bien se han ido democratizando y poniéndose a un precio más prudencial, lo cierto es que algunas firmas nos tenían acostumbrados a pagar precios por encima de los cien euros para hacernos con una pulsera medidora. Si bien su rendimiento es de diez, el gasto estaba en esas cifras. Y en eso llegó Xiaomi y reventó el mercado.

Chino no implica baja calidad

Muchos pensarán que la diferencia radical de precios entre la pulsera de Xiaomi y sus competidores hará que la calidad sea mucho menor, pero para nada ocurre esto. Y es que el producto de la firma china, si bien ofrece una imagen un tanto espartana y simple, es capaz de ofrecerte todo lo necesario para usarlo en tus actividades deportivas sin echar nada en falta.

Con resistencia al agua IP67, sensor de ritmo cardiaco, una pantalla de que si bien no es táctil ofrece una magnífica respuesta, y una correa plasticosa pero que se ve firme, por veinte euros no podemos pedir más. El producto saldría al mercado en julio de 2016, pero el mercado chino permite estas variaciones de precio. Si en sus inicios llegó a costar unos 50 dólares, ahora la podemos encontrar por veinte.

MiFit, el motor de la pulsera

El que haya usado en alguna ocasión una pulsera cuantificadora y disponga de una, sabe que la clave del funcionamiento no es tanto la pulsera como la aplicación que le acompaña y que tengamos que emparejar a nuestro teléfono. Y es que no es baladí que una pulsera mida tus tiradas, te las jerarquice y ofrezca datos interesantes de acuerdo a ella. En esto Xiaomi podemos decir que no está a la mano de los gigantes del sector, pero cuenta con una aplicación que da lo que promete.

Esta se llama MiFit, y entre sus beneficios encontraremos la posibilidad de medirnos el sueño,  vigilar nuestros recorridos o avisarnos de las notificaciones que vamos recibiendo (aunque no podamos observar desde la pulsera quien nos manda el imput). Con gráficas diarias, número de calorías quemadas o incluso mediciones por actividades determinadas, en esto la pulsera cumple, siempre pensando en el precio.

Quizá como déficit más importante de la banda estará el hecho de que la aplicación para iOS tenga que conformarse con tenerla en inglés, mientras que para Android la traducción al español pueda tener fallos e incoherencias. Nuestro consejo es dejarlo en inglés directamente. Para otras plataformas como Windows Phone ni está ni se le espera, pero es algo asumible.

Otro de los puntos negativos de la pulsera pueda estar en que el perfecto desempeño de la pulsera lo encontraremos con un terminal Xiaomi. En la actualidad, la firma china acaba de desembarcar en España, y en cuota de mercado, curiosamente ha vendido muchísimo sin ni siquiera vender de manera oficial. Pero el hecho está en que si no eres de Xiaomi, alguna que otra funcionalidad la perderás por el camino. Siendo sinceros, tampoco esto debe ser una queja muy amplia, ya que algo parecido pasa con iOS y el Apple Watch o con un Android Wear y ninguno de los dos nos cuesta veinte euros.

Conclusión: beginner, esta es la tuya

Pulsera cuantificadora de ejercicio

A modo de conclusión, creemos que la Miband 2 es una perfecta pulsera para comenzar a probarte con este tipo de wearables. Porque a su precio el resto de alternativas serán un desastre, y porque el resto del mercado no ofrece más por menos, sino más por casi cinco veces más.

Si eres un deportista asentado en usar pulseras, si quieres cómprala, pero a sabiendas de que contarás con una pantalla cortita en brillo y que solo se lee en vertical, un diseño sencillo y una aplicación que no termina de cuajar. Por lo demás, tus pasos, calorías y ritmo cardíaco estarán medidos, por lo que su cometido lo cumple.

El mercado chino parece convencido a meterse en esta guerra de la cuantificación deportiva, y uno de sus primeros órdagos lo ha hecho Xiaomi. Las ventas le están dando como claro vencedor, desde luego.