Recomendaciones para empezar a montar en bicicleta con calas

Recomendaciones para empezar a montar en bicicleta con calas

Carol Álvarez

Si estás pensando en probar las calas automáticas, hazlo. Haz el cambio. La diferencia es asombrosa: más transferencia de energía, mejor eficiencia y más control.

Aunque tampoco vamos a mentir, las caídas pueden suceder y ocurren. Detenerte y soltarte de las calas no es tan sencillo como parece, sobre todo en tus primeras veces. ¡Pero no te asustes! A continuación te contamos las ventajas principales de usar calzado con calas para montar en bicicleta.

Ventajas de los pedales automáticos

Básicamente, los beneficios de usar calas es porque aportan un golpe de pedal más potente. Hay varias buenas razones para montar enganchado al pedal, más allá de porque es lo que hacen los profesionales.

Montar enganchado nos permite reclutar más músculos de la pierna, de manera más eficiente. Mientras que con los pedales planos tiende a obtener el máximo impulso cuando empuja hacia abajo, con los pedales automáticos también crea propulsión hacia adelante cuando tiramos hacia arriba.

Siempre que las calas estén colocadas correctamente y la altura del sillín y la posición delantera / trasera sean correctas, nos colocaremos en la posición óptima, lo que limitará la posibilidad de lesiones y mejorará la eficacia. Además, los pies no se deslizarán como lo hacen con los pedales planos. Hay varios estilos diferentes de pedales automáticos para bicicletas de carretera. Saber que hemos elegido la mejor plataforma de pedales puede ser de gran ayuda para facilitar la experiencia.

La gran mayoría de ciclistas aprenden a engancharse en los pedales de Shimano SPD-SL. Los Speedplays pueden ser un poco más fáciles debido a su naturaleza de doble cara, pero debemos tener cuidado de no fallar y rozar el pedal. Los SPD son una buena opción si estamos particularmente nerviosos, ya que se pueden comprar pedales para principiantes que cuentan con una plataforma de pedal plana, así como el mecanismo SPD.

Consejos para usar calas

A pesar de los diferentes diseños de cala y pedales, la técnica para usar pedales automáticos es prácticamente la misma en todas las marcas y tipos. Después de todo se engancharán en el pedal deslizando la parte delantera de la cala debajo del pestillo del pedal y presionando con fuerza con el talón. Cuando se enganchan, ambos deben sentirse enganchados.

Sé particular en la colocación de las calas

Coloca la cala de modo que se enganche con el pedal justo donde tu pie naturalmente quiere posarse. Suele estar justo debajo de la parte anterior del metatarso, aunque algunos lo prefieren más atrás. A partir de ahí, ajusta la rotación y la colocación de izquierda a derecha de la cala; el objetivo es que la posición final de enganche se sienta natural y cómoda.

Además, algunos tacos tienen opciones de colocación de liberación fácil o más dura; así que elige la configuración que se adapte a tu habilidad.

Personaliza la tensión

Algunos pedales automáticos como los de Shimano SPD ofrecen tensión ajustable. Si es posible, afloja el mecanismo de retención de la cala en los pedales para que puedas soltarlas fácilmente mientras aprendes. Con el paso del tiempo puedes volver a ajustarlas si tienes más confianza.

Luego, sostente en tu bicicleta: puedes usar los pasillos de tu propia casa o los postes de la calle, pedirle a un amigo que te sostenga la bicicleta, o colocar tu bicicleta en una plataforma de interior para practicar la salida dentro y fuera del pedal. Las diferentes combinaciones de cala/pedal pueden requerir diferentes movimientos, pero en general, debes pensar en alejar el talón de la bicicleta para soltar la cala.

Practica en casa

Antes incluso de subirte a la bicicleta, párate sobre tu bicicleta y practica poner un pie dentro y fuera del pedal girando el talón hacia fuera. Haz esto hasta que lo sientas natural, 50 veces si es necesario. Repite con la otra pierna para desarrollar la memoria muscular.

ciclista usando zapatillas con calas en bicicleta

Pruébalo en un lugar seguro

El siguiente paso es ir a un lugar seguro, uno sin tráfico o con un césped que duela menos si te caes, para practicar cómo arrancar, detenerte y desabrocharte mientras te mueves.

