Todo lo que debes saber sobre cocinar en horno

Todo lo que debes saber sobre cocinar en horno

Sofía Pacheco

El horno lleva en nuestra cocina varias décadas y a día de hoy sigue habiendo varias dudas, así que hemos decidido hacer una especie de guía para sacarle el máximo partido a este electrodoméstico. Vamos a desmigajar las bondades y los inconvenientes de cocinar en el horno y también diremos utensilios y materiales que nunca debemos mater dentro de un horno.

Hay a quienes cocinar le saca de sus casillas y todo le sale mal, en cambio, a otros cocinar les relaja, les ayuda y hasta les pone de buen humor. Luego hay un término medio en que hay quienes solo cocinan ciertas cosas y el resto lo llevan directamente al horno o al microondas porque la comida se la traen empresas de tupper a domicilio.

Nadie puede negar que el horno nos soluciona muchas comidas y le da un toque especial a las carnes y el pescado. Además, comparado con la fritura, cocinar en el horno es más saludable.

Cocinar en horno tiene sus pros y sus contras y no sirve cualquier recipiente. Por eso, a lo largo de este texto vamos a descubrir las bondades de cocinar en horno, sus inconvenientes, algunos consejos para ser un buen cocinitas con el horno y vamos a descubrir si de verdad cocinar en este electrodoméstico es saludable.

¿Cocinar al horno es saludable?

La respuesta es sí. Cuando cocinamos en horno la comida es más baja en grasas, por lo que tendremos menos calorías y sería más saludable para nuestro organismo. Al cocinar en horno hace falta muy poco aceite, por lo que se reducen las posibilidades de tener comida grasienta e insana.

También hay que ser consecuentes con lo que comemos, no es lo mismo asar un pollo o hacer una lasaña de verduras que poner 4 capas de bacon a unas pocas verduras y agregarle queso y salsas.

La cocción en horno no maltrata los nutrientes, por lo que obtendremos todas las propiedades de los alimentos que estamos ingiriendo. Esto se debe a que el horno usa calor seco, por lo que muchas de las vitaminas y minerales más esenciales sobreviven sin problemas.

Algo muy importante es el sabor, y más cuando se trata de alimentación infantil. Cocinar al horno potencia los sabores de las comidas, haciendo que sean más apetecibles.

Cocinar en horno pasteles

Ventajas de cocinar en horno

Cocinar en horno es muy bueno como hemos podido ver en el apartado anterior, pero ahora vamos a ir un paso más allá y vamos a indicar algunas de sus principales ventajas. Algunas de sus principales ventajas tienen que ver con que cocinar en horno sea más saludable.

Ahorramos tiempo

Esta es de las principales ventajas de cocinar en horno, y es que mientras la comida está en el interior cocinándose a fuego lento, nosotros podemos hacer varias cosas como poner lavadoras; limpiar el coche por fuera; lavar al perro; planchar la ropa para la semana; cocinar otras recetas; llamar o videollamar a algún familiar o amigo; revisar las redes sociales; adelantar trabajo, e incluso ir a dar un paseo corto.

Más que ahorro de tiempo es aprovechamiento eficiente del tiempo. Es muy importante aprovechar el tiempo a lo largo del día, para poder disfrutar de la tarde en familia, ir a hacer recados, ir al gimnasio, etc.

Las vitaminas y minerales se mantienen

Es algo que ya hemos adelantado en el apartado anterior. Y es que sí, cocinar en horno es más saludable y uno de los motivos principales es porque los minerales y las vitaminas de los alimentos se mantienen intacto.

Al usar el calor seco consigue preservar los minerales y las vitaminas como A, grupo B, C, D, E y K. Esto coinvierte al horno en unos de los métodos más saludables para cocinar ya que los alimentos son más nutritivos usando este pequeño electrodoméstico.

El sabor y la textura mejoran

Cuidado con pasarnos de cocción, ya que, en lugar de mejorar el aspecto y el sabor de las comidas, podríamos churruscarla rápidamente. Otra cosa no, pero en el horno, si nos pasamos medio minuto, la comida pasa de estar perfecta a estar carbonizado.

Al hacerse una cocción lenta, los sabores se potencian. Es bien sabido por todos que los alimentos que horneamos tienen una textura agradable y muy particular de su cocción, además el olor suele ser muy llamativo y delicioso, ambos se combinan y hacen que las comidas sean muy sabrosas y atractivas.

Hacer una pizza en el horno

Desventajas de usar el horno

No todo iban a ser risas y felicidad. Hay una serie de desventajas e inconvenientes de usar el horno para cocinar. Como todo en la vida hay cosas que por muy perfectas que parezcan tiene desventajas, aunque sean muy pocas, como es el caso del horno.

  • Se trata de un electrodoméstico que se ensucia con mucha facilidad y conviene limpiarlo después de cada uso.
  • Es fácil que los alimentos se quemen si no estamos pendientes o no controlamos el tiempo.
  • Podemos quemarnos si no usamos protección.
  • Gasta mucha energía, por lo que se aumenta el gasto de luz y aumenta la factura mensual.
  • Por norma general son electrodomésticos muy duraderos, pero también pueden sufrir averías.
  • No sirve para cocinar cualquier alimento ni se puede introducir cualquier recipiente ni material, al igual que sucede con el microondas.

Consejos para usar un horno

Aunque sea un electrodoméstico que llevamos años usando, es importante conocer algunos consejos básicos que harán que la vida útil del horno sea más larga y a nosotros nos ayudarán a que los resultados de las recetas sean mucho mejores.

  • El horno se enfría solo, no es necesario abrir la puerta. Al revés, al abrirla, la estructura se enfría rápidamente y se deforma.
  • Debemos usar guantes largos y gruesos que cubran hasta el codo para sacar, mover, dar la vuelta, etc. con la máxima seguridad.
  • El horno ha de limpiarse tras cada uso, de lo contrario, al volver a cocinar se mezclarán los olores y el queso que se derritió ayer, se carbonizará y olerá fatal.
  • Requiere de un recipiente y materiales capaces de soportar las altas temperaturas. No podemos meter plástico de un solo uso, ni cristal o cerámica que no esté preparada para esas temperaturas, tampoco debemos meter papeles, ni cartón, ni aluminio ni bolsas de plástico.
¡Sé el primero en comentar!