Riesgos de usar una manta eléctrica

persona con dolor en músculos

Cada vez que sufrimos algún tipo de molestia muscular, lo primero que se nos ocurre es aplicar calor para relajarnos. Es normal que un baño de agua caliente o una ducha de vapor nos alivia enormemente. No obstante, exponernos de forma prolongada al calor, sobre todo usando mantas térmica, puede provocar más daño que beneficio. Aunque la terapia de calor sea una parte común de para recuperarnos físicamente, deberías evitar el uso excesivo de una manta térmica para dolores musculares.

Usar prolongadamente una manta térmica puede causar quemaduras y un aumento de la inflamación. Lo mejor es usar una compresa tibia para este tipo de terapia: empapando un paño limpio o una gasa con agua tibia, exprímelo hasta que esté seco y póntelo sobre el músculo dolorido durante unos 20 minutos.

No hay duda de que cuando se usan correctamente, las mantas eléctricas pueden ofrecer muchos beneficios potenciales. No solo ayudan a aliviar el dolor muscular, el dolor de espalda o la tensión, sino que también pueden mejorar la artritis y otras afecciones musculoesqueléticas. Se ha descubierto que las mantas eléctricas ayudan a proporcionar una cantidad considerable de alivio de los dolores asociados.

¿Por qué nos alivia la terapia con calor?

El dolor muscular que se repite con mayor frecuencia suele deberse a una lesión por uso repetitivo o por algún tipo de tensión. Usar excesivamente los músculos durante el entrenamiento puede generar lesiones microscópicas en las fibras musculares. Esas fibras se inflaman como respuesta natural de tu cuerpo a las lesiones. Por eso es normal que comiences a sentir dolor a las pocas horas de entrenar de forma intensa.

La tensión muscular tiene dos causas principales: el estrés emocional y la mala postura. Ambas pueden causar espasmos en los músculos, que generan dolor. Los músculos doloridos por la tensión sufren síntomas parecidos a un pequeño calambre y son el resultado de la fatiga muscular.

Si el dolor es uno de los síntomas principales que estás sufriendo, la terapia con calor puede mejorar significativamente. El calor ayuda a calmar los músculos porque cuando aplicamos calor a un músculo, se abren los vasos sanguíneos en esa zona. Este hecho hace que aumente el flujo sanguíneo.

Pero esa mejora de la circulación crea un efecto a corto y a largo plazo. El efecto inmediato es que la manta térmica relaja los músculos, que te proporcionará una sensación de alivio inmediata. Además, la terapia con calor también acelera parte de la recuperación, porque el aumento del flujo sanguíneo trae más células que ayudan a reparar el área más rápido.

Si tienes mala circulación sanguínea, podrías ser insensible al calor. Pregunta a un especialista antes de usar una manta térmica o una almohadilla térmica por esta razón, sobre todo después de tener los músculos cargados del entrenamiento.

¿Es seguro usar una manta térmica?

Las mantas térmicas son como mantas normales pero con alambres para calentarlas. Esta manta también tiene un cable que debe enchufarse a una fuente de alimentación y un dial de control. Normalmente, este tipo de productos usa alrededor de 200 a 400 vatios de potencia. Los alambres, que son los elementos calefactores, se distribuyen entre las capas de tejido y se calientan cuando se enciende la manta. El material de la tela puede variar entre cada modelo, aunque es preferible usar uno impermeable o fácil de limpiar.

Realmente, usar una manta de este tipo para calmar los músculos sobrecargados puede no ser la mejor opción. El aumento de flujo sanguíneo en esa zona puede seguir incrementando la inflamación. Esto continuará haciendo que el dolor se incremente y se noten más sensibles los músculos. Además, no favorecerá a la eliminación del lactato, causante de las molestas agujetas cuando hacemos un entrenamiento intenso.

En el caso de tener muy cargada la zona lumbar, las piernas o la espalda por un entrenamiento intenso, lo más recomendable es aplicar frío. Esto hace que la inflamación se reduzca considerablemente y se anestesie temporalmente la zona. La circulación continuará mejorando, pero sin favorecer a acumularse en una zona determinada. Cuando usamos una manta térmica eléctrica, localizamos el calor en un músculo concreto del cuerpo, por lo que la mayor concentración de sangre se acumulará donde esté situada. En cambio, aplicar frío favorece a reducir la concentración sanguínea, permitiendo que el músculo se recupere de mejor manera.

