¿Quieres hacer escalada? Este es el equipamiento imprescindible

Practicar escalada, como cualquier otro deporte, precisa de un equipamiento básico. Es como si pretendemos hacer running con las zapatillas de estar por casa, podemos, pero muy lejos no vamos a llegar, aparte del daño que nos haremos en los pies y en las rodillas. Dentro del equipamiento para escalada hay una serie de accesorios y un tipo de ropa y calzado muy concreto y debemos prestar atención a todo esto si queremos practicar escalada en condiciones.

La escalada es un deporte olímpico desde estos mismismos juegos que se han celebrado en Tokio en pleno verano de 2021, aunque en realidad se llamaban Juegos Olímpicos Tokio 2020. Gracias a la inclusión de esta práctica deportiva en un escenario tan internacional muchos se han animado a darle una oportunidad y decenas de centros y rocódromos en España han notado la afluencia de clientes.

Su fama también se debe, al menos en España, al escalador y medallista olímpico Alberto Ginés, que con tan solo 17 años ha alcanzado la cumbre de este deporte con una medalla de oro en Tokio 2020. Este joven se ha ganado el aplauso de un planeta entero cuando en la prueba de velocidad consiguió subir hasta arriba de ese muro de 15 metros en tan solo 6,42 segundos.

Si somos de los que queremos probar la adrenalina de este deporte debemos tener claro que tiene multitud de beneficios, aparte de ser una actividad deportiva muy exigente. Con la escalada mejoramos el equilibrio, la coordinación de brazos y piernas, soltamos estrés, desarrollamos la concentración, ejercitamos todo el cuerpo, etc. Pero para lograrlo hay que elegir el equipamiento para escalada perfecto.

Ropa y complementos para escalar

Antes de entrar al meollo del asunto, recomendamos entrenar primero en un centro especializado o rodearnos de especialistas, por ejemplo, un curso al aire libre, donde empezar a relacionarnos y conectar con este deporte. No recomendamos bajo ningún concepto ir solos a escalar una montaña. No es un juego de niños, y la ropa y los accesorios y todo el equipamiento para escalada han de ser de nuestra talla y hacernos sentir cómodos.

Arnés de escalada

No sirve cualquiera, ha de ser un arnés de buena calidad, con buenos materiales, bien construido, tela resistente y con varios enganches. Aparte de eso, debemos sentirnos cómodos con él puesto. El arnés se debe poner como unos pantalones, es decir, cada arnés tiene un agarre para cada pierna. También los hay tipo bragas sin agarre en los muslos, pero recomendamos la primera opción, sobre todo al inicio de esta práctica deportiva.

Los arneses no solo aportan seguridad, sino que nos ayudan a equilibrar y repartir el peso del cuerpo y facilitar la escalada y el descenso. Debemos elegir la talla adecuada que se adapte a nuestro cuerpo y al tamaño de nuestros muslos. Como consejo, lo ideal es probarlo con los pantalones que usaremos en las escaladas.

Una mujerescalando con pantalones cortos

Pantalones para escalar

No, no sirven las mallas de yoga, ni el bañador de las vacaciones de verano. Al inicio de esta práctica deportiva, nos vamos a chocar varias veces contra la pared, por eso se recomienda usar pantalones largos, flexibles, traspirables y resistentes. De hecho, hay quienes usan refuerzo con las rodillas. Los pantalones son un pilar dentro del equipamiento para escalada.

Podemos elegir pantalones cortos, por supuesto que sí, pero al usar largos, sentiremos que nuestro cuerpo está más protegido. Con respeto al diseño, volvemos a lo mismo, han de permitir libertad de movimiento, ni apretar, ni picar, ni incomodar. Se recomienda que tengan cintura elástica y numerosos bolsillos para tener siempre a manos enganches nuevos, cuerdas, dispositivo de seguridad, algo para beber o comer, etc.

Casco de seguridad

No, lo sentimos, pero no sirve uno del vespino que teníamos con 15 años, ni el casco de la bici, ni usar una gorra. Nuestra primera inclusión en la escalada va a ser de alto riesgo y ya adelantamos que nos vamos a chocar muchas veces.

