En invierno es normal notar frío en el aire dentro de tu casa, y es más que incómodo: la caída en los niveles de mercurio puede ser perjudicial para tu salud.

Experimentar temperaturas frías en el interior del lugar donde vives está asociado con un aumento de la presión arterial, síntomas de asma y mala salud mental.

Un hogar frío puede provocar enfermedades respiratorias, según la OMS. El frío por sí solo no te hará contraer un resfriado o la gripe; estas enfermedades son el resultado de un virus, no de la temperatura. Pero las temperaturas frías pueden crear un entorno en el que los virus prosperen, lo que aumenta las probabilidades de contraerlos por error.

Hay muchas razones por las que tu casa puede estar helada. Por un lado, calentar una casa es un esfuerzo costoso, que incremente aproximadamente el 42 por ciento de tu factura. Pero si has bajado el termostato para reducir gastos, o si no tienes calefacción central disponible en tu casa, hay algunos ajustes simples y de bajo presupuesto que puedes hacer para calentar tu espacio.

¿Cómo calentar una habitación sin calefacción?

Buscar y eliminar cualquier fuga

Incluso un agujero diminuto puede tener un efecto descomunal en la temperatura de tu casa: entre el 10 y el 20 por ciento del dinero gastado en energía anualmente podría desperdiciarse debido a corrientes de aire, fugas y sistemas de calefacción y aire acondicionado obsoletos.

Revisa las ventanas y puertas en busca de fugas alrededor del sellador y los burletes, y rellénalas. Otros lugares para mirar incluyen los bordes del suelo, donde las paredes se encuentran con los techos, alrededor de los accesorios de plomería y en los enchufes. También puede haber escape de aire a través de aires acondicionados, ranuras para el correo, zócalos y mucho más.

Muchos agujeros se pueden rellenar con masilla, que es un simple proyecto de bricolaje. Siempre se puede usar masilla para rellenar una grieta en una ventana. De hecho, se recomienda que las personas realicen esta tarea por sí mismas en lugar de llamar a un experto. No vale la pena el costo si solo necesitas reparar unas pocas grietas pequeñas y, como es tan simple, cualquiera puede hacerlo.

Actualiza los tratamientos para ventanas

Es fácil que el calor escape de tu hogar, o que el aire frío entre a través de las ventanas. Entonces, una vez que hayas reparado los agujeros y las grietas, coloca cortinas para las ventanas para ayudar a que tu casa retenga el calor.

La opción más efectiva son las cortinas aisladas: se pliegan como un acordeón y están diseñadas con una estructura en forma de panal para atrapar capas de aire. Cuélgalas lo más cerca posible de la ventana, con los extremos golpeando el alféizar de la ventana o el suelo para la prevención más efectiva de la pérdida de calor.

Si estás comprando persianas, el aislamiento es imprescindible. De esa manera, las persianas evitarán que el calor salga de la casa durante el invierno y, durante el verano, mantendrán el aire caliente afuera.
Si compras persianas, considera la posibilidad de obtener unas programables. Puedes programarlas para que se abran por la mañana cuando hace frío y se cierren por la tarde cuando hace más calor.

Si puedes, instala contraventanas antes de que llegue el invierno. Pero si esa no es una opción, cubrir tus ventanas con plástico (desde el interior) protegerá contra el aire frío. Los productos de láminas para ventanas de bricolaje, que están disponibles en ferreterías, también son una opción.

habitacion caliente sin calefaccion

Deja que entre el sol

Aunque deseas tener cubiertas para las ventanas, ábrelas en los días soleados y brillantes para que entre la luz. Esos rayos ayudarán a aumentar la temperatura en tu casa. Solo asegúrate de cubrir las ventanas una vez que se ponga el sol.

Y no olvides limpiar el cristal. Las ventanas que están sucias evitarán que una casa se beneficie de la luz natural.

No bloquees el calor

Toma nota de cómo están puestos tus muebles en términos de calentadores. Deberás evitar tener muebles grandes y voluminosos o cortinas largas directamente frente al calor, porque eso puede impedir que se caliente el espacio.

Si tu casa tiene una chimenea, asegúrate de que el conducto de humos o la compuerta estén cerrados cuando no tengas un fuego encendido. Aunque tu chimenea deja escapar el humo mientras el fuego arde, también puede dejar entrar aire frío mientras el fuego se apaga. Tener la compuerta abierta tiene el mismo efecto que una ventana abierta.

Si tienes un radiador, añade un reflector a la pared detrás de él; de esa manera, el calor se reflejará desde la pared hacia tu habitación.

calefactor movil

Ponte más capas de ropa

Esto no hará que tu casa sea más cálida, pero vestirte para la temperatura puede ayudar a sentirte más cómodo. Mantén tus pies calientes con calcetines y pantuflas. Las capas adicionales en general, desde suéteres hasta ropa interior térmica, pueden ayudar a mantenerte abrigado.

Usa un calentador de espacio

Los calentadores de ambiente son una forma muy efectiva de calentar una habitación individual, pero también pueden iniciar incendios; de hecho, el 43 por ciento de los incendios de calefacción en el hogar se deben a incidentes con calentadores de ambiente.

Así que, si te decantas por usar un calentador de espacio, hazlo teniendo en cuenta la seguridad:

  • Asegúrate de que esté probado: esta es una situación en la que es posible que quieras comprar nuevo, no usado.
  • Busca un calentador portátil con apagado automático: esto asegura que se apagará si se inclina.
  • Colócalo en el lugar correcto: los calentadores de espacio deben estar al menos a 1’5 metros de cualquier cosa inflamable (libros, cortinas, etc.). Mantén a los niños alejados del calentador de espacio y busca un lugar para él que esté fuera del camino de cualquiera.
  • Conéctalo correctamente: los calentadores deben enchufarse a tomas de corriente de pared, nunca cables de extensión o regletas de enchufes.
  • No lo dejes encendido: apaga y desenchufa los calentadores portátiles cuando no estés en la habitación o cuando te vayas a la cama.