La integración de las mujeres musulmanas en el deporte comienza a ser un motivo para avanzar un poco más en la sociedad. En el mundo hay miles de musulmanas que no se sentían cómodas entrenando con su hijab diario o dejando su pelo al descubierto. Nike no ha dudado en sacar su primer “hijab” deportivo, el cual no ha dejado callados a los más críticos.

Hijab deportivo

El Hijab es el famoso pañuelo con el que las mujeres musulmanas cubren su cabello. Nike tenía en mente crear el suyo propio y lanzarlo en primavera de 2018, pero adelantaron su estreno y desde el 7 de diciembre se puede encontrar en su web.  El precio del hijab deportivo es de 30€, lo hay en tallas XS/S/M y L y en color negro y piedra.

Esta creación por parte de Nike se ha convertido en una auténtica revolución entre las atletas musulmanas. Permitirá que puedan presentarse a competiciones deportivas sin causar revuelo en la comunidad islámica más conservadora. Se espera el gran estreno mundial en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero a buen recaudo seguro que veremos a las atletas lucirlos muy pronto.

El Nike Pro Hijab está hecho de un material ligero, elástico, transpirable y con una parte trasera más larga, para evitar que se salga.

Ibtihaj Muhammad, Zahra Lari y Zeina Nassar, las embajadoras

Zahra Lari es una patinadora sobre hielo procedente de los Emiratos Árabes Unidos y cuenta que este ‘hijab’ deportivo ‘es un recordatorio para nosotras, las mujeres musulmanas, de que podemos conseguir lo que nos propongamos. Lo que Nike ha hecho por las deportistas musulmanas es un sueño que jamás pensamos que podría hacerse realidad’.

Ibtihaj Muhammad, tiradora de esgrima de New Jersey y ganadora de una medalla de bronce en Río 2016, comenta que ya no tendrá que usar un hijab para niños adaptado. ‘Cuando se humedece con el calor, se vuelve muy pesado y hasta me impide escuchar al árbitro o a mi entrenador casi completamente’. Ibtihaj tenía como principal problema que se moviera al hacer deporte; se había tenido que acostumbrar a metérselo bajo el sujetador deportivo y sostenerlo con imperdibles. Cuando probó el Nike Pro Hijab, se dio cuenta de lo mucho que su pañuelo le había hecho perder deportivamente hablando. ‘De repente, podía escuchar, no me acaloraba tanto y era capaz de enfriarme más rápido y mejor‘.

Muhammad comentada también lo lejos que quedarán los problemas para encontrar un hijab adecuado o tener que dar explicaciones frente a los árbitros. ‘El hiyab de Nike Pro ayudará a que las conversaciones sobre hiyabs y sobre mujeres musulmanas en el deporte avancen, y a conseguir que el deporte sea más inclusivo’.

Zeina Nassar, boxeadora alemana, ha notado la gran mejoría de su uso. ‘Ya no me distraigo tanto por su culpa, porque se ajusta mejor y se adapta a la práctica deportiva’, comentaba.

La polémica está servida

Pese a que la sociedad ha avanzado mentalmente en las últimas décadas, hay personas que entienden el uso del hijab como un atentado hacia la mujer. Incluso, llaman oportunista a Nike por apostar por sacar dinero de una prenda con ámbito religioso.

Son muchos los que protestan que su uso va en contra del feminismo, pero Nike responde con que se trata de la  “normalización de una prenda, el hijab, en el deporte”. Sin duda, es una gran apuesta que abre muchísimas puertas a las mujeres musulmanas que quieran practicar deporte profesional o amateur.