Cuando vamos a empezar a practicar una actividad nueva, nos surgen miles de dudas y preguntas. Pilares es una disciplina en la que su creador se influenció por el yoga, boxeo, artes marciales, gimnasio y buceo, además de filosofías occidentales y orientales. Joseph Pilares pensaba que un cuerpo sano debería ser una condición normal, no puntual, y que “la condición física es el primer requisito para la felicidad”. Ahora te aparecen dudas como: ¿tengo que llevar una ropa especial? ¿Me debo descalzar en clase? ¿Hay zapatos especiales?

Necesitas alinear tu cuerpo con cada movimiento

Todos los ejercicios se basan en los principios del movimiento preciso, el control y la adecuada activación muscular, por lo que es mejor practicar pilates bajo la guía de un monitor especializado. La manera correcta y la alineación de cada parte de tu cuerpo son factores fundamentales en cada movimiento. Los monitores deben guiar y corregir la posición de la columna vertebral, cabeza, hombros, pelvis y extremidades. En la mayoría de los ejercicios, la alineación incorrecta del pie puede crear problemas posturales que conducen a realizar compensaciones musculoesqueléticas en todo el cuerpo. Por ejemplo, el tendón de Aquiles de un pie alineado neutralmente es perpendicular al suelo. Los pies descalzos permiten que los monitores vean la alineación del pie sin ningún tipo de obstrucción.

El reformer

Estar sin zapatillas sobre la colchoneta permite una articulación completa de tus pies y tobillos, además de permitir que los entrenadores tengan una visión total de la alineación de tu cuerpo. En pilates se trabaja mucho el movimiento, por lo que no es raro que tus pies no estén en una posición neutral; pueden darse casos de plantar flexión, o dedos del pie puntiagudos; o dorsiflexión, dedos de los pies tirados hacia tus espinillas, en un solo ejercicio.
La necesidad de poder mover libremente tus pies se vuelve aún más necesaria en el reformer, uno de los materiales más utilizados. El juego de pies es algo fundamental que muchos entrenadores optan por practicar mientras calientan con el reformer. Con los pies se puede alinear la pierna, la columna vertebral y la pelvis.

Opciones de calzado

Aunque llevar los pies descalzos es la mejor opción para trabajar sobre la esterilla y sobre el reformer, puede haber momentos en los que prefieras cubrir tus pies. En tiempos donde la temperatura es más baja, por ejemplo, puede ser incómodo hacer ejercicio con los pies descalzos, sobre todo si estás en un estudio con corrientes de aire.
Hay quienes también prefieren cubrir sus pies por una cuestión de higiene personal. Existen calcetines hechos concretamente para pilates o yoga y son una gran alternativa, ya que no inhiben el movimiento del pie. Estos calcetines terminan justo debajo del tobillo, para que tu monitor pueda seguir viendo tu alineación, y tienen una goma en la suela para un mejor agarre.

Lo que es seguro es que no deberías llevar puestas tus zapatillas de entrenamiento. O descalzo o con calcetines especiales, pero nunca con las zapatillas.