El casco de escalada es uno de esos accesorios que no pueden faltar cuando pensamos en un equipamiento para escalada básico e incluso de los más completos y profesionales. El casco debe tener orificios para que transpire la cabeza, zonas de seguridad acolchadas (por fuera y por dentro) para las colisiones, doble o triple agarre para que no se escape y enganche de seguridad pero que sea fácil de soltar incluso con dos dedos. Aparte de todo esto, el casco no debe apretarnos ni quedar suelto, sino justo, y probarlo siempre con el pelo suelto y recogido.

Zapatillas pies de gato

Se trata de un tipo de calzado muy concreto para la escalada. Se le llama así porque permite la libertad total de movimiento de cada pie, a la vez que nos protege de rozaduras, cortes, pinchazos y sirve de apoyo a la zona plantar para no dañarnos.

Si necesitamos plantillas por algún tipo de problema en los pies o tendemos a tener dolores y demás, será mejor hablar con un profesional. Puede que en nuestro caso podamos usar zapatillas de deporte con suela ergonómica y tejido flexible. Avisamos de que suelen ser más caras, pero todo ser por conservar la salud de nuestros pies y no perder la oportunidad de disfrutar de un deporte tan completo y espectacular como es la escalada.

Camisetas y chaquetas

Metemos ambas cosas en el mismo saco porque son muy similares en lo que respecta al equipamiento para escalada. Ambas han de ser muy resistentes, transpirables, cómodas y cálidas. La zona del pecho debemos protegerla siempre que podamos y ahí es donde entra en juego la chaqueta que actuará como cortavientos y nos protegerá de la lluvia, ya que no podemos cargar con mucho peso y un abrigo nos quita libertad de movimiento.

En el caso de la camiseta, tenemos que elegir una que nos moleste, ni nos apriete, ni absorba el sudor y se quede mojada, ni nos pique, etc. Y con respecto a la chaqueta, hay un detalle importante, las manchas deben quedar ajustadas a la muñeca para no cortar la libertad de movimiento, debe tener cachucha sí o sí, pesar muy poco, ser transpirable, ajustada y tener bolsillos fáciles de abrir hasta con un dedo, pero que no se abra solo para que no se nos caiga lo que guardamos dentro.

Mochila de escalada

Se trata de mochilas muy peculiares, partiendo de la base de que suelen tener cremalleras verticales para acceder al interior con una sola mano y con total comodidad, suelen tener refuerzos en las costuras, algún bolsillo en el exterior, pero no es muy común, son de tejido impermeable, pesan muy poco, por dentro está todo lleno de bolsillos, suelen estar diseñadas para repartir el peso, etc.

Las mochilas de escalada suelen ser de varios tamaños. Nosotros recomendamos una estándar, para no cargar con mucho peso, pero que sí quepa dentro cosas básicas. Podemos guardar todo lo que necesitemos ahí dentro, y podemos asegurar que no nos molestará en la espalda ni tampoco se deformará la mochila, al menos no si son de buena calidad y especiales para escalar.

Imprescindibles para escalada

Se trata de accesorio que sin eso no podríamos escalar nada de nada. Normalmente si hacemos un curso en exteriores o en un rocódromo artificial, es normal que hayamos pagado por el material y no lo tengamos que llevar, pero si nuestra intención es escalar por libre o con amigos expertos, lo más normal es llevar cada uno su material.

Cuerda de escalada

No, no sirve cualquier cuerda, es evidente. Se trata de una cuerda muy concreta que es muy resistente, difícil de cortar o desgastar y tiene un toque flexible. La cuerda de escalada perfecta tiene que ser fluida, suave al tacto, de un color que haga contraste con el terreno para localizarla siempre, fácil de manipular, muy larga para que nunca falte, etc.

