¿Para hacer deporte es mejor ropa ajustada u holgada?

¿Qué es lo primero que hacemos cuando decidimos empezar una rutina de entrenamiento? Efectivamente, compramos ropa deportiva y qué compramos ¿ropa ajustada o suelta? Normalmente la ropa que vemos en las tiendas, y que suele ser la que compramos, tienden a ser prendas ajustadas. Sin embargo, también las hay que son holgadas y anchas, entonces, ¿cuál es la mejor opción?

Hay una explicación muy sencilla y lógica de por qué la ropa ajustada y apretada suele ser la más habitual, sobre todo para mujeres. Con esto no queremos decir que la ropa que es más suelta sea peor elección, simplemente es diferente y sirve para otras cosas.

¿Por qué es bueno usar ropa ajustada?

Recientemente se ha demostrado que elegir entre ropa ajustada o suelta puede marcar la diferencia. Al elegir una prenda de compresión, siempre respetando nuestra talla y que nos permita realizar movimientos libremente sin sentirnos incómodos, ayuda a los músculos a contenerse y no se dilatan permitiendo que el ejercicio sea más eficaz.

Asimismo, al usar prendas ajustadas, favorecemos el transporte de oxígeno por los músculos. Esto se traduce en tejidos musculares más oxigenados, con mejor riego sanguíneo y en un mayor rendimiento.

Por si todo esto pareciera poco, tener prendas ajustadas durante la práctica deportiva, nos ayuda a recuperarnos más rápido. ¿Cómo se consigue esto? Pues que los músculos, al estar bajo una prenda de compresión, reducen significativamente la inflamación, los dolores y mejora la flexibilidad.

Lo bueno de la ropa ajustada es que puede usarse en todas las modalidades deportivas si queremos, pero siempre respetando nuestra talla y nuestras necesidades físicas y médicas.

Una mujer saltando en un gimnasio

¿En qué deportes se usa ropa suelta?

A veces confundidos comodidad con deporte y las prendas que son sueltas no siempre nos proporcionan la flexibilidad que se precisa en cada ejercicio o práctica deportiva.

La ropa deportiva holgada va dirigida a prácticas deportivas de baja intensidad como golf, yoga ligero o caminar. También puede usarse para jugar al pádel, tenis, baloncesto, fortalecimiento muscular, etc.

Sin embargo, en otros deportes como cardio, ciclismo, natación, running, pilates y yoga avanzado, etc. es mejor usar ropa de compresión que nos permiten mayor libertad de movimiento y nos ofrece todos los beneficios que hemos visto en el apartado anterior.

La ropa holgada beneficia a nuestro sistema circulatorio, en los casos en los que haya problemas de circulación. Asimismo, la ropa ancha es termorreguladora, ya que la humedad se seca antes y nuestro cuerpo puede eliminar mejor las toxinas y líquidos a través del sudor.

Esto es un arma de doble filo. La ropa ancha puede hacer que nos enfriemos más rápidamente provocando resfriados al hacer cambios de temperatura muy bruscos. Supongamos que dentro de la sala del gimnasio hay 20 grados y salido fuera y hay 15, ese cambio de temperatura, puede debilitar nuestro sistema inmunológico.

Por eso es importante protegernos en todo momento y no dejarnos puesta la ropa sudada tras el entreno. Si no queremos ducharnos en las instalaciones deportivas, al menos debemos cambiarnos de ropa o abrigarnos.

Una mujer haciendo pilates

Tips a tener en cuenta sobre la ropa que compramos

Ya hemos visto que la ropa ajustada se lleva la medalla de oro, pero no vale cualquier prenda o marca. Hay algunos tips a tener en cuenta que nos van a ayudar en nuestro día a día.

Comprar en tiendas especializadas

Parece algo muy obvio, pero con la proliferación de las tiendas online, ya cualquier tienda de ropa y complementos tiene mallas para fitness y similares.

Al ir a tiendas especializadas podemos encontrar todo tipo de prendas en diversas tallas, colores, diseños, y demás. Las colecciones estarán colocadas por deportes y así la búsqueda será más corta y eficaz.

Otra cosa de vital importancia es consultar las dudas con los dependientes. Es decir, si esa prenda es flexible y adecuada para boxeo, ciclismo o running, si ese bañador es óptimo para natación o solo para la playa, si ese top sujeta bien el pecho o aprieta en exceso, etc.

Nada de algodón

El algodón es cómodo, suave, hipoalergénico, se lava super bien, etc. Pero está lleno de inconvenientes cuando lo usamos en el deporte.

El algodón es poco transpirable, se empapa con el sudor convirtiéndose en un nido de bacterias (por eso luego huele mal y quedan manchas amarillas), se pega al cuerpo y pesa entorpeciendo los movimientos y haciéndonos sentir incómodos, los colores claros se marcan cuando sudamos, etc.

Un hombre haciendo pesas con ropa ajustada o suelta

Ropa antibacteriana

¿De verdad existe? Sí y es MUY recomendable. Es cierto que suele ser un pelín más cara que la normal, pero vamos a explicar sus bondades, ya sea en ropa ajustada o suelta.

El principal motivo por el que tenemos que optar por estas prendas es porque reduce el olor, son altamente traspirables, no se manchan y no acumulan las bacterias.

Otras de sus bondades es que el sudor no se adhiere a la prenda, por lo tanto, no se empapa y no nos molesta a la hora de practicar ejercicio.

Son fáciles de lavar y se desinfectan sin problemas. Sin embargo, otras prendas de algodón y otros materiales orgánicos, se pueden lavar, ok, pero no se desinfectan tan bien como los tejidos sintéticos.

Tecnología UV

Sabemos que, si practicamos ejercicio al aire libre, y sobre todo en verano, debemos usar una protección solar adecuada. Pero… ¿Qué pasa con la ropa? Si vamos a estar al aire libre, la ropa que usemos también debe contar con la termología UV.

La ropa ajustada o suelta con esta tecnología actúa como capa protectora entre los rayos solares y nuestra piel. El funcionamiento de estas prendas es similar al de los protectores solares, es decir, evitan los daños en la piel por la exposición prologada al Sol.

Usar estas prendas no es sinónimo de no usar crema protectora en las partes del cuerpo que queden al descubierto como los brazos, las pantorrillas, la barriga y la espalda, etc.

Una pareja practicando boxeo con ropa ajustada o suelta

Siempre hay que usar sujetador deportivo

Tengamos mucho pecho o tengamos muy poco, usar un sujetador deportivo es una de las prendas obligatorias, aunque estemos haciendo yoga ligero. ¿Por qué es importante usarlo? Porque nos ayuda a mantener una postura erguida.

Es muy importante que usemos la talla adecuada, ya que, si es pequeño, el resultado será el contrario. Es decir, nos forzará, de forma inconsciente, a encorvarnos, nos producirá dolores en la zona alta de la espalda, en cuello, hombros y omoplatos. Asimismo, nos sentiremos incómodos y no podremos respirar bien.