Aunque las mallas de deporte suelen ser una prenda típica de mujeres, para los hombres también resultan muy beneficiosas para practicar running o yoga, por ejemplo. Normalmente, las marcas hacen modelos de mallas muy llamativos para que no puedas resistirte a comprarlas. ¿Importa el diseño? ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprarlas? Te damos algunos consejos para que no te pierdas y acabes tirando el dinero.

¿Qué material es el mejor?

En el artículo de la ropa técnica te recomendamos su uso por encima del algodón. En las mallas deportivas pasa igual, apuesta por aquellas que sean transpirables. La fórmula Dri-Fit es muy recomendable para el deporte ya que no absorbe la humedad, seca al instante y aporta sensación de ligereza.

Las mallas de algodón no transpiran, se te volverán más pesadas con el sudor, te darán calor en verano y no te sujetarán los músculos lo suficiente. En deportes como el running o deportes de contacto, la sujeción es clave.

El mercado está repleto de tejidos y encontrarás algunos combinados o con protección contra los rayos UV.

¿El diseño importa?

Normalmente, antes de fijarnos en el tejido, cometemos el error de buscar una mallas que nos gusten por su color o diseño. Pese a que el color o el estampado no influyen en nada más que para motivarte, el tallaje es fundamental que lo elijamos bien. Optar por una talla más grande o pequeña puede arruinarnos el entrenamiento, ya que estaremos pendientes de que no se nos vea nada al agacharnos en vez de trabajar los músculos.

El deporte que practiques, influye

¿Te has preguntado alguna vez por qué las mallas de yoga son tan altas de tiro? ¿O por qué las de running quedan justo a la cadera? Cada deporte tiene un patrón aconsejable para una práctica más efectiva.

Se aconsejan unas mallas que recojan el abdomen para yoga y pilates. Las posturas que se realizan en las clases tienden a resbalar las mallas hacia abajo, en caso de quedar justo en la cadera. Al ser de tiro alto, no tendrás que preocuparte más que en respirar correctamente y hacer las posturas que te indiquen. La ropa nunca debe incomodar la práctica de la actividad física.

En el running, por ejemplo, una malla de tiro alto puede ser contraproducente. Te estará apretando el abdomen, sin darle libertad al correr. Recuerda que cuando corres no solamente trabajas el tren inferior. Unas que queden justo a la altura del ombligo serán perfectas. Eso sí, asegúrate de que no te quedan flojas o acabarás corriendo y subiéndote las mallas cada dos por tres.

Accesorios importantes

Cada vez son más las que incluyen extras en sus diseños. Bolsillos traseros para las llaves, bolsillos laterales para pañuelitos, enganches en las piernas para el teléfono móvil, zonas de mayor compresión, etc. Por supuesto, ten en cuenta estos accesorios si vas a usar las mallas para hacer deporte al aire libre.