Hacer deporte en casa es una opción que muchos tienen en cuenta cuando no tenemos dinero para una cuota mensual de gimnasio, si nos da vergüenza entrenar con gente o si nos da pereza salir de casa.
Lo normal es recurrir a material deportivo o a alguna máquina como una cinta de correr o una bicicleta de spinning, pero te sorprendería conocer este espejo con el que puedes entrenar observando tu reflejo.

Ya sabes que en los gimnasios estamos rodeados de espejos para estar pendiente que si estamos realizando la técnica correcta, además de para echar alguna que otra foto. Con Mirror estaremos entrenando con un espejo interactivo donde se proyectan distintas rutinas y nos permite ver nuestro reflejo para corregir la técnica. Podríamos decir que es algo parecido a entrenar con un monitor del que nos guiamos, pero sirviéndonos con nuestra propia corrección.

Mirror: el espejo inteligente con el que podrás ponerte en forma

Mirror funciona mediante una aplicación desde la que podemos elegir el modo de entrenamiento que queremos realizar. Encontramos sesiones de boxeo, cardio, yoga, pilates y hasta entrenamientos de fuerza. Lo curioso es que semanalmente se irán renovando las rutinas para que nunca repitas entrenamiento ni te sientas estancado.

Cuando tenemos claro el tipo de entrenamiento que queremos realizar, la clase comenzará a proyectarse en el espejo y podremos ir realizando la a la vez que vemos nuestro reflejo y algunos datos del entrenamiento, como las calorías que estamos quemando o las pulsaciones.  Cualquier persona puede entrenar con este espejo, ya que se va modificando la intensidad (en tiempo real) de la clase según nuestra capacidad.

Mirror no es táctil, por lo que tan solo podremos manejarlo a través de la aplicación que tendremos instalado en el teléfono. Lo que sí cuenta es con altavoces para escuchar las instrucciones que sean necesarias en cada momento.

Si te estás preguntando el precio, quizás te salga más rentable apuntarte al gimnasio. Cuesta unos 1.285 euros, pero además tendremos que gastar 33 euros mensuales como suscripción a las clases virtuales. De primeras es una inversión bastante grande, pero quién soy yo para juzgar lo que puedes hacer con tu dinero. ¡Todo sea por mantenerse en forma!