¿Has pensado en probar bastones de trekking?

Muchos creen que los bastones de trekking son solo para profesionales, y no es cierto. Este tipo de bastones son aptos para todos, aunque sea para dar un simple paseo por la playa o por el monte un domingo con la familia y los perretes. En este texto vamos a ver por qué es tan buena idea hacerse con uno o 2 bastones de trekking para nuestros paseos y largas caminatas.

Se les conoce como bastones de senderismo, pero su nombre técnico es bastones de trekking. Sirven para mucho más que un simple apoyo en zonas donde el camino no es tan llano y agradable, pero también tienen su lado negativo y es que acostumbrarnos a andar con ellos, puede hacernos perder estabilidad cuando andemos sin bastones. Por lo demás, todo son buenas noticias, así que ya podemos ir a Decathlon o a donde queramos a comprar nuestros bastones para andar.

Bueno, antes de lanzarnos a comprar, será mejor que leamos todo lo bueno que pueden ofrecer. También es cierto que no convencen a todo el mundo, ya que, si somos de tener las manos ocupadas con el móvil, la correa del perro, el niño o lo que sea, estos bastones nos van a hacer cambiar todas nuestras costumbres.

Razones por las que usar bastones de trekking

A lo largo del texto vamos a encontrar varias razones y beneficios del uso de los bastones de senderismo y seguramente sea el empujón que necesitábamos para animarnos a probarlo. Si no estamos seguros, podemos ir a una tienda y comprar el largo, su peso, la empuñadura, etc. seguro que así nos haremos a una idea más file de cómo nos veríamos usando estos bastones.

Favorecen la estabilidad

Dicho de otra forma, reducen las caídas, sobre todo cuando el terreno no es muy llano ni fácil de transitar. Al favorecer la estabilidad, podemos caminar más tranquilos, más seguros de nosotros mismos, son menos distracciones y disfrutando más del momento.

Esos puntos de apoyo actúan como otras dos piernas y, aunque al principio no son fáciles de coordinar, después nos alegramos de tenerlos pues nos ayudarán en las subidas, descensos, terrenos resbaladizos, a sortear obstáculos, ayudan en la concentración, relajan el cuerpo y reparten el peso, por todo esto y mucho más son buenos para la estabilidad.

Mejora la circulación

Es probable, si salimos a correr asiduamente o a caminar deprisa, que notemos cómo las manos se hinchan por falta de circulación, ya que la sangre se acumula ahí. Al usar los bastiones de trekking conseguimos que la circulación sea mucho más fluida eliminando esa sensación de hormigueo, pesadez, manos entumecidas, hinchazón y similares.

Además, al usar bastones ponemos usar pesas de arena en los brazos para realizar mayor esfuerzo y conseguir mejores resultados en nuestros entrenamientos. Ya de por sí, los bastones suelen pesar cuando estamos cansados. Otra opción es agregar el peso al palo, en lugar de a nuestros brazos.

Una mujer con bastones de trekking

Optimizan el esfuerzo

Este beneficio va muy al hilo del anterior, y es que hacer uso de bastones optimiza el esfuerzo de andar porque movemos más los brazos y solemos caminar menos distraídos. Esto reduce la fatiga muscular, el cansancio y el ritmo cardíaco, haciéndonos aguantar más tiempo y por lo tanto ser más eficaces en nuestra práctica deportiva.

Antes hemos dicho que el uso de estos palos nos hace sentir más seguros y eso va relacionado con la optimización, sobre todo en pendientes y descensos donde reducimos el esfuerzo del cuerpo e iremos más seguros y tranquilos en cada paso al saber que tenemos un par de apoyos estables y seguros manejados por nosotros mismos.

Reducen el impacto en las articulaciones

Practicar senderismo no es dar un paseo por una playa o por un descampado, el senderismo es una actividad más intensa por lo que hay impacto en articulaciones principales como tobillos, rodillas y caderas. Hacer uso de los bastones de trekking reduce significativamente el impacto ya que sirven de apoyo a la hora de sortear obstáculos, el peso del cuerpo (más la mochila) queda más repartido, el cuerpo va más descansado, etc.

Tanto es así, que está demostrado que el uso de estos palos reduce en un 25% la compresión y el impacto en caderas, rodillas, tobillos y pies. Sobre todo, en ascensos y descensos, ya que se minimiza el esfuerzo sobre esas zonas que hemos señalado.

