Tanto si eres principiante en el mundo del deporte como si llevas años entrenando, sabrás que en la mayoría de los gimnasios es obligatorio el uso de toalla para deporte. La base fundamental de su uso está en el mantenimiento de la higiene de las máquinas y en la mejora de nuestro rendimiento. Cuando tenemos un exceso de sudor, se nos vuelve un incordio y puede acabar afectando a nuestra capacidad de entrenamiento. Por eso, hoy vamos a contarte qué toalla es mejor para que te lleves al gimnasio o a cualquier centro deportivo.

¿Para qué sirve la toalla?

Como comentábamos antes, la higiene mientras entrenamos es imprescindible en el gimnasio. Muchos de ellos también tienen el servicio de ofrecer toallas a sus usuarios con el fin de crear un hábito. El gimnasio es un lugar público por el que pasan cientos de personas al día, cada uno con su sudor, olores, bacterias,virus, etc. A ver, que no tenemos que ponernos catastróficos, pero sí mantener un nivel mínimo de limpieza para crearle una frontera a nuestro cuerpo.

El uso de la toalla para deporte es obvio: mientras entrenas acabas empapado en sudor y necesitas secarte. Gracias a ella evitamos que nuestro cuerpo esté húmedo el tiempo de entreno y nos ayudará a no bajar el rendimiento deportivo, entre otros motivos. Con un exceso de sudor, probablemente acabemos cogiendo un resfriado o sufriendo dolores musculares por los cambios bruscos de temperatura. Además, si no nos secamos, el posible que nos resbalemos en alguna máquina y tengamos algún accidente.

Hablando de máquinas, ni te imaginas la de personas que usan la misma máquina que tú durante el día. Supón que ninguna usara toalla, ¿no te daría grima la acumulación de sudor? Al poner la toalla sobre la máquina, evitamos el contacto directo y alejamos a nuestro cuerpo de contraer algunas afecciones cutáneas (hongos, herpes…).
Ni que decir tiene que usar la toalla no es solamente para librarte de los gérmenes ajenos, sino para evitar que alguna persona coja los tuyos. Creeme que nadie desea aguantar tu sudor.

Si te parece, puedes llevar 2 toallas: una para máquinas y otra más pequeña para secar tu sudor. Eso sí, nunca seques tus manos con la misma toalla que usas para la cara y el cuerpo. Las manos son las que más expuestas están a las bacterias, así que es buena idea tener también algún tipo de gel antibacterial al terminar tu entrenamiento.

¿Qué tipos de toallas existen?

Tanto si vas a ir al gimnasio o si vas a entrenar al aire libre, escoger una toalla perfecta dependerá de tus gustos. Unos apuestan por el algodón y su suavidad, mientras otros prefieren la microfibra y su absorción. Quizá te estamos descubriendo un mundo nuevo y no conocías las toallas de microfibra. Te contamos sus características principales para que entiendas por qué los deportistas suelen decantarse por esta:

  • Tiene un alto nivel de absorción y seca bastante rápido. Puede llegar a tener entre 7 y 9 veces su propio peso en agua, y puede liberar hasta el 90% al ser exprimida.
  • Son antibacterianas, impidiendo el fácil desarrollo de bacterias.
  • No producen energía estática, son ligeras y fáciles de trasportar. Te ocuparan mucho menos que una de algodón.
  • Son fáciles de lavar y no suelen desteñir. Además, con su fórmula de rápido secado, podrás tenerla lista de un día para otro.
  • Son ideales para quienes practican deportes acuáticos.

Muchos usan también toallas de microfibra para la ducha y el secado del pelo. Absorbe la humedad muy rápido y no te hará demorarte mucho tiempo en secarte el cuerpo.
Existen diferentes tamaños, pero si tan solo vas a usarla para máquinas, con una de 40×60 cm te irá muy bien.

¿Cómo lavarlas correctamente?

Como cualquier otro accesorio, para que cumpla su función correctamente será necesario que conserves unos hábitos de higiene. Sea del tejido que sea, lávala de forma correcta para garantizar que se quedan cero residuos. Apunta los siguientes consejos para que te dure el mayor tiempo posible:

  • Procura no llenar tu lavadora en exceso para asegurarte que las prendas se limpian de forma perfecta. No abuses tampoco del detergente. No por echar más, obtendrás mejores resultados.
  • En prendas deportivas y accesorios, es bueno que de vez en cuando utilices lejía para ropa, así matarás cualquier bacteria. Nunca la uses con toallas de color o la estropearás.
  • Evita usar suavizante. Este crea una película de silicona que impedirá absorber los líquidos adecuadamente.
  • Una vez al mes, agrega una taza de vinagre blanco a la carga en el proceso de enjuague. Te ayudará a que se vuelvan más absorbentes ya que eliminará cualquier resto de detergente o suavizante en demasía.

Y tú, ¿qué tipo de toalla llevas para entrenar? Personalmente, soy una fiel a las de microfibra. Apenas abultan y no dan la sensación pesada de acumulación de líquidos que consiguen las de algodón. Además, las de algodón suelen empapar más rápido, por lo que pronto la tendrás empapada y no te ayudará mucho.