Desde hace unos meses, se ha creado una campaña para concienciar sobre los peligros del ictus, y cómo poder detectarlo a tiempo. Mediante el método F.A.S.T. (Face, Arms, Speech, Time – cara, brazos, habla y tiempo), podemos ser capaces de darnos cuenta si una persona está sufriendo un accidente cerebrovascular. Cuanto más tardía sea la detección, peores serán las secuelas.
Para evitar que los nervios nos jueguen una mala pasada, unos investigadores han creado la pulsera inteligente Rithmi. Mediante este wearable podemos detectar una fibrilación auricular para ayudar a prevenir un ictus en tiempo real.

Rithmi quiere ser un elemento indispensable para profesionales y particulares

Normalmente, las pulseras de actividad y los relojes inteligentes tienen la función de monitorizar la frecuencia cardíaca durante 24 horas al día, pero esto no es suficiente para detectar un posible problema cardiovascular. Este dispositivo ha sido ideado y desarrollado en su totalidad por la Comunidad Valenciana, y a día de hoy busca financiación para poder hacerse realidad.

Tras realizarse varias pruebas de control con pacientes del Hospital la Fe de Valencia, se estima que podemos tenerlo a disposición a finales de este año en España, y en 2020 en el resto del mundo. Es un wearable que ha contado con el apoyo de universidades, instituciones médicas y tecnológicas, además de recibir importantes ayudas de la Comisión Europea y ser uno de los proyectos finalistas de los Premios Innovación Fundación Mapfre.

A nivel mundial, la OMS estima que en el año 2050, la población denominante (46%) en el mundo será mayor de 65 años, y casi la mitad podría sufrir un ictus. La innovación, diseñada por un grupo de emprendedores y cardiólogos, aparece como un paso más en la prevención del ictus; un problema muy común en España (130.000 personas cada año), que además es la primera causa de mortalidad cardiovascular en la mujer y la segunda en el hombre.

Rithmi es un dispositivo que detecta arritmias en tiempo real mediante el empleo de una tecnología que utiliza un sistema de registro basado en la fotopletismografía. Concretamente, el sensor mide la intensidad de luz reflejada por la superficie de la piel y de los glóbulos rojos para determinar el volumen de sangre de un área específica en cada momento. Con estos datos recogidos, la herramienta obtiene una onda de pulsos del corazón para determinar en qué momento se produce cada latido del corazón.

Si quieres aportar tu granito de arena, la web oficial del dispositivo está esperando financiación.