¿Por qué es buena idea usar una mesa regulable para trabajar?

Llevamos toda la vida estudiando y trabajando sentados en un escritorio fijo, inmóvil y a veces tan pequeño que damos gracias a que cabe un cuaderno y el portátil, pero todo esto empezó a cambiar hacia 2017 cuando las mesas regulables en altura empezaron su andadura en el mercado. A día de hoy multitud de empresas, autónomos, estudiantes y demás las usan en su día a día.

Empezando por el principio, existen las sillas regulables en altura, e incluso los monitores de ordenador que también se regulan en altura, entonces ¿por qué no las mesas? Esto nos hace acordarnos del dicho de, hay que acercar la banqueta no el piano. No queremos pareceres catetos, es que, de verdad, una mesa regulable en altura nos va a permitir trabajar de pie o sentado a cualquier altura.

No es lo mismo una persona que mide 1,60 que alguien que mide 1,90 de alto, por muy regulable que sea la silla o el monitor, no se termina de adaptar del todo a todos los perfiles. Usar una mesa regulable nos va a permitir estudiar, dibujar, leer, escribir, trabajar, fotografiar y todo lo que queramos de una forma más cómoda y natural.

Ahora no queremos convencer a nadie, solo informar de esta opción, hablar de sus ventajas e inconvenientes y comentar algunos de los principales beneficios de usar una mesa regulable.

Ventajas e inconvenientes de una mesa regulable en altura

Como todo en esta vida, hay cosas buenas y malas, en el caso de las mesas a las que se les puede regular la altura, tenemos varias ventajas que nos harán enamorarnos de ellas al instante, y varios inconvenientes que harán que nos pensemos 1 y mil veces si compramos o no.

Una chica usa una mesa regulable en altura

MAIDeSITe en Amazon

Ventajas

  • Crea más dinamismo en el ambiente laboral.
  • Mejora la postura.
  • Nos ayuda a bajar de peso.
  • Reduce el riesgo de infarto.
  • Nos mantiene activos.
  • Favorece la buena presencia a la hora de realizar reuniones y tomas de decisiones.
  • Se adapta a cada necesidad y cliente.
  • Reduce los niveles de azúcar.
  • Mejora la circulación.
  • Aumenta la productividad.

Inconvenientes

  • Son difíciles de encontrar.
  • No son baratas, en torno a los 230 euros los modelos más básicos.
  • El sistema eléctrico que permite regular la altura puede estropear y el arreglo puede costar igual o más que una mesa nueva.
  • Estar de pie no es apto para todos.
  • Puede que nos gastemos el dinero, y al usarla a diario no nos termine de convencer.
  • Podemos distraernos con mayor facilidad si no nos sentimos cómodos.
  • Puede hacernos sentir vulnerables si estamos en un ambiente de trabajo tóxico.

Beneficios para la salud de las mesas regulables

Las mesas que se regulan en altura tienen más beneficios que contraindicaciones tal y como hemos visto en el apartado anterior. Vamos a repasar a fondo sus principales beneficios, que no son pocos. Seguro que son el empujón que necesitábamos para darles una oportunidad.

Eso sí, debido al precio que suelen tener, recomendamos hacer la prueba de trabajar en una mesa alta y estar de pie un rato. Así probamos la experiencia.

Mejorar la postura

No lo neguemos, todos empezamos la jornada bien colocados en la silla y conforme avanzan las horas terminamos encorvados, escurridos, tirados y con posturas imposibles. Por eso, el alternar escritorio sentado y de pie, nos ayuda a mejorar la postura manteniendo la espalda recta y los hombros en buena posición.

Los lumbares es la zona que más sufre cuando adoptamos malas posturas en una silla, sofá o asiento cualquiera. Por eso, tener varios momentos al día en los que nos coloquemos de pie, puede aliviar la tensión así y repartir mejor el peso del cuerpo. Lo mismo pasa con las cervicales, de ahí que el monitor también debería ser regulable en altura para que hubiese un buen equilibrio postural.

Estamos más activos

Los escritorios tradicionales nos obligan a estar siempre en la misma postura y terminamos con dolores, debido también a las malas posturas que cogemos por falta de motivación desgana, cansancio o aburrimiento.

Al tener una mesa regulable en altura podemos ir alternando estar sentados a estar de pie y así el cuerpo se activa y ayuda a que lamente se despeje. Además, estar de pie nos ayuda a bajar de peso, regula los niveles de azúcar en sangre y nos ayuda a estar más motivados, ya que podemos crear mini retos donde cada actividad la realizamos a una altura diferente (sentados o de pie).

Un hombre con una mesa regulable en altura

MAIDeSITe en Amazon

Favorece la buena productividad

Todos los jefes y todos los trabajadores quieren lo mismo, productividad. Si tardamos poco en hacer nuestro trabajo y encima está bien hecho y nos queda mucho tiempo libre, pues es señal de que somos productivos.

Con esta mesa no podemos prometer que nuestra productividad va a pasar de 0 a 100, pero sí que quienes la usan ven que trabajan de forma más eficiente. Por lo que queríamos destacar este beneficio. Muchas empresas están implementando este mobiliario de oficina para mejorar la calidad del trabajo. Al estar en movimiento, nuestro cerebro se oxigena más y mejor, por lo que nos sentimos más motivados y con más vitalidad.

Disminuyen los problemas de salud

Con la activación dejamos de lado el sedentarismo y es que, los escritorios tradicionales fomentan precisamente el sedentarismo. Estar quito y sentado en una misma posición durante 8 o 10 horas al día no es nada bueno.

Al poder combinar diferentes alturas, mejoramos la actitud, la circulación, el corazón se activa, se reducen las enfermedades cardíacas, los niveles de azúcar se reducen, estamos más activos, mejora la actividad cerebral, etc. Usar un escritorio tradicional y estar sentados en una misma postura durante más de 6 horas aumenta el riesgo de ataque cardíaco en un 150%.

Se crean espacios polivalentes

Normalmente las oficinas son «planas», es decir, que todos los escritorios son tradicionales, por lo que los espacios son monótonos. Al introducir escritorios o mesas con altura regulables se consiguen espacios polivalentes, ya que una misma mesa puede usarse para reuniones o para trabajar de normal. Se crean escenarios improvisados pudiendo incluso llegar a ahorrar en elementos y mobiliario de oficina.

Son una opción excepcional para espacios de coworking, donde podemos ofrecer mesas diferentes y que se ajusten a las necesidades de cada alquilado. Es una tendencia al alza que cada día se expande más.

¡Sé el primero en comentar!