Sin embargo, hay momentos en los que se recomienda una terapia de frío y calor conjunta. Eso hace que la circulación fluya correctamente, sin crear demasiada demanda en una zona en concreto. Mezclar los dos tipos de temperatura mejora la recuperación muscular y prepara los músculos para el siguiente entrenamiento. No obstante, es necesario mantener un buen descanso para rendir correctamente.

manta térmica para músculos con dolor

Manta térmica vs manta eléctrica

Si estamos buscando comprar una manta térmica o una manta eléctrica, es posible que sintamos curiosidad por la diferencia. Son esencialmente lo mismo con algunas diferencias. Las mantas térmicas también se utilizan en la decoración del hogar con fines decorativos y prácticos. Normalmente se pliega sobre la parte superior de un sofá o sillón cuando no se usa. Esto significa que también es importante elegir un color y un patrón que armonice con los muebles. Las mantas no defraudan a la hora de ver la televisión, leer un libro o echarse una siesta.

Las mantas térmicas, por otro lado, son mucho más grandes y se utilizan como ropa de cama en lugar de cualquier otra cosa. Tenemos varias opciones para elegir cuando se trata de las fundas térmicas adecuadas para la ropa de cama para el invierno.

Las mantas eléctricas están diseñadas específicamente para usarse sobre el cuerpo, pero no debajo de nosotros. Por lo general, las mantas se colocan sobre otra ropa de cama, como una manta ligera, un edredón o un edredón, para proporcionar una temperatura uniforme durante la noche. Nunca debemos sentarlos ni se tumbarnos sobre la manta eléctrica, ya que provocará un cortocircuito en los cables eléctricos. Las mantas eléctricas livianas son mucho más cómodas que las mantas pesadas convencionales que presionan el cuerpo toda la noche.

Contraindicaciones de la manta térmica

Uno de los principales problemas del aumento del flujo sanguíneo es que también incrementa la inflamación. Si tienes una lesión aguda, una hinchazón extra es lo último que necesitas. La inflamación de los músculos no es solo un síntoma, sino también una causa de dolor muscular. Así que cualquier cosa que hagas y que aumente la inflamación, puede retrasar tu curación y causar dolor adicional cuando quitas el calor.

Cuidado con las quemaduras

Es cierto que no son muy comunes, pero las quemaduras son un peligro si dejas la manta eléctrica demasiado tiempo encendida. Puedes provocarte quemaduras de primer, segundo o, incluso, tercer grado por tener más tiempo de lo debido una manta en una misma zona. Esto es un riesgo especialmente grave para personas diabéticas o con otras afecciones que disminuyen la sensibilidad.

La manta eléctrica no tiene que doler mientras la tienes encendida. Aunque, al igual que ocurren con las quemaduras solares, es posible que las empieces a sentir demasiado tarde. Un uso prolongado de la manta térmica puede, literalmente, cocinar tu piel.

Exposición a campos electromagnéticos

Los principales defensores del desuso de las mantas eléctricas modernas (debido a los riesgos para la salud) argumentan que el uso de estos productos aumenta el riesgo de un diagnóstico de cáncer, problemas de embarazo para las mujeres y disminución de la fertilidad en los hombres.

Esto puede estar asociado a los CEM (campos electromagnéticos) a los que están expuestos los usuarios de mantas eléctricas. Como cualquier electrodoméstico, las mantas eléctricas y las almohadillas térmicas emiten algunos campos electromagnéticos. Aunque los científicos no están de acuerdo sobre cuán dañinos pueden ser, hay una cosa que no se puede discutir: si un producto emite frecuencias electromagnéticas, lo último que deseamos es que esté sobre el cuerpo, especialmente durante períodos prolongados.

Muchas personas eliminan los dispositivos que emiten estas frecuencias del dormitorio, incluidos los ordenadores portátiles, los teléfonos y otros dispositivos y electrodomésticos.

Puede crear adicción

Aunque suene a broma, existe una adicción unida al uso prolongado de mantas eléctricas. Una vez que hayamos desarrollado el hábito de usarla para mejorar el dolor muscular, resultará difícil evitarla. Esto, a su vez, aumenta el riesgo de tener una peor circulación y se sufrir quemaduras en la piel.

