En la mayoría de gimnasios nos encontramos con bicicletas estáticas y clases de spinning vitual o ciclo indoor, ¿pero en qué se diferencian estas bicicletas? ¿No trabajamos lo mismo? ¿La bicicleta que tengo en casa tan solo sirve para amontonar ropa sobre ella?

No te preocupes, hoy resolvemos tus dudas para que tengas claro el tipo de entrenamiento que puedes realizar en cada una de ellas.

Tan solo hay una diferencia física

Es evidente que el diseño entre la estática y la de spinning es muy distinto, pero tan solo es estética. Si nos centramos en las diferencias técnicas, la única que encontramos tiene que ver con la rueda de inercia o volante. Lógicamente, estamos hablando de una de las principales piezas de la bicicleta.

En una estática, la rueda de inercia se para en el momento exacto en el que paramos de pedalear. En cambio, en una bicicleta de spinning sigue girando al mismo ritmo aún habiendo dejado de pedalear.
Te preguntarás por qué ocurre esto, ¿verdad? Aunque parezca que es un sistema más cómodo para el usuario o una cuestión insignificante, la realidad es que puede influir en gran medida en tu rendimiento.

¿Cómo puede verse afectado nuestro rendimiento?

Siempre se ha dicho que el entrenamiento en una bicicleta de spinning es mucho más eficaz que en una estática, ¿es esto cierto? En efecto, en spinning nos enfrentamos a un pedaleo mucho más intenso. Y, por supuesto, esto se relaciona con el rendimiento de la sesión.

En spinning tenemos que ejercer una fuerza ascendente en cada movimiento de subida, además de aportar fuerza para reducir la velocidad del pedal. Es cierto que puedes mantener siempre un ritmo constante, aún estando despistado en pedalear, por lo que estarás entrenando a un mismo ritmo en toda la sesión sin darte cuenta.

¿Influye también la postura?

El diseño también está pensado para que adoptes una postura en concreto. En las bicicletas de spinning conseguirás una postura parecida a la de un ciclista con bicicleta outdoor. El diseño está pensando para simular más exactamente el entrenamiento de un ciclista en la calle, aunque tú lo realices en una sala de gimnasio.

A diferencia de una estática, en la de spinning puedes regular la distancia entre el sillín y el manillar, además de adoptar posturas de outdoor y pedalear de pie.
En cambio, en la estática tan solo podemos modificar la altura del manillar y el sillín, pero no la distancia entre ambos.