Movilizamos casi todo el cuerpo

Al andar solo ejercitamos el troco inferior, pero al usar bastones de trekking conseguimos ejercitar casi el 90% del cuerpo, ya que incluimos tronco y brazos completos. Esto implica un 45% más de gasto energético, es decir, que esa hora de paseo es más eficaz con bastones que sin ellos. Así que fuera vergüenza y a empezar a usarlos ya de ya.

Esto influye en nuestra autoestima, lo que nos hará realizar esta actividad física con mayor asiduidad, lo que nos dará mejores resultados y al final se crea un bucle donde hacer senderismo o pasear es nuestra actividad favorita y se convierte en un hábito de vida saludable que no necesita esfuerzo, sino que nos sale solo el buscar hueco para hacerlo.

Mejoran el ritmo de la marcha

Teniendo claros todos los beneficios de usar bastones de trekking llegamos a uno muy clave, y es que andar con bastones aligera la marcha, es decir, caminamos más rápidos e incluso corrige la postura, por lo que son todo ventajas.

Además, esto se convierte en un bien doble, al andar más rápido tardamos menos en hacer el recorrido, por lo que nos sobra tiempo libre o tiempo para practicar otro deporte. Y al ir más rápido, se aceleran los latidos y gastamos más calorías, por lo que conseguimos bajar de peso más rápido y realizar más esfuerzo y gastar más energía.

Para comprobar el terreno y quitar obstáculos

Los bastones de trekking son maravillosos a la hora de comprobar si un terreno resbala, si el charco es profundo, nos ayudan a saltar obstáculos, retirar ramas, defendernos de peligros, sirven de apoyo por si nos lesionamos, como apoyo para un techo improvisado, para recoger algo lejano, etc.

En definitiva, tener un palo robusto siempre a mano es bastante recomendable que no tener nada, partiendo de la base de que gracias a ellos no nos caeremos ni tropezaremos tantas veces como si realizamos el mismo trayecto sin ellos.

Un hombre con bastones de trekking

Antes de comprar, fíjate en estos aspectos

Ya hemos visto lo beneficiosos que es usar un bastón para caminar, aunque solo sea para dar paseos por la playa. Pues bien, ahora toca ver cual nos conviene más y es que hay varios tipos y no todos son iguales.

Debemos fijarnos en algunos aspectos claves, y no nos referimos al precio, la marca o el color, sino a otras características más importantes:

Cuerpo de aluminio

Tenemos que fijarnos en la altura, ya que nuestro brazo debe queda en un ángulo de 90 grados. También es recomendable comprarlo solo de aluminio porque son más resistentes, aunque esto incrementará el precio con respecto a los de plástico.

También cabe destacar que los hay plegables y telescópicos, es decir, un bastón de una medida que podemos plegar fácilmente y guardarlo en cualquier mochila estándar. Sin embargo, los telescópicos son como los trípodes que pueden variar su tamaño con un solo toque.

Empuñadura

En cuanto a las empuñaduras, hay un detalle que no podemos perder de vista y se trata de la cuerda llamada dragonera. Casi todos estos bastones tienen un cordón regulable que se amarra a nuestra muñeca para que no se nos resbalen ni los perdamos tras un mal pies o un tropezón. Para usarla de forma correcta, debemos meter la mano de abajo a arriba, a diferencia de cómo estamos acostumbrados con otro tipo de correas como las de las palas de pádel.

Con respecto al mango, recomendamos que sea de material sintético, acolchado, antideslizante y de un material suave. Aparte de esto que se pueda lavar fácilmente ya que esa parte absorberá todo el sudor de las manos. Hay quienes usan guantes, pero no es obligatorio.

Punta y roseta

Con respecto al apoyo, o la base o las patas, llamémoslo como queramos, tenemos que saber primero el terreno en el que vamos a caminar, ya que no es lo mismo un apoyo de goma antideslizante que los diferentes pinchos que hay en el mercado, por si vamos por tierra, rocas o nieve.

La roseta es el tope que hará de apoyo para que la punta no penetre en el terreno y más si estamos en una superficie con arena o rocas y tal. Esta pieza normalmente tiene forma de flor y también es de aluminio, es intercambiable, al igual que la punta, así que podemos comprar repuestos siempre que queramos.

¡Sé el primero en comentar!