El uso inadecuado de estos aparatos eléctricos pueden ser potencialmente peligrosos en el dormitorio. Si debemos usar una, se recomienda seguir estrictamente las instrucciones de lavado del fabricante para evitar daños a su manta. Tampoco se pueden planchar, ya que esto podría derretir fácilmente los cables.

Riesgo en embarazadas

Se pueden usar mantas eléctricas siempre que la configuración de temperatura no sea alta. La temperatura corporal central no debe subir más allá de 38’9 °C. Si la temperatura cruza este nivel durante más de diez minutos, podría provocar un sobrecalentamiento y un mayor riesgo de deshidratación y aborto espontáneo.

Algunos estudios señalan que el uso prolongado de una manta eléctrica provoca un ligero aumento en el riesgo de defectos del tubo neural fetal. Sin embargo, necesita más investigación. Las mantas eléctricas emiten un campo electromagnético de baja frecuencia y el feto puede quedar expuesto a él.

Se recomienda evitar usar una manta eléctrica al principio del embarazo cuando el riesgo de aborto espontáneo es alto. Y también durante las últimas semanas de embarazo (o finales del tercer trimestre ) ya que podría favorecer a romper aguas en cualquier momento. Y puede aumentar el riesgo de una descarga eléctrica.

Hay que mantener los ajustes de baja temperatura independientemente de la etapa del embarazo para reducir el riesgo de sobrecalentamiento y campos electromagnéticos. Lo ideal es utilizarla para precalentar la cama en vez de dormir debajo de ella. Si queremos usarla para dormir, se aconseja apagarla después de un tiempo.

Revisa si la manta térmica está bien

Hay pasos para reducir los riesgos de una manta térmica peligrosa. Recordemos que es un aparato conectado a una fuente de electricidad, por lo que se recomienda revisar que esté completamente cuidada antes de usarla. Algunas pautas para comprobar que la manta eléctrica es adecuada incluyen por ejemplo:

  • Busca una etiqueta que indique que la manta ha sido probada y aprobada por una agencia de pruebas independiente reconocida a nivel nacional.
  • No compres una manta eléctrica de segunda mano. En este caso podría estar dañada y provocar quemaduras o electrocución.
  • Evita las mantas que muestren signos de desgaste excesivo, como roturas, decoloraciones, marcas de quemaduras, cable eléctrico deshilachado o control de temperatura dañado.
  • No uses una manta eléctrica que tenga cables y accesorios que no le queden bien ajustados.
  • Pon la manta a contraluz. Si ves cables están dañados o desplazados, no uses la manta.

¿Cuánto tiempo se puede usar?

Las mantas eléctricas son calentadores muy efectivos, por lo que generalmente solo necesitamos hacerlas funcionar una durante unos 10 a 30 minutos en una configuración promedio antes de apagarla. Como el aire caliente queda atrapado debajo del edredón, debemos mantenernos calientes toda la noche, y probablemente no necesitaremos un calentador de ambiente. Muchas mantas eléctricas también vienen con temporizadores que se pueden preconfigurar para que se apaguen. No recomendamos tener la manta eléctrica encendida toda la noche, incluso si tiene un modo de toda la noche.

Generalmente, las mantas térmicas, que dispersan el calor a través de cables incorporados, consumen poca energía. De media, cuestan alrededor unos cinco céntimos por hora. Debería costar alrededor de 20 euros por temporada hacer funcionar una manta eléctrica para una cama individual, incluido el precalentamiento, todas las noches durante tres meses.

¿Se puede dormir con una manta térmica?

Aunque el riesgo de incendio ha disminuido, con solo el 0,04 % del total de incendios domésticos anuales se atribuyen a las mantas eléctricas, aún provocan incendios. Los diminutos alambres que calientan la manta necesitan un manejo cuidadoso y es fácil que se doblen. Esto puede causar sobrecalentamiento, chispas e incendios.

Las mantas eléctricas todavía son vistas como un riesgo de incendio por las agencias de seguros. Hay otras preocupaciones también. La exposición a ondas electromagnéticas prolongadas producidas cuando la manta está puesta es potencialmente cancerígena según el Instituto Nacional del Cáncer. Además de los riesgos de cáncer, también existen vínculos con la disminución de la fertilidad en los hombres y problemas con el embarazo en las mujeres. Si la manta se calienta demasiado, la temperatura puede interrumpir el sueño y alterar el ritmo circadiano.

