Aprovechando que el deporte lleva unos años en auge, es importante conocer el tipo de ropa que tenemos que usar. Se le presta atención al calzado, a las mallas, incluso a los sujetadores, ¿pero alguien se acuerda de los calcetines? Muchos piensan que se puede usar cualquier tipo de calcetín, pero lo cierto es que existen unos más adecuados que otros dependiendo del tipo de deporte que practiques.

Puede parecer una tontería, pero los calcetines pueden hacernos bajar nuestro rendimiento deportivo si nos causan rozaduras o no son de la talla adecuada. Los pies son nuestro motor, así que debemos cubrirlos del mejor tejido que encontremos en el mercado.

Te damos algunos consejos para que sepas elegir los calcetines deportivos más perfectos.

¿Calcetines técnicos?

Cuando realizamos deportes como running, ciclismo, trail o triatlón es fundamental que nuestros pies no sufran rozaduras o ampollas por culpa del sudor. Los dedos, el talón o la planta del pie suelen ser las más afectadas, y un roce continuo en esa zona nos puede amargar el entrenamiento o la competición.

Es por eso que muchas marcas han dado un paso más en el diseño de sus calcetines y han incluido tejidos técnicos para traspirar la humedad y el sudor, provocando efectos positivos en los pies de los deportistas además de prevenir los hongos.
Se recomiendan materiales como el polipropileno o el poliéster.

¿Calcetines baratos?

No es necesario gastarse 40€ en calcetines, pero tampoco optes por 5 pares a 1€. Si te vas a comprar unas zapatillas de 100€ en adelante, qué mínimo que ayudes a la amortización de esa inversión usando unos calcetines en condiciones.
Procura elegirlos de la talla adecuada; si los compras demasiado chicos, se acabarán rompiendo y haciéndote daño, y si los compras grandes bailarán en tus zapatillas y será molesto.

 

En cuanto a la altura del corte, intenta que no queden a ras del talón de la zapatilla porque acabará siendo propenso a que te haga rozaduras en el talón. Evita también que tengan costuras y que sean de ligera compresión. Unos calcetines o medias compresivas pueden provocarnos problemas de circulación si las usamos por simple apariencia estética.