Desde una parada, colócate a horcajadas sobre tu bicicleta mientras estás de pie. Sujeta con un pie mientras te balanceas sobre tu pierna libre. Mueve el pedal enganchado a la parte superior de la carrera del pedal (posición de las 12 en punto). Presiona ese pedal para hacer rodar la bicicleta hacia delante y, conforme aceleras, levántate en el sillín y encuentra el pedal opuesto para sujetarte y comenzar a pedalear.

Si pierdes el contacto con el pedal opuesto, no te preocupes. Simplemente mira hacia delante y continúa pedaleando mientras te enganchas con el pie. Si la bicicleta avanza, no te caerás; cuanto más rápido vayas, más fácil será mantener el equilibrio .

Empuja hacia abajo para liberarte

Por eso ocurren tantos errores. Las calas automáticas están diseñadas para mantener el pie enganchado al tirar hacia arriba, incluso si giras un poco el tobillo para no soltarlo por error al correr, subir una colina o saltar un tronco.

Para mejorar tus habilidades de liberación y hacer que la liberación sea más fácil, asegúrate de presionar el pedal y girar el tobillo para soltarlo. Si tiras hacia arriba mientras intentas soltar, la cala no se soltará y te quedarás atascado.

Cuando intentes liberar tu pie, piensa en girar el talón lejos de la bicicleta, no levantes el pie.

Suéltate con mucha antelación

Esta parte es importante: no esperes hasta el último minuto para soltarte. Mientras ruedas hasta detenerte, cambia tu peso al pie que permanece sujeto, y luego suelta el pie que pondrás en el suelo y déjalo suavemente en el pedal, así que cuando llegues a esa parada, puedes poner el pie en el suelo rápidamente.

A medida que la bicicleta desacelera y se detiene, da un paso adelante con el pie libre para sentarte a horcajadas sobre el tubo superior usando tu pierna como soporte para que puedas pararte cómodamente hasta que sea el momento de engancharte nuevamente.

personas montando en bicicleta con calas

Trucos profesionales

Realmente nos gustarán los pedales automáticos una vez que aprendamos el movimiento de enganchar y soltar las calas. Se convertirá en un reflejo. Entonces podremos salir rápida y limpiamente, incluso en situaciones de emergencia.

Al cambiarnos de zapatillas normales a unas automáticas puede ser que nos de miedo de usarlas fuera de la carretera. Sin embargo, hay algunos trucos profesionales para evitar y reducir el bloqueo mental de usar calas:

  • Utiliza grasa o Loctite para los tornillos de la cala y revísalos de vez en cuando para asegurarte de que estén apretados.
  • Lubrica tus pedales y cambia tus calas según sea necesario para que funcionen correctamente.
  • Cuando montes con zapatos de carretera, mantente alejado de la tierra blanda y la grava si es posible, ya que obstruirán los tacos de la carretera y dificultarán el enganche o desenganche.
  • Si conduces fuera de carretera, grava, montaña o ciclocross, asegúrate de que haya suficiente espacio entre la cala y la suela de tu zapato para que se despeje el barro y la arena. Las calzas (espaciadores) pueden ayudar.
  • No esperes hasta el último segundo. Anticípate a las señales de alto, los semáforos o al llegar a una cafetería. Gira un pie hacia fuera, pero mantenlo en el pedal durante unos 10 segundos antes de parar por inercia. En esta posición, puedes poner el pie en el suelo para parar o, en el caso de que una luz cambie a verde, volver a entrar y pedalear.
  • Aligera la tensión de liberación. Los pies deben poder girar con facilidad pero no sufrir una liberación involuntaria. Piensa en girar, no en levantar. Mantén el talón nivelado y gíralo inteligentemente lejos de la bicicleta.
¡Sé el primero en comentar!