En justo una semana dará el pistoletazo de salida el Tour de Francia 2019. Hay quienes usan la competición para echarse una siesta en verano, aunque es bastante interesante conocer todo lo que rodea a los ciclistas profesionales. Estoy segura de que te has fijado que existen diferentes maillots, y que en el podio vemos a cada uno con un color distinto. ¿Te has preguntado a qué se debe?

Existen cuatro maillots otorgados durante el transcurso del Tour de Francia cada año. La mayoría de los fanáticos del ciclismo saben que el que lleva el maillot amarillo es el líder de la carrera, ¿pero qué sabemos del verde, el blanco o el de lunares? Todos ellos también tienen un papel importante y significará muchísimo en la historia de ese deportista.

Maillot amarillo

Para la mayoría de amantes del ciclismo, el fabuloso maillot amarillo destaca por encima de cualquier otro, ya que se le otorga al ciclista que lidera la Clasificación General. Después de cada etapa, los expertos calculan quién tiene el tiempo más rápido en toda la carrera. El maillot se le designa al líder general, quien puede usarla en la siguiente etapa. Se basa en el tiempo, y no en los puntos, por lo que este maillot no tiene por qué ir necesariamente al ganador de esa etapa.

Quienes llevan este color son ciclistas completos y tácticos, con habilidades tanto en escalada como en contrarreloj. También deben mostrar suficiente fuerza para mantener el ritmo del pelotón, sobre todo cuando los equipos rivales trabajan juntos para dejar al líder con todas las posibilidades de ganar.

Maillot verde

El maillot verde lo lleva el líder de la Clasificación de Puntos. Los corredores pueden ganar estos puntos en los sprints que se encuentran en la etapa intermedia, aunque la mayoría se ganan al final de la etapa; concretamente, los primeros 10-25 ciclistas que la cruzan. La cantidad de puntos otorgados depende del perfil de la etapa del día, ya sea plano o montañoso.

Se le conoce como el maillot del velocista, pero se destina a ciclistas completos y consistentes. Es cierto que la mayoría de los puntos se obtienen al final de las etapas más planas (donde los velocistas pueden sacar lo mejor de sí), pero hay contrincantes que también apuestan por la persistencia para ganar más puntos.

Maillot de lunares

El maillot de lunares se le otorga al líder de la Clasificación de las Montañas, también conocido como el Rey de las Montañas. Los puntos en este caso se otorgan a los primeros corredores que llegan a la cima de las subidas designadas en cada etapa.

Las subidas del Tour de Francia se clasifican desde la categoría 1 (la más difícil) hasta la categoría 4 (la menos difícil). Existe una quinta categoría, la hors catégorie, que está reservada para las subidas más desafiantes. La cantidad de puntos depende de la dificultad de cada ascenso, aunque a veces las subidas más cortas o más suaves se unirán a una categoría más alta si están al final de una etapa.

Por supuesto, el ciclista que luce los lunares debe ser un fuerte escalador. Lo normal es que sean personas pequeñas y delgadas con salidas de alta potencia.

Maillot blanco

El maillot blanco lo luce el líder de la Clasificación General que tiene 25 años o menos. Es decir, va al ciclista más joven con el tiempo total más bajo. Para los más jóvenes y ambiciosos en la competición, ganar el maillot blanco es como ganar el amarillo.