Además, desde ya recomendamos proteger la cuerda en todo momento de las condiciones meteorológicas, así como del desgaste y paso del tiempo. Para ello, nos podemos hacer con una bolsa impermeables, pero no nos olvidemos de lavar esa bolsa cada varios usos, así como de lavar la cuerda para que siempre esté en condiciones óptimas y pueda seguir fluyendo entre los mosquetones.

Equipamiento para escalada: cuerda de escalada

Cinta exprés con 2 mosquetones

Se trata de una cinta elástica que suele ser de diferentes medidas (cada uno sabe qué medida necesita) con dos mosquetones, es decir, uno en cada extremo de la cinta. Se usa como punto de anclaje a medida que se realiza el ascenso. Estas cintas también se suelen usar para unir la cuerda de escalada con los seguros, mejorando aún más nuestra seguridad durante la práctica deportiva.

Si vamos en serio con la escalada debemos adquirir al menos 10 de estas, aparte de mosquetones individuales, también otros 10, por lo menos. La unión de ambos accesorios nos va a ayudar en cada ascenso que queramos realizar, pero antes hay que asegurar de que sabemos abrirlos, usarlos, cuando anclarlos, etc.

Mosquetones

Dentro del equipamiento para escalada hay un tipo de arandela o argolla de forma ovalada con un cierre de seguridad que sirve de unión entre cuerdas, entre mosquetones, entre mosquetones con cintas, entre nosotros y los anclajes, etc. Es un sistema de seguridad y tenemos que tener bastantes dispones en cada bolsillo.

Los que tienen forma de pera son los más recomendables porque al tener ese diseño disminuyen las posibilidades de enganches erróneos. Se recomienda comprar solos los que tienen cierre de seguridad para evitar aperturas involuntarias y posibles accidentes. Hay quienes compran ambos modelos porque tienen muy claro para qué usar cada tipo. Nosotros recomendamos desde el principio hacer uso de todos los sistemas de seguridad que podamos.

Asegurador

No estamos haciendo referencia a contratar un seguro, pero casi. Se trata de una pieza imprescindible desde el inicio en esta práctica deportiva. Este pequeño accesorio de escalada, nos ayuda a descender con un plus de seguridad. Realmente, el asegurador no lo usaremos nosotros sino nuestro compañero que está guiando y asegurando nuestro descenso desde abajo y con los pies ya en tierra firme.

Se trata de un dispositivo que, en lugar de obligarnos a hacer nudos entre mosquetones, él mismo se encarga de frenar la cuerda para realizar un descenso con seguridad. Además, también puede bloquear la cuerda en caso de que suceda alguna caída accidental. Hay quienes acompañan esto con un cabo de anclaje, que no es otra cosa que una cuerda reforzada para evitar tener que estar enganchando y pasando nuestra cuerda principal por los mosquetones para descender.

Extras de equipamiento para escalar

Son extras sí, pero muy importantes. A medida que vayamos descubriéndolo lo entenderemos. Al escalar nos podemos vernos inmersos en casi cualquier situación, desde una rama que cortar, una herida que curar, poca visibilidad, etc.

Será necesario una buena navaja, que sea de pequeño tamaño, que se pueda abrir y manipular con una sola mano y que tenga la hoja (o par de ella) desdentada. Por otro lado, una linterna frontal nos va a dar la vida en momentos concretos donde hay escasa iluminación. También tenemos gafas especiales para evitar dolencias en el cuello al tener que estar mirando arriba y abajo una y otra vez. Se recomienda que sean cómodos, se adapten a nuestra cabeza y tengan un campo de visión muy amplio.

Tener un botiquín de primeros auxilios puede sernos muy útil sobre todo si vamos solos o somos unos pocos. No importa la situación, un rasguño, una picadura, un corte, una quemadura por la cuerda de escalada, etc. Todo eso hay que curarlo lo antes posible para que no se infecte.

El magnesio y el saco para colocar el magnesio que hará que nuestras manos no suden y tengan mejor fijación al escalar directamente con las manos y al manipular la cuerda. Hay quienes prefieren guantes especiales, pero aun así el magnesio es muy importante para que no nos suden las manos y evitar accidentes.

¡Sé el primero en comentar!