Es muy posible que estés leyendo este artículo porque en pocos días te vayas a ir de viaje por vacaciones. No ir al gimnasio porque vamos a otra ciudad, no es excusa. De hecho, hay cadenas de gimnasios que ofrecen a sus clientes unos pases para que tengan acceso en cualquier ciudad. Si aun así, prefieres dejar a un lado un centro, puedes hacerte con algún material deportivo que te ayude a mantener la forma.

Te doy algunas ideas que te caben perfectamente en la maleta y que no aportan nada de peso. Lógicamente, una kettlebell no te la podrás llevar, ¿o sí?

Comba

Si te aburre salir a correr y no dispones de una bicicleta, ¿qué te parece subir las pulsaciones saltando a la comba? En caso de ser un principiante con la comba, te encontrarás con el aliciente de mantener la coordinación entre manos y pies.
Te aseguro que en poco tiempo le cogerás el gustillo e intentarás hacer movimientos imposibles en el aire.

No te metas mucha caña los primeros días para no sobrecargar los gemelos.

Rueda de abdominales

Dejando a un lado las clásicas crunches (que ya sabéis que no son mi debilidad), te recomiendo 100% hacerte con una rueda de abdominales. Será todo un reto intentar bajar sin pegar un barrigazo en el suelo, pero peor aún es subir. No se trata de hacerlas a un tiempo récord, así que tómate tu tiempo.

Banda de dominadas

Estoy segura de que allá donde vayas habrá un parque infantil, con sus correspondientes barras de calistenia. Hacer dominadas no es tarea fácil, por lo que puedes hacerte con una banda que te ayude a impulsarte para llegar hasta la barra.
Este tipo de bandas tienen diferentes pesos de aguante, por lo que tendrás que escogerlas dependiendo de tu peso corporal y de la fuerza que tengas para hacer dominadas.

Banda de resistencia

Las bandas de resistencia son otro accesorio que no debería faltarte. Se pueden usar para ejercitar las piernas, los brazos y las abdominales, sin la necesidad de hacer fuerza con peso.

Discos deslizantes

Al igual que la rueda de abdominales, estos discos deslizantes fortalecerán tu core. Ni pesan, ni ocupan espacio en tu maleta. Aun así, hay quienes deciden hacer este tipo de ejercicios con trapos, calcetines o toallas viejas. No seas tacaño y hazte con un par de discos, que además no arañan el suelo.