A los amantes del running, correr al aire libre en verano les resulta una práctica un poco complicada. Las horas indicadas para salir al parque suelen ser incompatibles con la jornada laboral o con la vida social. ¿Pero qué hacemos? ¿Dejamos de entrenar? ¿Nos apuntamos al gimnasio? ¡Que no cunda el pánico! Desde Argentina nos llega un nuevo invento, un poco loco, pero que podría funcionar. Cold Air se presenta como el primer chaleco con aire acondicionado que busca reducir la sensación térmica en hasta 10 grados.

Lo sé, parece una idea propia de la película Regreso al Futuro, pero el creador del invento apuesta firmemente en su finalidad. El chaleco lleva un mini ventilador delante y detrás, con el objetivo de que el torso y los brazos se mantengan frescos. Esto hará que la temperatura corporal se mantenga normal y no tengas posibilidades de sufrir un golpe de calor. Según parece, cuenta con un diseño ergonómico, muy ligero y totalmente estético para que puedas llevarlo en cualquier carrera (no profesional, claro).

¿Perfecto para cualquier corredor?

Está bien crear inventos que  persigan nuestra satisfacción o mejoría del rendimiento deportivo, pero también hay que tener en cuenta la concienciación con el planeta. Es por eso que Cold Air funciona con tres baterías recargables, que disponen una autonomía de siete horas. Bajo esta premisa, podríamos decir que es un accesorio perfecto para un Ironman realizado en cualquier desierto del mundo. Además, la batería que lleva incorporada puede ser recargada en un coche o una moto, así como en un enchufe normal.

Su creador no se ha dado por vencido, a pesar de que muchas veces pensó que no lo lograría. «Me estoy volviendo loco, esto es imposible de lograr, estoy perdiendo tiempo y dinero en algo que no va a funcionar y no tiene posibilidades de éxito«. Pero seguir apostando por su sueño ha hecho que pudiera lograr «un chaleco eficiente, cómodo y estético”.

Si tú crees en este invento, tanto como su creador, puedes ayudarle financiándolo en la web de Indiegogo. Tan solo le falta reunir una serie de dólares para fabricarlo en grandes cantidades y ponerlo a la venta por 399€. ¿Te lo comprarías? Quizá lo harías por curiosidad, aunque el precio no es del todo asequible para echar un ratito.