Siempre hemos escuchado que el calor se nos va por la cabeza y, sin ser todo mentira, tampoco es del todo verdad. Nuestras extremidades son las partes del cuerpo que más sufren con las bajas temperaturas, sobre todo las manos en el caso de los corredores. La mejor solución para aislarlas del frío y protegerlas es adquiriendo unos guantes especiales para running. Hay que destacar que no todos los deportistas requieren este accesorio, bien por su temperatura corporal o por la climatología que les rodea.

Siempre hemos escuchado que el calor se nos va por la cabeza y, sin ser todo mentira, tampoco es del todo verdad. Nuestras extremidades son las partes del cuerpo que más sufren con las bajas temperaturas, sobre todo las manos en el caso de los corredores. La mejor solución para aislarlas del frío y protegerlas es adquiriendo unos guantes especiales para running. Hay que destacar que no todos los deportistas requieren este accesorio, bien por su temperatura corporal o por la climatología que les rodea.

¿Por qué es importante su uso cuando hace frío?

No proteger nuestras manos del frío tiene consecuencias bastante negativas. Estoy segura de que tú también has experimentado esa sensación de rigidez y sequedad de la piel. El enrojecimiento e inflamación suceden cuando nos exponemos durante mucho tiempo al frío o la humedad. Y puede ocurrir tanto en las manos como en las orejas o los pies, claro que las partes cubiertas tendrán menos riesgo de sufrir las bajas temperaturas.
Esto se debe a que en las manos tenemos muchas terminaciones nerviosas y sensoriales, por lo que es normal que tenga una mayor sensibilidad al frío. Los expertos recomiendan el uso de guantes cuando el termómetro marque valores por debajo de los 5 grados.

A pesar de ser pequeños, los músculos de las manos tienen un papel fundamental para que nuestros dedos se puedan mover perfectamente. Además, al no ser especialmente grandes, tienen una circulación sanguínea y temperatura diferente al resto. Por eso es normal que durante los primeros minutos del entrenamiento sientas frío en las manos, aunque el resto de tu cuerpo haya entrado en calor.

¿Qué tipos de guantes podemos encontrar?

Existen mil tipos para elegir, pero sin duda debería tener dos características básicas:

  • Ofrecer protección térmica e impermeabilidad.
  • Permitir libertad de los dedos al flexionarlos.

Como decíamos antes, cada persona tiene unas cualidades diferentes, pero se deben usar guantes indiscutiblemente por debajo de los 5º.

En cuanto a los materiales y las características técnicas, encontraremos guantes ligeros, gruesos, térmicos y más gordos y extremos (pensados en la nieve y la montaña). Ni que decir tiene que los guantes típicos de lana no te servirán más que para acumular humedad y frío.

Imagina que quieres comprar unos guantes, pero sin especificar en un tipo de clima o condición metereológica; tu mejor opción serían unos del tipo windstopper. Son ligeros, impermeables en caso de lluvia o nieve, y cortavientos. Tiene una eficacia probada hasta en temperaturas cercanas a los 0 grados; y, en el caso de que la temperatura fuera inferior a 0º, existen materiales como el Gore-Tex que te ayudarán a mantener el calor. Además, muchos de estos suelen contener un relleno térmico grueso con fibras que soportan hasta los -20º.

En Amazon puedes encontrar este tipo de accesorios a buena precio.

Elige bien tu talla

Los guantes también tienen talla, y es bastante importante que escojas la que mejor se adapte a tu mano. Al igual que no correrías con unas zapatillas de dos tallas menos, ni con unas mallas grandes, con los guantes pasa lo mismo.

Si usas unos demasiado pequeños o grandes, olvídate de que cumplan su correcta funcionalidad. Lo ideal es acudir a una tienda para probarlos, pero si los vas a pedir online, mide tu mano y atiende a las medidas del fabricante. Un guante tiene que ser cómodo, por lo que nuestros dedos no deberían tocar la punta de este. Más o menos debería sobrar medio centímetro.