Quien posee una bicicleta tiene el temor de tener la mala suerte y que pinche algunas de sus ruedas mientras se ejercita o se transporta. ¿Os imagináis unas ruedas con una tecnología similar al Boost de Adidas? No hay que soñar mucho, Schwalbe ha creado un sistema para evitar que las ruedas de las bicicletas pinchen tan fácilmente.

¿En qué consiste el Airless System?

Di adiós a las ruedas de aire que hasta ahora conocías, Schwalbe ha creado una especie de cubierta que alberga miles de pequeños cojines de aire junto a un material de poliuretano termoplástico. Puede estar sonándote todo a otro idioma, pero te sintetizamos en que está creado por la petroquímica BASF, la cual creó el famoso Boost que Adidas incorporó a sus zapatillas. Debajo de este poliuretano, colocan un anillo termoplástico (el azul de la imagen) que es de un material más duro para poder acoplarse perfectamente a todo tamaño de llantas.

Las ruedas sin aire no es una novedad, aunque sí son poco comerciales. Schwalbe ha querido dar un paso más allá creando una rueda muy similar a las convencionales. Tanto el tacto a una cámara hinchada como las sensaciones al montar en ellas son casi idénticas.

Ofrece una mayor duración que las ruedas convencionales

El Airless System empieza a perder propiedades a partir de los 10.000 kilómetros. El poseedor de este tipo de ruedas tan solo tendrá que cambiar las cubiertas externas cada cierto tiempo, como con cualquier otra rueda convencional. Eso sí, nos aseguran que durante esos diez mil kilómetros no tendremos ni un solo pinchazo ni un reventón. Merece la pena, ¿no?

Al no tener aire, su flexibilidad es mucho mayor y absorbe de forma eficiente los impactos, a diferencia de las cubiertas macizas que encontramos en el mercado actual. Al igual que pasa en las zapatillas de Adidas, la fuerza que se aplica sobre las ruedas es devuelta por el retorno del material. Normalmente, las ruedas no devuelven la energía del impacto. En este caso, como el material posee aire encapsulado, permite que su peso sea contenido y no haya una sensación “muerta”.

Los más quisquillosos pueden notar una disminución del rendimiento deportivo debido a que su peso es un poco mayor y porque rozan más con el suelo. Sin embargo, es una perfecta opción para usar de forma urbana y olvidarnos de si pinchamos o no.

Su precio es de 85€ y por ahora está más enfocado a profesionales. Al necesitar de herramientas especiales, habrá talleres que tengan que realizar cursillos para poder montarlas.