Además, las mantas calefactoras siempre deben colocarse sobre una manta, nunca debajo de otra manta o debajo de nosotros. Hacerlo puede aumentar el riesgo de sobrecalentamiento.

mujer usando manta térmica

Alternativas más seguras

Si nos preocupa la seguridad de las mantas eléctricas, existen alternativas más seguras. A continuación se presentan algunas opciones para explorar.

Mantas

Así es, prueba con una buena manta anticuada que no sea eléctrica para envolver los músculos y dar calor. Algunos de los materiales más cálidos para las mantas son la lana, el vellón de algodón y la cachemire.

Podemos duplicar la calidez asegurándonos de que las sábanas también estén hechas de estos materiales más cálidos. Si uno es cálido, entonces dos es indudablemente más cálido. Si aún no logramos aliviar la sobrecarga de los músculos, podemos seguir añadiendo mantas hasta sentir el peso del calor.

Manta calentada por agua

Hay mantas de enfriamiento y calor de unos 7 kilos que funcionan con energía hidráulica. El agua tiene ventajas térmicas naturales que hacen que una manta de peso regulada por temperatura sea muy eficaz para calentar y enfriar.

La manta térmica no solo aporta los beneficios calmantes de una manta con peso, sino que también calienta con agua. Esta hace circular canales de agua para neutralizar la temperatura ambiente de 13 a 46 °C. Es una mezcla de manta con peso y manta térmica.

Botellas de agua caliente

Por anticuada que sea, la bolsa de agua caliente sigue siendo efectiva. Dicho esto, mantener un recipiente de plástico con agua hirviendo a los pies de la cama no está exento de peligros. Además de los riesgos de seguridad asociados con el uso de este método anticuado (por ejemplo, «accidentes» a los pies de la cama debido a una fuga en la botella antigua), también existe un límite de tiempo para la eficacia de este método.

El calor se disipa con cada minuto que la bolsa de agua caliente se expone a las leyes de la termodinámica. Pero no tendremos que preocuparnos por poner la alarma porque una vez que pase el calor, el frío nos alarmará.

¿Cómo limpiarla?

Si la lavadora no es lo suficientemente grande para sostener la manta, podemos lavarla a mano en la bañera. Usaremos agua fría, una pequeña cantidad de detergente y apretaremos suavemente. No estrujaremos la manta o la almohadilla.

Las mantas eléctricas o las almohadillas de colchón calientes nunca deben lavarse en seco. Los productos químicos utilizados en el proceso pueden dañar el aislamiento del cable. Además, no pondremos ropa de cama eléctrica en una secadora comercial que utilice temperaturas muy altas, que también pueden dañar el cableado.

Las mantas eléctricas modernas se pueden lavar porque el elemento calefactor está completamente encerrado en un aislamiento ignífugo e impermeable, pero aún debemos tratar la manta con cuidado (por ejemplo, no aplastarla) para mantener la rejilla de calefacción segura e intacta.

Si queremos tratar una mancha en la manta lo más rápido posible seguiremos las pautas para el tipo específico de mancha. Sin embargo, limpiar las manchas de una manta eléctrica es simple. Desenchufaremos la manta primero. Secaremos con una toalla y luego usaremos un cuchillo para mantequilla, una tarjeta de crédito vieja o la uña para quitar cualquier alimento, bebida u otra sustancia de la tela. Frotaremos un poco de detergente suave para ropa sobre la mancha para aflojarla y levantarla. Retiraremos el detergente para ropa con un paño limpio y húmedo hasta que se enjuague. Luego la dejaremos secar al aire completamente antes de usar.

¿Cómo guardarla de forma segura?

Cuando no se utiliza una manta eléctrica, es crucial almacenarla adecuadamente para ayudar a preservar la vida útil y mantenerla en óptimas condiciones. Estos son los pasos para guardar la manta correctamente:

  • Nunca se debe doblar la nueva manta eléctrica para guardarla.
  • Enrollaremos sin apretar. En vez de doblarla, enrollaremos suavemente la manta para guardarla. Enrollar sin apretar puede ayudar a evitar que se dañen los elementos calefactores de la manta.
  • Nunca colocaremos nada encima que pueda dañar los cables y aplastar la manta.
  • Colocaremos los cables de alimentación y la manta en una bolsa. Esto puede ayudar a prevenir daños y proteger de la suciedad y el polvo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.