Durante las últimas horas se ha abierto un debate que no esperábamos en 2020. ¿Deberían las cunas ser inteligentes para calmar a los bebés y adaptarlos a la nueva era? Es innegable que los padres viven sumergidos en teléfonos móviles, tablets y relojes inteligentes, por lo que SP Future ha querido dar un paso más allá en la integración de la tecnología con los más pequeños.

A pesar de que parece un experimento social (tanto la web como el spot parecen bastante sospechoso), no cabe duda de que habría quien pagaría por una cuna que aportara estímulos, calmase y enseñase idiomas a un bebé. Aunque la misma marca también oferta un caballito para balanceo y una trona inteligente, ambos con pantallas a pocos centímetros de distancia. ¿Es esto el futuro?

SP Future: cunas, caballitos y tronas inteligentes

Queremos saber todo de nuestros hijos, y nos exigimos capacitarlos de todo lo que no fuimos capaces en nuestra infancia. ¿No eras bueno en idiomas? Seguro que quieres que tu hijo aprenda inglés y chino antes de que empiece a hablar. Bajo esa premisa ha podido crearse la idea de una cuna inteligente con cuatro pantallas.

Además de poder aprender idiomas, jugar de manera interactiva o tranquilizarlo cuando se desvele a media noche, los padres podrán conocer las pulsaciones y la saturación de oxigeno en sangre en todo momento. Sí, como si metiéramos a los bebés en un smartwatch.

La marca asegura que gracias a la tecnología «mejorará sus habilidades sociales y lo preparará para que triunfe de mayor«. ¿Será mejor usar pantallas en vez de mejorar habilidades psicomotrices con el uso de juguetes y puzzles?

Pero no solamente tenemos una cuna inteligente. SP Future también se decanta por un caballito de balanceo (con pantalla) que dispone de miles de escenarios que mantendrán a tu hijo entretenido y aprendiendo otros países y culturas… ¡Sin moverse del salón! Todo siempre bajo la premisa de «liberar» a los padres de cuidar puntualmente a sus propios hijos.

Y, si se te hace complicado darle de comer, dispones de la Trona SP que mantendrá a tu bebé entretenido para que se alimente correctamente y crearás un momento de conexión familiar calmado y feliz. La trona emitirá imágenes que ayudarán a tu hijo a concentrarse y comer mejor; además, de contar con juegos para aprender vocabulario sobre alimentación en varios idiomas.

Multiópticas está detrás del experimento social

Después de ver el spot publicitario y la opinión de varias influencers entendidas en materia de bebés (veáse Verdeliss con siete hijos), no sería de extrañar que se tratase de una campaña de concienciación social.

El anuncio te deja frío. Incluso el padre tiene cierto aire macabro, buscando su propia tranquilidad en vez de atender a su descendiente cuando llora. Queremos que todo lo haga una máquina (nos parecía divertida la Roomba, ¡eh!), pero cuando vemos a un bebé rodeado de pantallas con a penas dos meses de vida, el debate florece. ¿Meterías a tu hijo en una cabina con cuatro pantallas y red WiFi?

View this post on Instagram

Me han invitado a la presentación de una marca nueva. Se llama @spfuture_es y venía con mucha curiosidad, porque la única info que tenía se reducía a: “la revolución del universo puericultura”. Y vaya, creo que ha superado incluso las expectativas😅. Lo que veis en la foto es una cuna con 4 pantallas integradas. Me reservo mi opinión (os la daré más adelante), porque ahora me apetece escuchar las vuestras: quiero saber si este producto se ha creado realmente respondiendo a la demanda de los padres/bebés de hoy día. De verdad, me tiene intrigadísima (y preocupada, ok, ya me he mojado🙏🏻) . . Creo que puede ser súper enriquecedor un debate (con respeto, porfi, a las diferentes posturas). . #Verdeliss #Spfuture #spcuna [ad]

A post shared by verdeliss (@verdeliss) on

Me causa cierta duda pensar que esta marca exista y que pretenda vender estos productos con la opinión tan crítica de influencers que se han acercado para conocerlos de cerca. ¿Es esto el anti marketing o una gran estrategia de venta? Por ahora no existe precios, ni manera de comprar ningún producto. Seguiremos a la espera.

[Actualización]: Multiópticas es la empresa creadora de este experimento no real. El objetivo era concienciar sobre el uso responsable de las pantallas, ya que cuando un niño cumpla 18 años habrá pasado más de 26.280 horas mirando pantallas. Por suerte, esta cuna no existe, aunque la mitad de los menores de 5 años tienen acceso a una pantalla.