6 alternativas al foam roller para reducir dolores

El foam roller han cambiado la forma en la que nos recuperamos después del entrenamiento, y por una buena razón: son portátiles, ayudan a romper los nudos musculares y a reducir el dolor, y nos preparan para afrontar nuestro próximo gran esfuerzo sin dolor. Pero no son el único accesorio de masaje miofascial, hay muchas alternativas al rodillo de espuma.

A pesar de creer que el rodillo de espuma es ideal para los deportistas, no es una herramienta para todo. Por un lado, carece de la capacidad de llegar a ciertos músculos y también te permite “hacer trampa” con tu trabajo de movilidad: es fácil pasar una hora con un rodillo de espuma y no liberar la tensión muscular.

Las mejores alternativas al foam roller

Pelota de tenis para la zona lumbar

La pelota de tenis es la alternativa de rodillo de espuma más común. Es una herramienta que se reserva mejor para lugares sensibles como la zona lumbar, frente a músculos como las pantorrillas, que pueden resistir la densidad de una herramienta de automasaje más resistente.

Para usar una pelota de tenis, se aconseja apuntar a los lados de la espalda, en lugar de apuntar directamente a la columna. Trabaja esos músculos recostándote sobre la pelota de tenis y girando lentamente sobre ella, haciendo una pausa y respirando en diferentes lugares.

Thera Cane para la parte superior de la espalda

thera cane para masajear la espalda

Me encanta esto para los trapecios superiores. Muchos deportistas suelen sentir dolor en el trapecio (los músculos que van desde los lados del cuello hasta la punta de los hombros) al mirar hacia arriba mientras están encorvados sobre la bicicleta o en cualquier máquina. Thera Cane es una gran herramienta de automasaje para alguien que lo sufre con frecuencia, porque la forma de la herramienta (un bastón, pero con agarraderas y perillas) te permite aplicar mucha presión sin fatigar a otros músculos en el proceso.

El palo para tus cuádriceps

the stick para cuadriceps

Esta herramienta te dará más que un foam roller cuando se trata de deshacer nudos en tus cuádriceps. El rodillo de espuma es una gran herramienta de entrada, pero algo como The Stick te permite apuntar a los músculos de las piernas con mayor precisión.

En un rodillo de espuma, estás trabajando mucho para asegurarte de golpear todos los ángulos de un músculo, y eso puede ponerte en algunas posiciones incómodas. Pero con The Stick, puedes hacerlo rodar mientras estás sentado en la cama o en el sofá, y variar la presión a medida que avanza lentamente a lo largo de tus cuádriceps en un movimiento hacia arriba y hacia abajo.

Softbol o béisbol para glúteos y pantorrillas

bola de beisbol para masajes

Las pelotas de sóftbol y béisbol pueden trabajar tus músculos más profundamente que los rodillos de espuma, ya que puedes sentarte en una y dejar que tus músculos “se hundan” a su alrededor y se relajen. Si sientes un dolor intenso y agudo, retrocede, es posible que estés golpeando el único nervio grande que está en el músculo de los glúteos.

Estas bolas también tienden a apuntar mejor a los músculos de la pantorrilla. Úsalas de la misma manera que lo harías con un rodillo de espuma, con la pelota en el suelo y la pierna apoyada encima.

TriggerPoint Nano Foot Roller para tus pies

foam roller para los puntos gatillos de los pies

El TriggerPoint Nano Foot Roller es una herramienta fantástica para entrar en los músculos del pie que pueden estar doloridos por estar metidos en zapatillas de ciclismo, repitiendo el mismo movimiento una y otra vez.

Se recomienda dedicar entre uno y dos minutos a hacer rodar cada grupo de músculos al que se dirige; en los puntos sensibles, mantén la presión durante 10 a 20 segundos antes de continuar. Sé lento y metódico, consciente y tómate tu tiempo. No querrás apresurarte a rodar, especialmente en zonas extremadamente sensibles como la planta de los pies.

Bola de lacrosse para casi cualquier cosa

Esta es la alternativa de rodillo de espuma favorita, sobre todo para viajes. Es firme, pero con un poco de aplastamiento y puede penetrar en casi todas las áreas. Puedes rodar una pelota de lacrosse en tus cuádriceps, pantorrillas, pies, espalda, pectorales, etc. Básicamente, en cualquier lugar donde te sientas apretado.