Con la falta de tiempo para ir al gimnasio, hoy en día, conviene tener cierto material básico de emergencia. De esta manera, puede practicar ejercicio físico en cualquier lugar y a cualquier hora. Hoy te hablamos de las mini bandas de resistencia. ¿Estás preparado? ¡Actívate!

Muchas veces te hablamos de algunos materiales complementarios que puedes utilizar para dotar de una mayor intensidad a tus ejercicios. De esta manera, incorporar fitball, bosu, gomas elásticas y otros, es una idea excelente para complementar tu entrenamiento y que éste sea más efectivo.

¿Qué son las mini bandas de resistencia?

Seguro que en muchas ocasiones, has visto gente entrenando con mini bandas alrededor de sus piernas. Si aún no las has probado, debes saber que son de mucha utilidad para realizar ciertos ejercicios, especialmente para la activación de piernas y glúteos. Tienen diferentes resistencias para que dotes de una mayor o menor intensidad tu trabajo. Además, en función de la colocación, trabajas una parte, u otra, de tu musculatura corporal, de una forma profunda y eficiente.

Las mini bandas de resistencia, o power bands, constituyen uno de los materiales más versátiles y prácticos que puedes encontrar. Dan la opción de realizar infinidad de ejercicios, se transportan fácilmente y, además, su precio es asequible. Si bien es cierto que el trabajo con mini bandas no sustituye el trabajo de pesas del gimnasio, sí que resultan muy eficaz cuando pretendemos trabajar con nuestro propio peso corporal.  Asimismo, llevarlas contigo cuando haces alguna escapada, te permitirá seguir trabajando tu condición física y no dejar de lado tu entrenamiento.

Aunque las mini bandas de resistencia se emplean especialmente para el trabajo de glúteos y piernas, se puede trabajar de una forma global el cuerpo.

3 Ejercicios básicos con mini banda de resistencia

Lateral Walking

Coloca la banda en tus muslos, flexiona las rodillas, los pies a la anchura de caderas, alarga la espalda y activa abdomen. A continuación, realiza pasos laterales hacia la derecha y, posteriormente, hacia la izquierda. En todo momento se mantiene la misma flexión en las rodillas y cadera. Cuando lleves a cabo los pasos, no juntes los pies: parte de la posición inicial de squat, abre más las piernas con un paso lateral, y retoma la posición inicial.

Elevación de cadera

Tumbado boca arriba, flexiona las rodillas y apoya las plantas de los pies en el suelo, separadas a la altura de las caderas. Controla la curvatura lumbar. Activa glúteos y abdomen, y eleva lentamente la cadera con la banda situada en los muslos. Baja de nuevo articulando vértebra a vértebra.

Squat

Elige una mini banda de resistencia elevada, colócala a la altura de tus muslos y realiza tus sentadillas profundas con normalidad manteniendo la tensión de la mini banda. Nota el trabajo más intenso y siente cómo arde. Mantén en todo momento el glúteo activado y no te relajes.

Puedes encontrar diferentes modelos en la web oficial de Amazon